El jefe de la OTAN advierte sobre los riesgos de estrechar lazos económicos con Rusia y China
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo en el Foro Económico Mundial de Davos que la libertad es más importante que el libre comercio. Foto: Fabrice Coffrini/AFP/Getty Images

El jefe de la OTAN emitió una contundente advertencia sobre los riesgos para la seguridad que suponen los estrechos lazos económicos con Rusia y China, al tiempo que expresó a los líderes empresariales en Davos que los valores deberían importar más que las ganancias.

Jens Stoltenberg, secretario general de la alianza militar occidental, comentó que los países cometerían un error si optaran por las ganancias económicas a corto plazo a cambio de la seguridad a largo plazo.

“La libertad es más importante que el libre comercio. La protección de nuestros valores es más importante que las ganancias“, dijo Stoltenberg en el Foro Económico Mundial.

El jefe de la OTAN indicó que la globalización aportó muchos beneficios económicos, no obstante, la guerra en Ucrania reveló que los vínculos con los regímenes autoritarios crearon vulnerabilidades.

El hecho de derribar las barreras en aras del libre comercio hizo que Europa dependiera del petróleo y el gas rusos, implicó el uso compartido de la tecnología, lo que supuso el riesgo de que Occidente perdiera su ventaja tecnológica en materia de armamento moderno, y abrió la puerta al control extranjero de infraestructuras vitales, como las redes 5G.

“Si compartimos la tecnología quizás ganemos el dinero, pero socavamos la seguridad occidental”, señaló Stoltenberg. “Esto está relacionado con Rusia, pero también con China”.

Como exprimer ministro de Noruega, Stoltenberg explicó que trabajó para crear una economía más global. “Pero nuestras decisiones económicas tienen consecuencias para la seguridad”, indicó.

“No estoy argumentando en contra del comercio con China, sino que estoy diciendo que el control sobre las redes 5G es de vital importancia para la seguridad“, dijo.

“No podemos decir que, en beneficio de la rentabilidad y el libre comercio, nos limitamos a abrir esas redes también a proveedores que en realidad no son confiables cuando se trata de nuestra seguridad”, añadió Stoltenberg.

El secretario general de la OTAN señaló que la acumulación de fuerzas occidentales en Europa del Este tenía como objetivo disuadir a Rusia de emprender nuevas agresiones y que no se tenía la intención de involucrarse en una acción militar. “Se trata de una disuasión, no se trata de provocar un conflicto, sino de evitar un conflicto y preservar la paz”, explicó.

Vladimir Putin inició una guerra para tener “menos OTAN” en sus fronteras, señaló Stoltenberg. “Ahora está consiguiendo una mayor presencia de la OTAN en sus fronteras y más miembros de la OTAN”.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, indicó que la decisión de Rusia de “militarizar sus suministros de alimentos” tendría repercusiones a nivel mundial. Rusia estaba “utilizando el hambre y los cereales para ejercer el poder” y chantajear a otros países, añadió.

“En la Ucrania ocupada por Rusia, el ejército del Kremlin está confiscando las reservas de cereales y la maquinaria. Para algunos, esto ha evocado recuerdos de un pasado oscuro, la época de las confiscaciones de cosechas soviéticas y la devastadora hambruna de los años 30″, dijo Von der Leyen en un discurso especial.

“Hoy, la artillería rusa está bombardeando los almacenes de cereales en toda Ucrania, deliberadamente. Y los buques de guerra rusos en el Mar Negro están bloqueando los barcos ucranianos llenos de trigo y semillas de girasol”, añadió Von der Leyen.

Von der Leyen dijo que había 20 millones de toneladas de trigo estancadas en Ucrania. Esto ha creado una escasez que ha provocado el aumento de los precios mundiales del trigo, y ha hecho que los envíos de alimentos desde Odesa no puedan llegar a Somalia.

Von der Leyen señaló que Europa estaba abriendo rutas de solidaridad, conectando las fronteras de Ucrania con sus puertos, aumentando su propia producción y trabajando con el Programa Mundial de Alimentos para hacer llegar los suministros a los países vulnerables. “La cooperación mundial es el antídoto contra el chantaje de Rusia”, indicó.

Achim Steiner, el administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señaló que 200 millones de personas se enfrentaban al hambre extrema, el doble de la cifra registrada hace cinco años. “Esto es muy grave”, dijo.