Crisis energética: ¿de dónde podría salir el gas de Europa si Rusia interrumpe las exportaciones?
Funcionarios de la Casa Blanca indicaron esta semana que el gobierno de Biden se está preparando para cerrar un acuerdo para 'garantizar que Europa pueda soportar el invierno y la primavera'. Foto: Tatyana Makeyeva/AFP/Getty Images

Las crecientes tensiones en la frontera entre Rusia y Ucrania despiertan el temor de que se agrave la crisis de suministro de gas en Europa. Los precios del mercado del gas ya superan máximos históricos y amenazan con someter a los hogares europeos a una crisis del costo de la vida.

Rusia es el mayor proveedor de gas de Europa, y un tercio del mismo fluye a través de los gasoductos ucranianos hacia los países del continente. El año pasado, los flujos de gas ruso fueron una cuarta parte inferiores a lo habitual, sin embargo, los líderes europeos ahora temen que una invasión rusa contra Ucrania podría implicar una catástrofe energética en caso de que se interrumpan las exportaciones de gas.

Esta semana, funcionarios de la Casa Blanca señalaron que el gobierno de Biden se está preparando para cerrar un acuerdo para “garantizar que Europa pueda soportar el invierno y la primavera”, mediante la negociación de un acuerdo para que los principales países productores de gas envíen gas natural licuado (GNL) en pipas a Europa. No se trata de un plan exento de dificultades.

¿De dónde podría salir el suministro de gas de emergencia para Europa?

Los funcionarios estadounidenses calificaron como “global” la búsqueda de cargamentos de gas de reserva.
No obstante, es probable que las negociaciones giren en torno a Qatar, uno de los principales productores de gas del mundo y el segundo exportador más grande de gas natural licuado (GNL), después de Australia. Qatar es un fuerte aliado de Occidente en Medio Oriente y ha suministrado GNL al Reino Unido y a otros países europeos durante años, enviado en pipas refrigeradas. Asimismo, Libia podría ayudar, debido a su gran producción de gas y a su proximidad con el continente.

Estados Unidos también podría desempeñar un papel directo en el fortalecimiento del suministro de gas en Europa. Durante el último mes se registró un número récord de cargamentos de GNL que salieron de Estados Unidos con destino a los puertos europeos, y Estados Unidos cuenta con un fuerte incentivo a largo plazo para alentar a Europa a renunciar a su dependencia de Rusia –y al proyecto del gasoducto Nord Stream 2– en favor de sus propias reservas de gas de lutitas.

¿Cuánto gas de emergencia necesita Europa?

La magnitud del problema de abastecimiento de gas en Europa dependerá de la intensidad de las tensiones entre Rusia y Ucrania.

Se calcula que cada día Rusia envía a Europa alrededor de 230 millones de metros cúbicos de gas, de los cuales aproximadamente un tercio viaja hacia el oeste a través de Ucrania. Sin embargo, los expertos del mercado se muestran divididos respecto a la posibilidad de que Rusia interrumpa todas las exportaciones de gas a Europa, o únicamente las que dependen de los gasoductos ucranianos. Otros se muestran escépticos sobre si el Kremlin podría cerrar en absoluto las válvulas del gas ruso.

“Si Rusia convirtiera en armas sus exportaciones de energía, ¿cuánta energía interrumpiría? Resulta difícil planificar este escenario”, señaló Helima Croft, responsable mundial de materias primas en RBC Capital. No obstante, la cuestión no consiste en si Estados Unidos podría crear una barrera para el suministro de gas ruso, sino en si podría suministrar gas para ayudar a mitigar cualquier interrupción, dijo.

¿Hay suficiente gas de reserva para cubrir el déficit?

De acuerdo con el analista Xi Nan, de Rystad Energy, la escasez de suministro de gas a nivel mundial, que se produjo cuando las economías comenzaron a recuperarse después del descenso por el Covid-19 significa que hay poco gas de reserva.

Estados Unidos indicó que sus negociaciones son “muy amplias, con muchas empresas y países de todo el mundo”, por lo que no necesitaría “solicitarle a una sola empresa o país que aumente las exportaciones en volúmenes significativos, sino más bien volúmenes más pequeños de una multitud de fuentes”.

“La cuestión”, dijo Croft, “consiste en si Estados Unidos puede encontrar alguna grieta en el sistema”.

Actualmente, Qatar produce 77 millones de toneladas anuales (Mtpa) de GNL, pero cuenta con contratos de alrededor de 97Mtpa con compradores de Asia, Europa, Kuwait y grandes empresas energéticas que pueden elegir a dónde envían cada cargamento. Estados Unidos también encarga sus 80 millones de toneladas de producción de GNL a compradores de Asia, Europa y los denominados “operadores de portafolio”.

Sin embargo, existe la posibilidad de que algunos cargamentos contratados y destinados para Asia se desvíen a Europa debido a las moderadas temperaturas invernales de la región, que reducen la demanda de gas, explicó Croft.

Añadió que se necesitarían conversaciones “delicadas” entre los principales productores de gas y sus compradores asiáticos para negociar cierta flexibilidad del suministro de gas.

¿Se ha realizado algo parecido en el pasado?

Existen muchos ejemplos de medidas de suministro de emergencia en el mercado mundial del petróleo, pero no en el caso del gas.

Durante la guerra civil de Libia, Arabia Saudita aceptó aumentar sus exportaciones de petróleo al mercado mundial para compensar la escasez de crudo de Libia, lo que elevó los precios del petróleo a 120 dólares el barril. En fechas más recientes, Arabia Saudita negoció un acuerdo con los miembros del cártel petrolero Opec y sus aliados para llevar a cabo un recorte sin precedentes en la producción de petróleo durante la pandemia de Covid-19, con el objetivo de evitar que se desplomaran los precios del petróleo.

El mercado del gas no cuenta con la misma cooperación global, algo que ha dificultado la respuesta a la crisis de suministro mundial.

“Mohammed bin Salman (el príncipe heredero saudita) se considera como el banco central del petróleo. No hay un equivalente en el mercado del gas”, dijo Croft. “Incluso si Qatar quisiera ayudar, no tienen el tipo de reserva a la que los sauditas podrían acceder a través de sus reservas de petróleo”.
Es posible que los momentos sin precedentes exijan medidas sin precedentes.