Cinco acusados de sedición en Hong Kong por libros infantiles sobre ovejas
Cinco personas se enfrentan a un juicio por sedición en Hong Kong por unos libros infantiles que tratan sobre ovejas y lobos. Foto: Anthony Kwan/Getty Images

Sindicalistas de Hong Kong se declararon inocentes de publicar material “sedicioso” cuando comenzó un juicio de cinco días en relación con unos libros infantiles ilustrados.

El caso gira en torno a una serie de libros publicados por el ya extinto Sindicato General de Terapeutas de Lenguaje de Hong Kong, en los que aparecían ovejas y lobos de caricatura, que, según dijeron los fiscales, constituían analogías entre los residentes de Hong Kong y los habitantes de la China continental, cuyo objetivo era “incitar al odio” hacia estos últimos.

Durante el primer día del juicio, el martes, la fiscal Laura Ng señaló que los libros describían a los dos grupos como hostiles entre sí.

“Los residentes de Hong Kong son minorías vulnerables, los gobernantes chinos son de sangre fría, totalitarios y brutales, y los habitantes de la China continental son rufianes”, explicó Ng.

Los presuntos acusados de Ng admitieron públicamente haber basado dichos libros en los disturbios políticos y las protestas en las calles que surgieron en 2019 a causa de un polémico proyecto de ley de extradición.

La fiscal relacionó uno de los libros, titulado The 12 Warriors of Sheep Village (Los 12 guerreros de la aldea de las ovejas), con la captura de 12 fugitivos de Hong Kong por parte de las autoridades chinas en 2020.

Alegó que uno de los libros instaba a los residentes de Hong Kong a tomar las armas y usar la violencia contra las autoridades, mientras que otro pedía la intervención extranjera en el proceso judicial del territorio.

Se indicaba que un tercer libro culpaba a los habitantes de China continental de la pandemia de Covid-19, describiéndolos como “egoístas, incivilizados y poco higiénicos“, lo cual podía incitar sentimientos separatistas entre los residentes de Hong Kong, alegó Ng.

Los sindicalistas fueron detenidos por la policía de seguridad nacional en julio del año pasado y han permanecido bajo custodia desde entonces, y se les han negado las solicitudes de fianza.

Los acusados, dos hombres y tres mujeres de veintitantos años, eran miembros del comité ejecutivo del sindicato.

Se enfrentan conjuntamente al cargo de “conspiración para imprimir, publicar, distribuir, divulgar y/o reproducir publicaciones sediciosas”, en virtud del decreto de delitos de la época colonial, cuya pena máxima es de dos años de cárcel.