¿De verdad Hollywood va a realizar una secuela de ET?
'Siempre se ha hablado de una secuela'... Henry Thomas como Elliott en ET: El Extraterrestre. Foto: Universal/Allstar

El Señor de los Anillos es irrealizable; nadie superará nunca a Sean Connery en el papel de James Bond; Top Gun nunca tendrá una secuela… muchos tótems arraigados de Hollywood del pensamiento establecido han sido derribados brutalmente por el paso del tiempo. ¿Podría ser ET la siguiente en la lista de películas que nunca pensaste que tendrían una secuela, pero que sí la tienen?

Todavía es poco probable, sinceramente. Pero se sabe que los hombres de dinero de Hollywood tienen un ojo puesto en la recaudación actual a a nivel mundial de mil millones de dólares de Top Gun: Maverick. Dado que la película original, Top Gun, de 1986, logró recaudar menos de la mitad de lo que recaudó el bromance de ciencia ficción juvenil de Steven Spielberg en 1982, uno solo puede imaginar que una continuación bien elaborada podría incluso competir por el título de la película más taquillera de todos los tiempos (que actualmente ostenta Avatar, con la asombrosa cifra de 2.847 millones de dólares).

Pero, ¿es una propuesta realista? Henry Thomas, quien interpretó a Elliott, de 10 años de edad, en la película original, sugirió esta semana que probablemente nunca debería ocurrir, aunque también fue igualmente claro en que aún podría ocurrir.

¿De verdad Hollywood va a realizar una secuela de ET? - image-3
Muéstrame el dinero… Tom Cruise en el estreno en Seúl, Corea del Sur, de Top Gun: Maverick, su película más taquillera. Foto: Jung Yeon-Je/AFP/Getty Images


“Creo que hay que dejarla así, pero siempre se ha hablado de una secuela”, comentó Thomas al medio Slash Film. “Se habló de ella a principios de los años 80, porque el estudio realmente estaba presionando por ella en vista del éxito que tuvo en los cines. Pero no lo sé. Creo que es muy triste que hayamos perdido a Melissa Mathison, quien fue la guionista de ET, porque si alguien podría haberla hecho realidad era ella. Y eso habría sido el mejor tipo de argumento para una secuela. Pero no lo sé. Creo que el anuncio fue lo más parecido a una secuela y por eso Spielberg lo aprobó”.

El anuncio al que se refiere Thomas es un anuncio de Navidad de 2019, protagonizado por el actor y el propio ET, que fue utilizado para promocionar el servicio de internet Xfinity en Estados Unidos, y Sky en el Reino Unido. Se trata, sin duda, de un acogedor viaje a través de los recuerdos, aunque apenas aporte algo nuevo.

Y aquí radica el problema de ET: depende tanto de la relación entre el joven Elliott y el viajero estelar protagonista que realmente no queremos ver lo que ocurre después. Elliott adora a ET a pesar de que no sabe prácticamente nada sobre él: la intensa y extraña conexión entre ambos resulta mucho más poderosa cuando sigue siendo un enigma. El patetismo de esos momentos finales de la película en los que el extraterrestre le dice al niño pequeño que siempre estará con él, y que después se desvanece en el cosmos, se podría perder por completo si la historia continuara.

Si nos fijamos en otras películas memorables de 1982, se hace evidente por qué terminaron teniendo más historias que contar, aunque sus secuelas o remakes no siempre estuvieran a la altura. Conan el Bárbaro siempre iba a tener más aventuras sanguinarias y llenas de peleas con espadas; el espeluznante País de las Maravillas digital de Tron tenía infinitas variaciones; Blade Runner introdujo ideas sobre la humanidad artificial y la naturaleza del alma en nuestro léxico cinematográfico que seguirán siendo relevantes dentro de un siglo.

¿De verdad Hollywood va a realizar una secuela de ET? - image-4
Steven Spielberg en la proyección del 40º aniversario de ET en Los Ángeles, abril de 2022. Foto: Mario Anzuoni/Reuters

Con ET, el siguiente capítulo no es algo tan evidente. Tal vez nuestro héroe podría visitar a otro niño humano, o quizás la secuela se podría tratar del viaje del adulto Elliott al planeta natal de ET, muchas décadas después. Sin embargo, eso sería una película completamente diferente. ¿Cómo se puede realizar una secuela de una película cuando la brillantez perdurable de la original está fuertemente basada en sentimientos épicos y en la magnífica nostalgia de los 80? Simplemente no hay un siguiente paso lógico, ninguna manera de tocar los mismos acordes majestuosos de los sentimientos y seguir desarrollando la historia. No obstante, como dijo Thomas a Slash Film: “Te garantizo que en estos momentos hay unos cuantos hombres en una habitación muy grande salivando y utilizando sus ábacos y reglas de cálculo para dar con algunas cifras muy, muy grandes”.

Recuerdo que cuando era niño estaba tan desesperado por saber qué pasaba después que tomé la ahora poco recordada novela infantil ET: El planeta verde, de William Kotzwinkle. En ella, ET pasa gran parte de su tiempo recordando sus encuentros en la Tierra, mientras que Elliott comienza a experimentar las penurias de la adolescencia temprana, guiado en ocasiones por su amigo del otro lado de las estrellas a través de una especie de aleatorio Bluetooth interestelar del alma.

No es un clásico, pero su simple existencia (junto con los comentarios de Thomas) nos recuerda que el apetito por más de ET siempre será palpable… incluso si al averiguar más sobre el diminuto alienígena podemos terminar arruinando nuestro deleite por la película original.