El gobernador de Oklahoma firma la ley de prohibición del aborto más estricta de EU
Gobernador Kevin Stitt: 'Prometí a los habitantes de Oklahoma que, como gobernador, aprobaría todas las leyes provida que llegaran a mi escritorio'. Foto: Sue Ogrocki/AP

El gobernador republicano de Oklahoma, Kevin Stitt, firmó en la noche del miércoles la prohibición más estricta del aborto en Estados Unidos, convirtiendo a su estado en el primero en poner fin de forma efectiva a todo tipo de acceso a este procedimiento.

La ley prohíbe los abortos, con excepciones en los casos en que se salve la vida de la mujer o si el embarazo es resultado de una violación o incesto denunciado a la policía.

La ley también autoriza que los médicos extraigan un “nonato muerto a causa de un aborto espontáneo” o un aborto natural, o que extirpen un embarazo ectópico, una emergencia potencialmente mortal que ocurre cuando un óvulo fecundado se implanta fuera del útero, frecuentemente en una trompa de Falopio y al principio del embarazo.

La ley no es aplicable en caso de que se utilicen píldoras del día siguiente, como la pastilla Plan B, o cualquier tipo de anticonceptivo.

Esta ley entra en vigor tras la filtración de una sentencia de la Corte Suprema que indicaba la inminente anulación, por parte de la mayoría conservadora, del caso Roe vs. Wade, la sentencia de 1973 que estableció el derecho al aborto.

La sentencia filtrada provocó indignación y protestas en todo Estados Unidos. Se espera que el fallo completo se produzca en junio.

De forma similar a una ley de Texas aprobada el año pasado y que la Corte Suprema autorizó, la prohibición de Oklahoma se hará cumplir mediante demandas civiles en lugar de procesos penales, lo cual permitirá que los ciudadanos privados demanden a los proveedores de abortos o a cualquier persona que ayude a una mujer a conseguir un aborto. Los proveedores indicaron que terminarían sus actividades en cuanto se firmara el proyecto de ley.

Stitt señaló: “Prometí a los habitantes de Oklahoma que, como gobernador, aprobaría todas las leyes provida que llegaran a mi escritorio, y me siento orgulloso de cumplir esa promesa hoy“.

“Desde el momento en que la vida comienza en la concepción es cuando tenemos la responsabilidad como seres humanos de hacer todo lo posible para proteger la vida de ese bebé y la vida de la madre. Eso es lo que creo y eso es lo que cree la mayoría de los habitantes de Oklahoma”.

Cuando los políticos del estado aprobaron la ley la semana pasada, la vicepresidenta, Kamala Harris, la calificó como “el último de una serie de evidentes ataques contra las mujeres por parte de legisladores extremistas“.

El miércoles, Moira Donegan, columnista de The Guardian, señaló: “Anoche incendiaron una clínica de abortos en Wyoming. Hoy, el gobernador de Oklahoma aprobó la prohibición total del aborto a partir de la fecundación, que será aplicada… mediante la vigilancia y las acciones de los civiles. El ataque contra las mujeres es ingeniosamente cruel, y es implacable“.

Elizabeth Nash, analista de política estatal del Guttmacher Institute, organización que apoya el derecho al aborto, comentó: “El impacto será desastroso para las habitantes de Oklahoma. También tendrá graves efectos secundarios, especialmente para las pacientes de Texas que viajaban a Oklahoma en grandes números después de que la prohibición del aborto de seis semanas en Texas entrara en vigor en septiembre”.

Los proyectos de ley forman parte de un intenso esfuerzo en los estados liderados por los republicanos. Nash añadió: “Oklahoma y Texas son la punta del iceberg. Calculamos que es probable o seguro que 26 estados prohíban el aborto en caso de que se revoque el derecho al aborto. Y la Corte Suprema está preparada para anular el caso Roe vs. Wade en las próximas semanas”.

Se desconoce qué ocurrirá en el caso de las mujeres que tengan derecho a una excepción. La autora de la ley, la representante del estado Wendi Stearman, señala que los médicos decidirán qué mujeres cumplen los requisitos para acceder al aborto en los hospitales. Los proveedores y los activistas advierten que el intento de demostrar que se reúnen los requisitos podría resultar difícil e incluso peligroso.

Stitt aprobó la prohibición del aborto después de las seis semanas a principios de este mes. Un tercer proyecto de ley de Oklahoma entrará en vigor este verano. En él se tipificaría como delito la práctica de un aborto, que podría ser castigado con hasta 10 años de prisión. Ese proyecto de ley no incluye excepciones en caso de violación o incesto.