Donald Trump tramó un plan de electores falsos, busca demostrar el comité del 6 de enero
Si Donald Trump estuvo involucrado en el plan de electores falsos, el expresidente podría enfrentarse a una investigación penal. Foto: Evan Vucci/AP

Se espera que el comité selecto de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que investiga el ataque contra el Capitolio del 6 de enero demuestre en su cuarta audiencia de este martes que Donald Trump y sus principales asesores coordinaron el plan de enviar listas falsas de electores como parte de un intento de hacerlo regresar a la Casa Blanca.

También se espera que el panel analice la campaña de Trump para presionar a altos funcionarios de siete estados disputados y cruciales para revertir de forma corrupta su derrota ante Joe Biden en las semanas y meses posteriores a las elecciones de 2020.

En la audiencia que se llevará a cabo en la tarde, se espera que el comité selecto se centre en gran medida en el plan de electores falsos, el cual ha desempeñado un papel importante en su investigación de casi un año sobre el intento de Trump de anular los resultados de las elecciones a nivel estatal.

El panel demostrará cómo el plan de los electores falsos –que podría haber sido ilegal– fue la base subyacente de la estrategia ilegal de Trump para hacer que su vicepresidente, Mike Pence, se negara a certificar la victoria de Biden en ciertos estados y le concediera un segundo período en la presidencia.

Si el ciclo electoral de 2020 se hubiera desarrollado como cualquier otro, cuando el colegio electoral se reunió el 14 de diciembre de 2020 y los electores demócratas certificaron la victoria de Biden sobre Trump, esto habría marcado el final de cualquier conflicto posterior al periodo electoral.

No obstante, ese año, después de que los electores demócratas autorizados se reunieran en las sedes estatales para nombrar formalmente a Biden como presidente, en siete estados disputados, también acudieron los electores republicanos no autorizados, diciendo que habían llegado al lugar para nombrar en su lugar a Trump como presidente.

Los electores de Trump fueron rechaados. Sin embargo, procedieron a firmar certificados de elecciones falsos que indicaban que eran los electores “debidamente elegidos y cualificados” que certificaban a Trump como ganador de las elecciones presidenciales en su estado.

El plan de los electores falsos fue concebido en un intento de crear listas de electores “contrapuestas” que Pence pudiera utilizar para fingir que la elección era cuestionable y negarse a formalizar la victoria de Biden en la certificación del Congreso el 6 de enero.

Y, según demostrará el comité selecto, los certificados de elecciones falsos fueron parcialmente fabricados por la Casa Blanca de Trump, y que todo el plan de electores falsos estuvo coordinado por Trump y sus principales asesores, entre ellos el exjefe de gabinete Mark Meadows.

Mostraremos pruebas de la participación del presidente en este plan“, comentó el domingo en la cadena CNN el congresista Adam Schiff, el miembro del comité selecto que lidera la audiencia junto con el presidente del panel, Bennie Thompson, y la vicepresidenta, Liz Cheney.

Los miembros del equipo jurídico de Trump insisten en que se trata de una descripción tergiversada del plan, señalando que las denominadas listas alternativas fueron elaboradas y firmadas en caso de que los estados volvieran a certificar sus resultados electorales a favor de Trump y fuera necesario enviarlas de forma inmediata al Congreso.

Sin embargo, resulta difícil aceptar esta explicación, ya que el abogado de Trump, John Eastman, admitió el 19 de diciembre de 2020 que las listas de Trump quedaban “muertas al llegar” si no eran certificadas y, pese a ello, presionó a Pence para que rechazara las listas de Biden a pesar de que las listas de Trump aún no estaban certificadas.

El plan de los electores falsos tiene importancia porque podría constituir un delito. El departamento de justicia está investigando si los republicanos que firmaron como electores a favor de Trump podrían ser acusados de falsificación de documentos de votación, fraude por correo o conspiración para estafar a Estados Unidos.

Si Trump estuvo involucrado en el plan, y el departamento de justicia prosigue con un caso, entonces el expresidente de Estados Unidos también podría verse expuesto penalmente. Al menos un gran jurado federal en Washington está investigando el plan y la participación de los principales abogados en materia electoral de Trump, entre ellos Rudy Giuliani.

Asimismo, se prevé que el comité selecto preste especial atención a la campaña de presión de Trump sobre los principales funcionarios estatales republicanos en las semanas y meses posteriores a las elecciones, según indicó un asistente del comité que presentó un avance de la audiencia en una reunión informativa con los periodistas.

Entre otros puntos clave que el panel pretende examinar figura la ahora infame llamada del 2 de enero de 2021 de Trump con el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger –quien testificará en vivo en la audiencia–, cuando Trump le pidió que “encontrara” votos para hacerle ganar las elecciones.

“Solo quiero encontrar 11 mil 780 votos, que es uno más de los que tenemos”, dijo Trump durante la conversación, cuya cinta fue obtenida por el periódico Washington Post y los investigadores de la Cámara de Representantes que trabajan para el comité selecto.

El comité selecto describirá cómo Trump presionó a otros funcionarios estatales para que investigaran las denuncias de fraude electoral que su propia Casa Blanca y sus abogados de campaña sabían que eran falsas, recurriendo al testimonio de Rusty Bowers, presidente de la Cámara de Representantes de Arizona.

Además, el panel escuchará el testimonio de Shaye Moss, una trabajadora electoral de Georgia en el condado de Fulton, que fue falsamente acusada por Giuliani y otros de meter a escondidas “maletas” con boletas a favor de Biden, una conspiración desmentida por los funcionarios electorales.