Sri Lanka: Ranil Wickremesinghe gana votación en medio de las protestas
El nuevo presidente de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe. Muchos temen que no instigará el cambio sistémico que exige el movimiento de protesta. Foto: Eranga Jayawardena/AP

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, fue elegido como presidente para sustituir al derrocado Gotabaya Rajapaksa, un resultado que probablemente provocará disturbios entre los manifestantes que llevan semanas pidiendo su renuncia.

Wickremesinghe, quien ha sido primer ministro en seis ocasiones, pero nunca presidente, logró una cómoda victoria en el parlamento en la mañana del miércoles, donde los parlamentarios votaron por el nuevo presidente en una votación secreta sin precedentes. La votación se llevó a cabo después de que los manifestantes obligaran a Rajapaksa a dejar su cargo en medio del enojo por la vertiginosa crisis económica.

Wickremesinghe, que procede de un antiguo linaje político, se enfrenta a un difícil camino, ya que Sri Lanka aún se encuentra paralizada por la peor crisis económica desde su independencia, con escasez de alimentos y combustible, y también se enfrenta a una profunda crisis de confianza en el parlamento.

La elección de Wickremesinghe es consecuencia de una semana dramática en Sri Lanka, en la que Rajapaksa fue derrocado después de que sus oficinas y su palacio presidencial fueran tomados por miles de manifestantes, que saltaron a su alberca e hicieron ejercicio en su gimnasio. En medio de la ira, Rajapaksa se vio obligado a huir a Singapur a través de las Maldivas y su renuncia fue anunciada de manera oficial el pasado viernes.

Esta fue la primera vez en la historia de Sri Lanka que un presidente en funciones fue derrocado a mitad de su mandato por un movimiento de protesta masivo.

Se han producido fuertes resistencias y protestas en las calles contra la presidencia de Wickremesinghe. Aunque se ofreció a renunciar cuando las protestas inundaron las calles la semana pasada, no lo hizo, y en su lugar aceptó el cargo de presidente interino tras la renuncia de Rajapaksa.

Muchas personas temen que Wickremesinghe protegerá a los Rajapakas de tener que rendir cuentas, algo de lo que se le ha acusado en el pasado, y que no instigará el cambio constitucional que exige el movimiento de protesta, incluyendo la finalización del sistema de presidencia ejecutiva.

“Estoy decepcionada pero no sorprendida de este resultado porque nuestros políticos han demostrado en repetidas ocasiones que les preocupa más proteger al cártel de Rajapaksa que hacer lo que es correcto para el país”, comentó Harini Fernando, de 37 años, una empresaria social que se encontraba entre las personas que se unieron a una manifestación contra Wickremesinghe en la tarde del miércoles.

“Ranil ha torcido la constitución como si fuera un pretzel para asegurarse de que puede conservar el poder. Esto demuestra, una vez más, que nuestros políticos no defienden la verdadera democracia”.

Sri Lanka: Ranil Wickremesinghe gana votación en medio de las protestas - sri-lanka-protestas
La gente protesta en la ciudad de Colombo tras el anuncio de la elección de Wickremesinghe como presidente. Foto: Abhishek Chinnappa/Getty Images

En los últimos días, Wickremesinghe, quien declaró el estado de emergencia esta semana, realizó declaraciones en las que calificaba a los manifestantes como “fascistas” e indicaba que no temería tomar medidas enérgicas contra las manifestaciones. Menos de una hora después de ser declarado presidente, se emitió una orden judicial que prohibía que nadie se congregara en un radio de 50 metros de una estatua que se encuentra en Galle Face, en la ciudad de Colombo, donde los manifestantes antigubernamentales han acampado durante meses.

No obstante, las personas desafiaron la orden y decenas se reunieron en las escaleras de las oficinas del presidente, las cuales todavía están ocupadas por el movimiento de protesta, para lanzar gritos de “deal Ranil” –en referencia a la reputación de Wickremesinghe como político manipulador–, así como “Ranil ladrón de bancos”, en referencia a una estafa de bonos bancarios en la que estuvo involucrado. Cientos de policías y militares se situaron en la periferia, pero no interfirieron en la manifestación.

El padre Jeevantha Peiris, un sacerdote católico que ha sido uno de los líderes de la protesta, comentó que “el parlamento hoy tomó una decisión en contra de la voluntad del pueblo” y destacó que la protesta pacífica continuaría hasta que Wickremesinghe renunciara.

“El pueblo de Sri Lanka quería un sistema justo, un sistema democrático, pero sabemos que Ranil Wickremesinghe fue introducido por el régimen de Rajapaksa para encubrir su sistema brutal”, añadió.
Wickremesinghe, de 73 años, ganó las elecciones con el apoyo del partido gobernante Sri Lanka Podujana Peramuna (SLPP), que cuenta con el mayor número de escaños en el parlamento. Era considerado el candidato preferido por la familia Rajapaksa, que a pesar de ya no estar en el poder, tiene una gran influencia en el partido que formó.

Wickremesinghe se impuso a la contienda de otro parlamentario del SLPP, Dullas Alahapperuma, quien formaba parte de un grupo separatista y que había creado una coalición con los principales partidos de la oposición. No obstante, parecía que en la votación la mayoría de los parlamentarios del partido gobernante apoyaron a Wickremesinghe y aseguraron su victoria con 134 votos de 219, mientras que Alahapperuma solo obtuvo 82.

En un discurso pronunciado tras la declaración de su victoria, Wickremesinghe pidió a los partidos de la oposición que colaboraran con él. “No es necesario que les diga la situación en la que se encuentra nuestro país. Ahora que las elecciones han terminado tenemos que poner fin a esta división. Teníamos 48 horas para seguir divididos, pero a partir de ahora estoy dispuesto a dialogar con ustedes”, expresó.
Presentes en la cámara parlamentaria para la votación se encontraban tres miembros de la familia Rajapaksa que siguen siendo parlamentarios, entre ellos el hermano mayor de Gotabaya, el expresidente y exprimer ministro Mahinda. Fue la primera aparición pública de la familia desde que Gotabaya Rajapaksa se vio obligado a huir del país.

Wickremesinghe tiene más de cuatro décadas de experiencia en política y se ha mostrado a sí mismo como un par de manos experimentadas y capaces para guiar a Sri Lanka a través de la peor crisis política y económica de su historia, y en particular para ayudar al país a negociar un rescate financiero crítico por parte del Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, su legitimidad entre los votantes se ha visto empañada por su estrecha relación con la familia Rajapaksa, y muchos lo han acusado de carecer de legitimidad o mandato político, ya que fue nombrado primer ministro por Gotabaya Rajapaksa y cuenta con escaso apoyo entre los votantes.
Wickremesinghe debe ocupar el cargo durante el resto del mandato de Rajapaksa, hasta noviembre de 2024. No obstante, se teme que su elección sea una señal de un futuro inestable para la política de Sri Lanka, con los manifestantes prometiendo destituirlo tal como hicieron con Rajapaksa.

“Ranil será expulsado, es un delincuente y no tiene mandato”, señaló Anura Goonaratna, de 53 años, exportador de juguetes. “Este movimiento de protesta va a empeorar. Tiene que existir un final para esto y el único final que aceptaremos es la expulsión de Ranil, cueste lo que cueste”.