Corea del Sur y EU lanzan ocho misiles al océano en una demostración de fuerza ante Corea del Norte
Un grupo de personas en Corea del Sur observa una transmisión televisiva que muestra el lanzamiento de un misil norcoreano el domingo. Seúl y Estados Unidos respondieron el lunes con sus propios lanzamientos. Foto: Chung Sung-Jun/Getty Images

Corea del Sur y Estados Unidos dispararon ocho misiles superficie-superficie al océano en respuesta al lanzamiento por parte de Corea del Norte de un número similar de misiles balísticos realizado el día anterior, informó un funcionario del Ministerio de Defensa surcoreano.

Corea del Sur señaló que el lanzamiento de este lunes realizado en respuesta frente a su costa oriental era una demostración de la “capacidad y preparación de Seúl para llevar a cabo ataques de precisión” contra la fuente de los lanzamientos de misiles de Corea del Norte o los centros de mando y apoyo, según informó la agencia de noticias Yonhap, citando al ejército surcoreano.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, se comprometió a adoptar una postura más severa contra el Norte y acordó con su homólogo estadounidense, Joe Biden, en una cumbre celebrada en Seúl el mes pasado, mejorar los ejercicios militares conjuntos y su postura de disuasión combinada, incluido el despliegue de armas estadounidenses más potentes.

El lunes, Yoon indicó que los programas nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte habían alcanzado tal grado que “amenazaban la paz regional y mundial”, y prometió una “respuesta firme y severa” ante cualquier provocación futura.

Los ejércitos de Corea del Sur y de Estados Unidos dispararon ocho misiles durante un periodo de aproximadamente 10 minutos a partir de las 4:45 horas de la mañana, según informó Yonhap.

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Corea indicaron en un comunicado que el ejercicio incluyó un misil del ejército estadounidense y siete misiles del ejército surcoreano. El comunicado señaló que la alianza de ambos países “sigue comprometida con la paz y la prosperidad en la península de Corea y en todo el Indo-Pacífico. El compromiso de Estados Unidos con la defensa (de Corea del Sur) sigue siendo sólido”.

Corea del Norte disparó ocho misiles balísticos de corto alcance dirigidos al océano situado frente a su costa oriental el domingo, un día después de que el portaaviones estadounidense Ronald Reagan concluyera un ejercicio naval que duró tres días en colaboración con Corea del Sur en el mar de Filipinas, aparentemente su primer ejercicio conjunto en el que participa un portaaviones desde noviembre de 2017.

El ejército surcoreano señaló que detectó que Corea del Norte disparó los misiles durante un período de 35 minutos desde al menos cuatro lugares diferentes, en lo que pareció ser un récord en un solo día para los lanzamientos balísticos del régimen.

Corea del Norte, país que lleva varias semanas luchando contra su primer brote conocido de Covid-19, ha criticado los anteriores ejercicios conjuntos como prueba de las continuas “políticas hostiles” de Washington contra Pyongyang, a pesar de su discurso de reanudar la diplomacia nuclear.

Pyongyang no ha realizado ningún comentario sobre sus recientes pruebas de misiles y parece estar concentrado en su respuesta al Covid-19 para su propia audiencia, sin embargo, sigue modernizando su ejército, según Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha en Seúl, Corea del Sur.

Aunque el régimen no ha realizado todavía demostraciones de ojivas nucleares a pequeña escala, de misiles con múltiples ojivas o de capacidad de reentrada de ojivas, incluso los lanzamientos de misiles de corto alcance pueden proporcionar valiosas lecciones, señaló.

“Disparar muchos proyectiles a la vez desde varios lugares sugiere que Pyongyang está practicando para sobrepasar las defensas antimisiles de Corea del Sur”, explicó Easley, quien añadió que Estados Unidos y Corea del Sur “respondieron rápidamente a los recientes disparos de misiles realizados por el régimen de Kim con contra-lanzamientos que demuestran la preparación combinada para realizar ataques de precisión contra el origen de un ataque”.

Corea del Norte ha llevado a cabo una serie de lanzamientos de misiles este año, desde armas hipersónicas hasta misiles balísticos intercontinentales (ICBM), por primera vez en casi cinco años.

Funcionarios de Washington y Seúl también advirtieron recientemente que Corea del Norte parecía estar preparada para reanudar las pruebas de armas nucleares por primera vez desde 2017, a medida que Kim intenta impulsar el estatus de su país como una verdadera potencia nuclear para obtener concesiones económicas y de seguridad por parte de Estados Unidos.

El mes pasado, Corea del Norte disparó tres misiles, entre ellos uno considerado su más grande ICBM, después de que Biden terminara su viaje de tres días a Corea del Sur, donde él y Yoon acordaron nuevas medidas para disuadir al régimen.

Las fuerzas combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos también dispararon misiles en respuesta a esas pruebas, que según dijeron los dos aliados violaban las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.