Corea del Norte culpa a globos cargados de Covid-19 enviados desde el Sur de su brote del virus
Una doctora visita a una familia en Pyongyang, Corea del Norte, para concientizar sobre el Covid-19. El país culpa a los globos procedentes de Corea del Sur de su reciente brote. Foto: 朝鮮通信社/AP

Corea del Norte culpó de su brote de Covid-19 a globos enviados a través de su frontera con Corea del Sur por grupos de desertores, en un aparente intento de desviar la culpa hacia su vecino.

Después de dos años insistiendo en que el país no había registrado ni un solo caso del virus, Corea del Norte reconoció sus primeros contagios el 12 de mayo, lo cual suscitó el temor de que se produjera una catástrofe de salud pública en el empobrecido país.

El viernes, el país informó que 4 mil 570 personas habían presentado síntomas de fiebre recientemente, lo que elevaba el número total de casos a 4 mil 74 millones. Las autoridades del sector salud se refieren a los síntomas de la fiebre en lugar de al Covid-19, aparentemente debido a la escasez de kits de pruebas. Corea del Norte solo ha informado sobre 73 muertes.

La agencia de noticias oficial KCNA informó el viernes que un soldado de 18 años y un niño de cinco años que tocaron “materiales no identificados” en el condado oriental de Kumgang a principios de abril presentaron síntomas y posteriormente dieron positivo a la prueba de Covid-19.

Se observó un marcado aumento del número de casos de fiebre entre sus contactos y que surgió un grupo de personas con fiebre en la zona… por primera vez“, indicó.

No obstante, la primera vez que se cree que los grupos de desertores norcoreanos enviaron globos a través de la frontera este año fue a finales de abril desde la región occidental de Gimpo.

La agencia KCNA advirtió a los ciudadanos que “traten de forma atenta las cosas extrañas que llegan a través del viento y otros fenómenos climáticos, así como los globos en las áreas situadas a lo largo de la zona de demarcación y las fronteras”.

Aunque el informe no nombró a Corea del Sur, los activistas desertores de este país utilizan globos para enviar volantes contra el régimen y ayuda humanitaria a través de la frontera fuertemente armada de ambos países.

En respuesta, el Ministerio de Unificación de Corea del Sur indicó el viernes que “no había ninguna posibilidad” de que el coronavirus hubiera llegado a Corea del Norte a través de los globos.

Los expertos se mostraron escépticos respecto a la afirmación de Pyongyang. “Resulta difícil creer la afirmación de Corea del Norte, científicamente hablando, ya que la posibilidad de que el virus se propague a través de objetos es bastante baja”, explicó Yang Moo-jin, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos señalan que el riesgo de que las personas se contagien a través del contacto con superficies u objetos contaminados suele ser considerado bajo, aunque no es imposible.

El régimen no ha aceptado públicamente una explicación más verosímil, que el Covid-19 llegó a Corea del Norte tras reanudar su comercio transfronterizo con China.

“Si hubieran llegado a la conclusión de que el virus procedía de China, habrían tenido que reforzar las medidas de cuarentena en la zona fronteriza en lo que supondría un nuevo contratiempo para el comercio entre Corea del Norte y China”, señaló Lim Eul-chul, profesor del Instituto de Estudios del Lejano Oriente en la Universidad de Kyungnam.

Los informes de las autoridades norcoreanas sugieren que el país evitó que se produjera un brote catastrófico, aunque resulta imposible verificar de forma independiente las estadísticas oficiales sobre el número de casos y muertes.

Pyongyang ha rechazado las ofertas extranjeras de ayuda humanitaria, que incluyen vacunas anticovid y suministros médicos, para ayudarlo a superar la pandemia, y ha acusado a Estados Unidos de utilizar el gesto para desviar la atención de su política “hostil” respecto a Corea del Norte.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte manifestó que Estados Unidos no era sincero al ofrecerle ayuda mientras seguía realizando ejercicios militares y ejerciendo presión para imponer un mayor número de sanciones en respuesta a los programas nuclear y de misiles balísticos del régimen.