Los viajes de vacaciones aumentan la presión en  más vuelos en EU
Una viajera se apresura en la terminal del aeropuerto JFK en Nueva York. Las cancelaciones de vuelos afectaron en mayor medida a Delta, la cual canceló un 6% del total de sus vuelos el domingo y 200 en la mañana del lunes. Foto: Spencer Platt/Getty Images

La confluencia de dos días festivos, el Día del Padre y el Día de la Emancipación, junto con una temporada de “viajes de venganza”, siguieron ejerciendo presión sobre el ya de por sí tenso sector de las aerolíneas, pues el domingo se retrasaron otros 4 mil 200 vuelos estadounidenses y fueron cancelados otros 900, elevando a 19 mil el número total de vuelos interrumpidos desde el jueves.

La aerolínea más afectada fue Delta, la cual canceló el 6% del total de sus vuelos del domingo. Otros 200 vuelos fueron cancelados en la mañana del lunes.

Las condiciones de los viajes han sido atribuidas a la escasez de pilotos y personal, a los aviones abarrotados y a las repercusiones logísticas del mal clima. Los aeropuertos que han registrado más interrupciones son el Hartsfield-Jackson en Atlanta y el JFK y LaGuardia en Nueva York.

De acuerdo con la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), el viernes fue el día de mayor actividad aérea de este año, con más de 2.4 millones de personas pasando por los controles de seguridad.

El sábado registró una cifra ligeramente inferior, con 2.1 millones de viajeros.

El sábado, el secretario de transporte de Estados Unidos, Pete Buttigieg, indicó que solicitó a las aerolíneas que realizaran “pruebas de esfuerzo” de sus horarios de verano y añadieran más personal de atención al cliente para hacer frente a la demanda adicional. Algunas aerolíneas, entre ellas Delta, ya han disminuido sus vuelos.

Buttigieg añadió que se podrían aplicar acciones ejecutivas contra las aerolíneas que no cumplan las normas de protección del consumidor.

“Eso es lo que le está ocurriendo a muchas personas, y precisamente por ese motivo estamos prestando mucha atención a lo que se puede hacer y a cómo asegurarnos de que las compañías aéreas están cumpliendo”, indicó.

Tras dos años de cancelaciones y retrasos de viajes relacionados con la pandemia, la US Travel Association (Asociación de Viajes de Estados Unidos) señaló que el 85% de los estadounidenses prevé viajar este verano.

A principios de este año, el CEO de Expedia, Peter Kern, comentó a la empresa Bloomberg que el sector de los viajes “llevaba mucho tiempo mencionando la demanda reprimida, pero hasta ahora se habían impuesto demasiadas restricciones como para que la gente pudiera hacer mucho al respecto”.

La escasez de pilotos agrava los problemas a los que se enfrentan los viajeros. Se prevé que Estados Unidos pierda alrededor de la mitad de sus pilotos por jubilación en los próximos 15 años, según informó la cadena ABC News. Sustituirlos no es un asunto sencillo, ya que las aerolíneas también se enfrentan a la escasez de instructores.

El domingo, antes de una reunión de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) en Doha, Qatar, el director, Willie Walsh, comentó que, aunque la mayoría de las compañías aéreas están gozando de unas ventas extraordinarias, existen dudas respecto a la duración de este aumento.

Es probable que los elevados precios del combustible hagan subir aún más las tarifas, aunque los presupuestos de los viajeros sean limitados.

“Es posible que algunas personas ya no se puedan permitir viajar”, señaló Walsh. “Las aerolíneas no tienen la capacidad de absorber este costo adicional, sobre todo considerando el daño financiero que han causado dos años de confinamiento”.