Julian Assange se casa en la cárcel y prohiben periodistas. Esto piensa su prometida
Stella Moris tiene dos hijos con Julian Assange. Foto: Mark Thomas/Rex/Shutterstock

La prometida de Julian Assange relató que cree que las autoridades impidieron que los periodistas fueran testigos de la pareja el día de su boda en la prisión de Belmarsh porque no quieren que él sea visto como un “ser humano”.

El cofundador de WikiLeaks obtuvo el año pasado autorización para casarse con Stella Moris -con quien tiene dos hijos- en la prisión donde se encuentra recluido desde 2019, después de que Estados Unidos emprendió acciones legales para extraditarlo y juzgarlo por cargos de espionaje.

En un artículo para The Guardian previo a su boda del miércoles, Moris describe el lugar donde se celebrará la boda como “la prisión de alta seguridad más opresiva del país“. Se espera que Moris, abogada, llegue a la prisión ubicada en el sur de Londres poco antes del mediodía con un vestido diseñado por dos partidarios de Assange, Dame Vivienne Westwood y Andreas Kronthaler.

Sin embargo, también escribe cómo, tras bastidores, la pareja se ha visto envuelta en una disputa con el Ministerio de Justicia y las autoridades penitenciarias, que, dice ella, les negaron los testigos que propusieron debido a que eran periodistas. También les negaron una propuesta de un fotógrafo porque también trabaja para la prensa, a pesar de que todos asistirían en calidad de particulares, añadió.

“La prisión afirma que la foto de nuestra boda es un riesgo para la seguridad porque podría terminar en las redes sociales o en la prensa”, escribe. “Qué absurdo. ¿Qué tipo de amenaza para la seguridad puede representar una foto de boda?

Belmarsh normalmente permite la toma de fotografías, comenta Moris, y añade que el activista de extrema derecha Tommy Robinson y otros presos condenados tuvieron autorización de ser entrevistados en cámara cuando el canal ITV filmó dentro de la prisión de Belmarsh.

“Pero en el caso de Julian, que ni siquiera está cumpliendo una condena, parece que existe un conjunto diferente de normas. ¿A qué le temen tanto? Estoy convencida de que temen que la gente vea a Julian como un ser humano. No como un nombre, sino como una persona. Su miedo revela que quieren que Julian permanezca invisible al público a toda costa, incluso en el día de su boda, y especialmente en el día de su boda. Que desaparezca de la conciencia pública“.

La pareja -que será casada por el secretario de la prisión- estará acompañada de sus dos hijos, el padre y el hermano de Assange, y la hermana y la madre de la novia.

Se espera que Moris corte un pastel de boda y pronuncie un discurso una vez concluida la ceremonia. En lugar de enviar regalos, pidieron a los simpatizantes que realizaran donaciones a una campaña de financiamiento colectivo para apoyar su batalla contra el intento del gobierno de Estados Unidos de extraditarlo.

Un vocero del Sistema Penitenciario dijo: “Todas las bodas celebradas en las prisiones deben cumplir los requisitos establecidos en la política del Sistema Penitenciario”.

Añadió que el personal penitenciario facilita la toma de fotografías para bodas en las prisiones, en concordancia con la política nacional establecida respecto a la toma de fotografías de los presos, y que la política estipula claramente que el director puede prohibir que se tomen fotos si se considera que serán compartidas públicamente, lo cual puede comprometer la seguridad de la prisión.

En consecuencia, el personal de la prisión se encarga de tomar fotos, indicó.

A principios de este mes, Assange dio un paso más hacia un juicio en Estados Unidos por cargos de espionaje, después de que el tribunal supremo del Reino Unido rechazó escuchar su apelación contra la extradición. El periodista intentaba apelar una sentencia del tribunal superior de diciembre que dictaba que podía ser extraditado tras recibir garantías de parte de las autoridades estadounidenses con respecto a las condiciones de su prisión en dicho país.

Sin embargo, la corte suprema indicó que había rechazado la autorización para apelar “ya que la solicitud no planteaba una cuestión de derecho discutible”. Tras la decisión, se espera que el caso sea remitido formalmente a la ministra del Interior, Priti Patel, para que apruebe la extradición.

Los abogados de Assange han tenido varias semanas para presentar sus argumentos a la ministra del Interior antes de que tome su decisión. Todavía quedan otras vías para luchar contra su extradición, por ejemplo, presentando una impugnación sobre otras cuestiones de derecho planteadas en primera instancia que él haya perdido y que todavía no hayan sido objeto de apelación.

Julian Assange se casa en la cárcel y prohiben periodistas. Esto piensa su prometida - qatar-2022