La guerra de Ucrania ha avivado una crisis alimentaria mundial que podría durar años, dice la ONU
Un soldado ucraniano inspecciona un almacén de cereales cerca de Kherson tras ser bombardeado por las fuerzas rusas. Foto: John Moore/Getty Images

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que la guerra en Ucrania ha contribuido a avivar una crisis alimentaria mundial que podría durar años si no es controlada, al tiempo que el Banco Mundial anunció 12 mil millones de dólares adicionales en financiamiento para mitigar sus “efectos devastadores”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, señaló que la escasez de cereales y fertilizantes provocada por la guerra, el aumento de las temperaturas y los problemas de abastecimiento derivados de la pandemia amenazan con “llevar a decenas de millones de personas al borde de la inseguridad alimentaria”, mientras los mercados financieros volvían a registrar una fuerte caída del precio de las acciones por el temor a la inflación y la recesión mundial.

Durante su intervención en una reunión de la ONU en Nueva York sobre la seguridad alimentaria mundial, indicó que lo que podría ocurrir después sería “la desnutrición, el hambre masiva y la hambruna, en una crisis que podría durar años”, mientras él y otros instaron a Rusia a liberar las exportaciones de cereales ucranianos.

Indicó que estaba en “contacto intenso” con Rusia y otros países para tratar de encontrar una solución.

“Las complejas implicaciones de seguridad, económicas y financieras requieren la buena voluntad de todas las partes para llegar a un acuerdo global”, indicó sobre sus negociaciones con Moscú, Ucrania, Turquía, Estados Unidos, la Unión Europea y otros. “No entraré en detalles porque las declaraciones públicas podrían socavar las posibilidades de éxito“.

La invasión de Moscú contra Ucrania y las sanciones económicas internacionales impuestas contra Rusia han interrumpido el suministro de fertilizantes, trigo y otros productos de ambos países, provocando el aumento de los precios de los alimentos y el combustible, especialmente en los países en vías de desarrollo. En conjunto, los países en guerra producen el 30% del trigo mundial.

Antes de la invasión que inició en febrero, Ucrania era considerada el granero del mundo, ya que exportaba 4.5 millones de toneladas de productos agrícolas al mes a través de sus puertos, el 12% del trigo del planeta, el 15% del maíz y la mitad de su aceite de girasol.

Sin embargo, con los puertos de Odesa, Chornomorsk y otros puertos aislados del mundo por los buques de guerra rusos, el suministro solo puede viajar a través de rutas terrestres congestionadas que son mucho menos eficientes.

Los precios se dispararon. El índice de precios de los alimentos y la agricultura de la ONU alcanzó un máximo histórico de casi 160 puntos en marzo, antes de caer un 1.2 o un 0.8% en abril. Los índices de precios de los cereales y la carne también alcanzaron máximos históricos en marzo. Hace un año, el trigo cotizaba en Chicago a 674 centavos de dólar por bushel. Actualmente se vende a 1.242 centavos de dólar por bushel, lo que supone un aumento de casi el doble del precio alcanzado y se ve agravado por la falta de suministro.

“Seamos claros: no existe una solución efectiva a la crisis alimentaria sin la reintegración de la producción de alimentos de Ucrania”, dijo Guterres. “Rusia debe permitir la exportación segura y protegida de los cereales almacenados en los puertos ucranianos“.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien presidió la cumbre, secundó el llamado junto con el jefe del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley. Beasley comentó: “El mundo está en llamas. Tenemos soluciones. Tenemos que actuar y tenemos que actuar ahora”.

En otros acontecimientos de Ucrania:

  • El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, aprovechó su discurso nocturno para alegar que el uso por parte de Rusia de armas láser para derribar drones con el objetivo de economizar existencias de misiles convencionales “indica el fracaso total de la invasión” y que se habían cometido errores en el más alto nivel. Comparó su uso con los esfuerzos propagandísticos de la Alemania nazi para promover una “wunderwaffe” o “arma milagrosa”. Rusia afirmó que está utilizando una nueva generación de armas láser para quemar drones.
  • Zelenski indicó que firmó un decreto para prolongar la ley marcial durante 90 días con el objetivo de conceder más tiempo para expulsar a las fuerzas invasoras. El decreto debe ser aprobado por el parlamento.
  • Suecia y Finlandia presentaron formalmente sus solicitudes de ingreso a la OTAN, no obstante, Turquía bloqueó una medida previa que permitía acelerar las solicitudes de los países nórdicos, exigiendo que extraditen a los “terroristas” y que la alianza respete sus intereses. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que, mientras tanto, Washington trabajaría con Finlandia y Suecia en caso de “amenaza de agresión”.
  • La embajada de Estados Unidos en Kiev reanudó sus operaciones, informó el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, después de casi tres meses de su cierre. Un pequeño grupo de diplomáticos regresará en un principio para proveer de personal a la embajada, según indicó un vocero.
  • Los ministros de Economía del G7 se reunirán en Bruselas el jueves con la esperanza de encontrar una solución respecto a los problemas presupuestarios de Kiev, mientras las consecuencias de la invasión de Rusia contra Ucrania siguen perturbando la economía mundial. Estados Unidos ya prometió entregar 40 mil millones de dólares en un paquete de ayuda para llenar las arcas y los depósitos militares de Kiev.
La embajada de Estados Unidos en Kiev reabre sus puertas después de tres meses, video

  • El aumento de los precios de la energía también ha contribuido a la crisis actual, ya que encarece la producción de fertilizantes y el funcionamiento de los equipos agrícolas. Rusia es el principal proveedor mundial de determinados fertilizantes y gas natural.
  • Los fertilizantes no son objeto de las sanciones occidentales, sin embargo, las ventas se han visto interrumpidas por las medidas adoptadas contra el sistema financiero ruso, al tiempo que Moscú también ha restringido las exportaciones, explican los diplomáticos.
  • Guterres también señaló que los alimentos y fertilizantes rusos “deben tener un acceso pleno y sin restricciones a los mercados mundiales”.
  • El anuncio del Banco Mundial elevará a 30 mil millones de dólares el total de los fondos disponibles para los proyectos durante los próximos 15 meses. El nuevo financiamiento ayudará a impulsar la producción de alimentos y fertilizantes, a facilitar el incremento del comercio y a apoyar a los hogares y productores vulnerables, indicó el Banco Mundial.
  • El Banco anunció anteriormente la concesión de 18 mil 700 millones de dólares de financiamiento para proyectos relacionados con “cuestiones de seguridad alimentaria y nutricional” para África y Medio Oriente, Europa oriental y Asia central, así como para el sur de Asia.
  • “Los países deben realizar esfuerzos conjuntos para aumentar el suministro de energía y fertilizantes, ayudar a los agricultores a aumentar las plantaciones y el rendimiento de las cosechas, y para eliminar las políticas que bloquean las exportaciones e importaciones, desvían los alimentos hacia los biocombustibles o fomentan el almacenamiento innecesario”, señaló el presidente del Banco Mundial, David Malpass.
  • Los mercados financieros reflejan los temores sobre cómo las alteraciones derivadas de la guerra afectarán la economía mundial, con la caída vertiginosa de las acciones en Wall Street el miércoles. El índice más amplio, el S&P500, cayó un 4.04% en su peor día en casi dos años, después de que los minoristas, liderados por la empresa Target, señalaran que los problemas en la cadena de suministro y la inflación –que actualmente es del 8% en Estados Unidos– estaban mermando sus ganancias.
  • Las pérdidas provocaron más ventas en la región de Asia-Pacífico al inicio de las operaciones del jueves. El índice Hang Seng cayó un 3% hasta situarse por debajo de los 20 mil puntos por primera vez en más de cinco años, mientras que el Nikkei perdió un 2.5% en Tokio y Seúl cayó un 1.55%.
  • Hebe Chen, analista de mercado en IG en Sidney, comentó: “Es preciso decir que la preocupación respecto a la inflación nunca ha desaparecido desde que iniciamos el año 2022, sin embargo, aunque las cosas no han llegado al punto de no retorno, parecen dirigirse en dirección al ‘descontrol’. Esto, probablemente, es la parte más preocupante para el mercado”.