Criadores de tortugas son asesinados junto a su hija adolescente en Brasil
Márcia Nunes Lisboa y su esposo José Gomes con sus dos hijos. La familia criaba tortugas recién nacidas para repoblar el río. Foto: Handout

La policía del estado amazónico brasileño de Pará investiga el asesinato de tres miembros de una familia que fueron asesinados por arma de fuego en su casa, situada a orillas del río donde criaban tortugas.

Las muertes ocurrieron en la isla de Cachoeira da Mucura, a orillas del río Xingu, en São Félix do Xingu. Los medios de comunicación regionales identificaron a las víctimas como José Gomes, su esposa Márcia Nunes Lisboa y su hija adolescente, Joane Nunes Lisboa.

La policía informó a The Guardian que todavía desconoce el motivo de los asesinatos.

José Carlos Rodrigues, jefe de la policía civil que dirige la investigación, comentó al periódico Diário do Pará que los crímenes conmocionaron a la ciudad.

En las redes sociales, ecologistas y activistas de derechos humanos lamentaron la pérdida de la familia.

“Trabajaban por la vida en el río, por la vida en la tierra y por la vida en general. Y fueron asesinados, les quitaron la vida con arma de fuego”, escribió Marina Silva, exministra de Medio Ambiente, en una publicación de Twitter.

Los cuerpos fueron encontrados el domingo por el hijo de Gomes frente a la casa de la familia.

Se debe identificar a los responsables de los crímenes y hacer que asuman sus responsabilidades de forma rápida y efectiva”, señaló Amnistía Internacional Brasil en un comunicado.

“El Estado brasileño tiene la obligación de actuar para contener la ola de violencia y el ciclo de impunidad que son perpetuados en la región amazónica y en todo el territorio nacional”.

En los videos de la escena del crimen, que fueron compartidos en redes sociales, uno de los cuerpos aparece flotando en el río, otro yace tirado en sus orillas y otro se encuentra tirado y descalzo en un charco.

Gomes y su familia criaban miles de tortuga, que liberaban en el río una vez al año, en ocasiones con ayuda de los vecinos o de la población local.

En las aisladas comunidades indígenas, y aquellas situadas a orillas de los ríos del Amazonas brasileño, el consumo de tortugas es habitual y los proyectos de repoblación como el de Gomes resultan vitales para mantener la población.

En un video de diciembre, publicado en el sitio web del periódico Diário do Pará, Gomes libera baldes de crías de tortuga en el río, explicando la labor que realiza la familia desde hace 20 años.

“Hoy intentamos repoblar estas crías de tortuga en el río para que en el futuro nuestros hijos, nietos y bisnietos puedan seguir pescando estas tortugas”, explicó.

De acuerdo con un informe publicado por la organización Global Witness el año pasado, Brasil fue el cuarto país más letal para los defensores de la tierra y el medio ambiente en 2020. Casi tres cuartas partes de los 20 asesinatos registrados ocurrieron en los nueve estados amazónicos de Brasil.

La mayoría de estos asesinatos quedan impunes, contribuyendo a mantener el ciclo de violencia e impunidad.

Pará es uno de los estados más letales de Brasil para los defensores de la tierra, ya que menos del 5% de los asesinatos relacionados con conflictos de tierras llegan a los tribunales, según la Comisión Pastoral de la Tierra de Brasil, un organismo de vigilancia de la violencia relacionada con la tierra.

Aunque los asesinatos de defensores de la tierra y del medio ambiente en Brasil han disminuido desde que alcanzaron un punto máximo en 2017, cuando Global Witness registró 57 asesinatos, el presidente de extrema derecha del país, Jair Bolsonaro, se ha encargado de supervisar el dramático aumento de la deforestación en el Amazonas, según indican los datos del gobierno.