La guitarra eléctrica que Kurt Cobain utilizó en Smells Like Teen Spirit será subastada
La guitarra eléctrica Fender Mustang de 1969 de Cobain que utilizó en el video musical Smells Like Teen Spirit. Foto: Rob Pinney/Getty Images

La guitarra eléctrica que tocó Kurt Cobain en el video musical Smells Like Teen Spirit será puesta a la venta este fin de semana por la casa de subastas Julien’s Auctions.

Hablando sobre la Fender Mustang de 1969 durante su última entrevista con Guitar World, Cobain comentó: “Soy zurdo, y no es muy fácil encontrar guitarras para zurdos de alta calidad a un precio razonable. Pero de todas las guitarras de todo el mundo, la Fender Mustang es mi favorita. Solo he tenido dos de ellas”

El cálculo inicial es de 600 mil a 800 mil dólares. Actualmente se encuentra en exposición en el Museum of Pop Culture de Seattle, donde ha estado durante los últimos 12 años.

Smells Like Teen Spirit es considerada la canción trascendental de la Generación X, como escribió Joel Rose del medio NPR, “un himno para una generación que no quería uno”.

La canción lanzada en 1991, cuyo riff de guitarra es reconocible al instante, actuó como puente para la transición de la música pop convencional de la era de las “bandas para el cabello” de la década de 1980 a la era “alternativa” del grunge de principios de la década de 1990.

Smells Like Teen Spirit es un himno inusual porque se niega a desempeñar el papel de himno”, dijo la crítica musical de NPR Ann Powers. “Es perfecta para la generación que representó, porque se trataba de un grupo que era muy ambivalente respecto a cualquier valor tradicional (o) éxito convencional”.

La canción obtuvo su nombre gracias a la compañera de banda, Kathleen Hanna, de la novia de Cobain, Tobi Vail, en Bikini Kill, que se reían juntas de la marca de desodorantes Teen Spirit (“Quiero decir, ¿quién le pone a un desodorante el nombre de Teen Spirit? ¿A qué huele el espíritu adolescente? ¿A un vestidor? ¿Como a mota mezclada con sudor? ¿Como el olor de cuando vomitas en tu cabello en una fiesta?”, contó a Double J). Vail, borracha destrozando el departamento de Cobain por diversión, escribió “Kurt huele a Teen Spirit” con plumón en la pared. “Lo tomé como un cumplido”, dijo el músico.

Después de la ruptura de Cobain y Vail, le contó a la revista Rolling Stone que se propuso escribir “la canción pop definitiva”, supuestamente esperando llamarla Anthem, aunque Vail señaló que Bikini Kill ya tenía una canción con ese nombre. El resultado, según explicó el músico, fue un riff deliberadamente “cliché” y, en su opinión, demasiado parecido a More Than a Feeling de Boston: la banda no quería que fuera el primer sencillo del álbum, pero se vieron obligados a hacerlo.

El video, filmado en un estudio de sonido en Culver City, California, muestra a estudiantes aburridos y turbados sentados en las gradas, animadoras con el símbolo de anarquía y adolescentes agitando la cabeza que finalmente terminan “destrozando el lugar”, como lo describió el baterista de Nirvana, Dave Grohl.

No te pierdas:El riñón de Raúl

La banda repartió folletos entre su público en el teatro Roxy en West Hollywood dos días antes de la grabación, pidiéndoles a todos que acudieran al video. La destrucción al final del video, después de una jornada de 12 horas, supuestamente fue real.

El propio Cobain odió la atención que recibió la canción. “Todo el mundo se ha centrado tanto en esa canción”, comentó a Rolling Stone. “La razón por la que obtiene una gran respuesta es porque la gente la ha visto en MTV un millón de veces. Se la metieron en el cerebro”.

Entre otros objetos que saldrán a subasta este fin de semana figura el Dodge Dart 170 de cuatro puertas de 1965 de Cobain. De acuerdo con la casa de subastas Julien’s Auctions, se trata del “único auto que se conoce que perteneció y fue conducido” por Cobain.

El auto, apodado Baby Blue, está cuidadosamente valorado entre 400 mil y 600mil dólares.

También saldrá a subasta un NFT del suéter verde de manga corta a rayas de Fetalini que Cobain usó en el video, con un valor calculado de 6 mil a 8 mil dólares. La casa de subastas señaló que Kurt le regaló el suéter real a su madre.

Una parte de la recaudación será destinada a Kicking the Stigma, una iniciativa nacional del equipo de futbol americano Indianapolis Colts y su propietario, Jim Irsay. Los fondos serán utilizados para “crear conciencia sobre los trastornos de salud mental y eliminar el estigma que con demasiada frecuencia está asociado a estas enfermedades”.