Ola de calor: bomberos de Londres tienen el día más activo desde la segunda guerra mundial
Un incendio en Rainham, al este de Londres, el martes. Se produjeron más de una docena de incendios en toda la capital. Foto: Tony O'Brien/Reuters

El servicio de bomberos de Londres se enfrentó a su día más activo desde la segunda guerra mundial el martes, debido a los incendios que se produjeron en todo el Reino Unido en medio de despiadadas temperaturas de la ola de calor.

Las temperaturas descendieron drásticamente el miércoles, aunque se preveía una mayor interrupción del transporte mientras se llevaban a cabo labores de reparación en las redes de carreteras y ferrocarriles y en los aeropuertos. Se pronosticó que fuertes lluvias y tormentas eléctricas afectarían algunas partes del país, con la posibilidad de causar inundaciones localizadas.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, advirtió a los habitantes de la ciudad que no organizaran parrilladas y que prestaran atención a las botellas en las zonas públicas, donde el pasto sigue estando muy seco después de que las temperaturas superaran por primera vez los 40ºC en el Reino Unido. La luz del sol a través de las botellas de vidrio puede generar calor y provocar un incendio.

Khan indicó que el servicio de bomberos suele prever 500 llamadas en un día de gran afluencia, sin embargo, el martes recibió más de 2 mil 600 llamadas, cuando se produjeron más de una docena de incendios al mismo tiempo.

Las brigadas de bomberos que trabajan en Londres, Leicestershire y South Yorkshire declararon importantes incidentes el martes, dado que los incendios destruyeron negocios, casas, escuelas e iglesias.

Se produjeron tres incendios en los alrededores de Londres, los cuales afectaron pastizales, edificios agrícolas, casas y garajes a partir de la medianoche en las localidades de Wennington, Uxbridge y Erith, con el despliegue de casi 300 bomberos en las primeras horas de la mañana. Se llevaron a cabo evacuaciones y no se reportaron heridos.

Khan indicó que habló en la mañana del miércoles con el jefe de bomberos, quien le expresó su preocupación por la posibilidad de que se produzcan más incendios.

“El pasto es como el heno, lo que significa que es más fácil que se incendie. Cuando se incendia, se propaga increíblemente rápido como los incendios forestales, como se ve en las películas o en los incendios de California y algunas partes de Francia”, comentó en el programa Today de Radio 4 de la cadena BBC.

Cuando se le preguntó si la necesidad de lograr el cero neto para el año 2050 corría el riesgo de ser ignorada, Khan respondió que “resultaba increíble” que los candidatos a la presidencia de los conservadores no hablaran sobre el calentamiento global de forma más destacada.

“Miren, ahora resulta indiscutible que el clima al que nos hemos enfrentado en nuestra ciudad y en nuestro país en los últimos días es una consecuencia directa del cambio climático”, señaló. “Deberíamos afrontar las consecuencias de las adaptaciones al cambio climático de nuestras ciudades y del país, de los hogares con transporte público, y demás, pero también deberíamos afrontar las causas del cambio climático”.

Dieciséis bomberos resultaron heridos mientras combatían los incendios en la capital en el día más caluroso del año, y dos de ellos fueron ingresados en el hospital, según informó el jefe adjunto de la brigada de bomberos de Londres, Jonathan Smith.

Smith comentó a Times Radio: “Las condiciones en las que trabajaban nuestros bomberos no tenían precedentes: trabajar con un calor de 40ºC, tener que arrastrar una cantidad importante de manguera por los campos, asegurarnos de que estábamos rescatando a las personas donde era necesario”.

Simon Clarke, secretario jefe del Tesoro del Reino Unido, comentó a Sky News que los incendios eran una “señal de advertencia” sobre el impacto del cambio climático.

“Creo que esto es un recordatorio hoy de la importancia de afrontar el cambio climático. Se trata de un acontecimiento extraordinario, sin precedentes, y de algo que, obviamente, como la gente ha dicho, no estamos acostumbrados a presenciar en este país”, expresó.

“Lo que hemos visto en los últimos días no es normal y es una señal de advertencia”.

Decenas de trenes fueron cancelados o retrasados en toda Inglaterra en la mañana del miércoles debido a los problemas ocasionados por el calor extremo. Las temperaturas récord provocaron daños en los cables aéreos, las vías y los sistemas de señalamiento.
National Rail pidió a sus clientes que verificaran la situación antes de emprender sus viajes y que solo viajaran en caso de que fuera absolutamente necesario, ya que las vías y los cables aéreos estaban en proceso de reparación.

Síguenos en

Google News
Flipboard