Corea del Norte admite por primera vez la existencia de un brote de covid y declara ‘emergencia nacional grave’
Kim Jong-un presidió una reunión del Partido de los Trabajadores de Corea para organizar la respuesta del gobierno al brote de Covid-19. Foto: KCNA/EPA

Corea del Norte declaró una “emergencia nacional grave” tras confirmar su primer brote de Covid-19, lo que llevó a su líder, Kim Jong-un, a prometer la rápida eliminación del virus.

Los medios de comunicación estatales informaron el jueves que una subvariante del virus ómicron, altamente transmisible, conocida como BA.2, fue detectada en la capital, Pyongyang.

“Se ha producido el mayor incidente de emergencia en el país, con un problema en nuestro frente de cuarentena de emergencia, que se ha mantenido a salvo durante los últimos dos años y tres meses desde febrero de 2020”, indicó la agencia oficial de noticias KCNA.

El informe indicaba que los habitantes de la capital, Pyongyang, habían contraído la variante ómicron, sin proporcionar detalles sobre el número de casos o las posibles fuentes de infección.

Corea del Norte aseguró que no había registrado ni un solo caso de Covid-19 desde que cerró sus fronteras al inicio de la pandemia, hace más de dos años.

El hallazgo de la variante ómicron representa un riesgo potencialmente grave para Corea del Norte, que no ha vacunado a ninguno de sus 25 millones de habitantes, según los expertos, y su sistema de salud, con escasos recursos, también tendría dificultades para afrontar un brote importante.

Hasta ahora, el país ha rechazado las vacunas ofrecidas por el programa de distribución Covax, respaldado por la ONU, posiblemente debido a que la administración de las vacunas requeriría una supervisión internacional.

Corea del Norte admite por primera vez la existencia de un brote de covid y declara 'emergencia nacional grave' - 4928
Un oficial de salud rocía desinfectante como parte de las medidas preventivas contra el Covid-19, en la tienda departamental Daesong en Pyongyang. Foto: Kim Won Jin/AFP/Getty Images

La agencia de noticias NK News, con sede en Seúl, Corea del Sur, informó que algunas zonas de Pyongyang llevaban dos días bajo confinamiento. “Múltiples fuentes también han escuchado informes de compras de pánico debido a la incertidumbre de cuándo podría terminar el confinamiento”, señaló, citando fuentes que se encuentran en la ciudad.

El reporte de la agencia KCNA indicó que las muestras tomadas de pacientes en Pyongyang que habían desarrollado fiebre eran “congruentes” con la variante ómicron.

El descubrimiento llevó a Kim a convocar una reunión de crisis del Buró Político del Partido de los Trabajadores, en la que los funcionarios señalaron que aplicarían las “máximas” medidas de emergencia.

Según se informa, estas medidas incluyen controles fronterizos más estrictos y medidas de confinamiento, y Kim expresó a los ciudadanos que “bloquearan completamente la propagación del virus malicioso mediante el bloqueo total de sus espacios en todas las ciudades y condados del país”.

Todas las actividades comerciales y de producción se organizarán de forma que cada unidad de trabajo esté “aislada” para evitar la propagación de la enfermedad, informó la KCNA.

Kim dijo en la reunión que “el objetivo era eliminar la raíz en el menor tiempo posible“, añadió.

Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha en Seúl, comentó que el reconocimiento público por parte del régimen de los casos de coronavirus significaba que “la situación de salud pública debe ser grave”.

“Esto no significa que Corea del Norte de repente vaya a estar abierta a la ayuda humanitaria y a adoptar una postura más conciliadora respecto a Washington y Seúl”, dijo.

Easley señaló que la presencia del virus podría afectar los planes de los dirigentes para realizar pruebas nucleares o de misiles.

“La audiencia interna del régimen de Kim podría estar menos interesada en las pruebas nucleares o de misiles cuando la amenaza apremiante implica al coronavirus y no a un ejército extranjero”, explicó. “El régimen de Kim haría bien en tragarse su orgullo y buscar con rapidez donaciones de vacunas y terapias”.

Corea del Norte cerró sus fronteras a casi todo el comercio y los visitantes al comienzo de la pandemia, infligiendo un mayor dolor a una economía ya perjudicada por décadas de mala gestión y sanciones internacionales por sus programas de armas nucleares y misiles balísticos.

El país reabrió provisionalmente el tránsito de mercancías por ferrocarril con China en enero, no obstante, las autoridades chinas suspendieron el comercio el mes pasado tras un brote de Covid-19 en Dandong, ciudad cercana a la frontera con Corea del Norte.