Trump propuso lanzar misiles a México para destruir los laboratorios de drogas
Mark Esper escribe sobre el ataque de Donald Trump contra Mike Pence: 'Nunca lo había visto gritarle al vicepresidente, por eso esto me llamó mucho la atención'. Foto: Jim Watson/AFP/Getty Images

En el caluroso verano de 2020, frustrado en su deseo de reprimir violentamente a los manifestantes que reclamaban justicia racial, Donald Trump incluyó a su vicepresidente en una queja según la cual los asesores de alto nivel eran “perdedores”.

El segundo secretario de Defensa de Trump, Mark Esper, explica con detalle en un nuevo libro el arrebato que ocurrió en el Despacho Oval. A Sacred Oath: Memoirs of a Defense Secretary in Extraordinary Times, será publicado la próxima semana. The Guardian obtuvo una copia.

Esper relata una pregunta presidencial extraordinaria pronunciada en la misma reunión: “¿No pueden simplemente dispararles? Solo dispararles en las piernas o algo así”. La inclusión de Pence en las invectivas de Trump no ha sido difundida.

En medio de estas revelaciones que aparecen en el libro, el periódico New York Times relató la afirmación de Esper de que Trump propuso en una ocasión lanzar “misiles a México para destruir los laboratorios de drogas”.

De acuerdo con Esper, Trump comentó que “nadie sabría que fuimos nosotros”, porque él simplemente negaría la responsabilidad. Esper señaló que habría pensado que Trump estaba bromeando, si no hubiera estado viendo al presidente mientras lo decía.

Trump no realizó comentarios al respecto.

Esper escribe que ayudó a bloquear otras ideas de este tipo planteadas por el presidente y sus asistentes, entre ellas las propuestas del asesor político Stephen Miller de que Estados Unidos debería enviar 250 mil soldados a la frontera con México.

Al parecer, Miller también sugirió cortar la cabeza de Abu Bakr al-Baghdadi, un líder del Estado Islámico asesinado por Estados Unidos, sumergirla en sangre de cerdo y exhibirla como advertencia para otros terroristas.

Esper cuenta que le dijo a Miller que eso sería un “crimen de guerra”. En comentarios para el New York Times, Miller negó el episodio y llamó a Esper “idiota”.

El relato completo del exsecretario de Defensa sobre la reunión en la que Trump sugirió disparar contra los manifestantes, mientras Washington y otras ciudades estadounidenses se convulsionaban por las protestas motivadas por el asesinato policial de George Floyd a finales de mayo de 2020, resulta igualmente sorprendente.

El relato de Esper sobre los intentos del general Mark Milley de explicarle a Trump el papel del jefe del Estado Mayor Conjunto evoca otros relatos, entre ellos el del reportero Michael Bender en un libro publicado el año pasado y el de William Barr, el segundo fiscal general de Trump, que estuvo presente, pero relata un grupo de asesores de Trump ligeramente diferente.

Al igual que Barr en sus propias memorias, Esper no escatima en la descripción de la forma en que, según dice, reaccionó Trump cuando se le dijo que Milley no tenía autoridad de mando sobre las fuerzas del servicio activo o de la guardia nacional que Trump quería desplegar.

Según Esper: “‘¡Son unos perdedores!’, despotricó el presidente. ‘¡Todos ustedes son unos malditos perdedores!'”

“No se trataba de la primera vez que lo escuchaba usar ese vocabulario, pero tampoco con tanta ira, y nunca dirigido a las personas que se encontraban en una sala con él, y mucho menos contra Barr, Milley y yo”.

Esper amplía el relato de Barr sobre lo que el entonces fiscal general calificó como un “berrinche”, diciendo que Pence también fue un objetivo.

“Repitió los desagradables insultos, esta vez dirigiendo también su veneno al vicepresidente, que estaba sentado tranquilamente, con expresión imperturbable, en la silla situada en el extremo del semicírculo más cercano al Rose Garden. Nunca lo había visto gritarle al vicepresidente, por eso esto me llamó mucho la atención”.

Pence fue leal a Trump hasta el 6 de enero de 2021, el día en que ocurrieron los mortales disturbios en el Capitolio, cuando se negó a intentar bloquear la certificación de la victoria electoral de Joe Biden. Al igual que Trump, Pence ahora tiene en mente postularse a la presidencia en 2024.

Esper también escribe que “Trump gritó: ‘Ninguno de ustedes tiene agallas para enfrentarse a la violencia’, y sugirió que nos parecía bien que las personas ‘quemaran nuestras ciudades'”.

El exsecretario de Defensa detalla entonces la pregunta sobre si era posible disparar contra los manifestantes.

Esper cuenta que Trump no intentó ordenar que dispararan contra los manifestantes.

En su lugar, Esper explica, el presidente estaba “esperando, parecía, a que uno de nosotros cediera y simplemente accediera. Eso no iba a ocurrir”.