El Banco Central Europeo sube las tasas de interés por primera vez en 11 años
La sede del BCE en Frankfurt. El banco central subió las tasas en un 0.25% en un intento para contener la inflación. Foto: Wolfgang Rattay/Reuters

El Banco Central Europeo (BCE) subió las tasas de interés por primera vez desde 2011 para hacer frente a la inflación de la eurozona, la cual aumentó al 8.6% el mes pasado.

En una medida inesperada, el BCE aumentó su tasa de interés en 0.5 puntos porcentuales, después de que los economistas hubieran previsto un aumento menor de 0.25 puntos.

Al unirse a la Reserva Federal de Estados Unidos y al Banco de Inglaterra en la lucha contra la inflación, el Banco Central Europeo indicó que el aumento era necesario para limitar la presión sobre los precios en los próximos dos años.

El BCE señaló: “El consejo de administración decidió aumentar las tres tasas de interés clave del BCE en 50 puntos base. En consecuencia, la tasa de interés de las operaciones principales de refinanciación y las tasas de interés de la línea de crédito marginal y de la facilidad de depósito aumentarán al 0.50%, 0.75% y 0.00%, respectivamente, y entrarán en vigor el 27 de julio de 2022″.

En el período previo a la decisión, el euro siguió cayendo frente al dólar estadounidense, del cual se espera que obtenga un nuevo impulso la próxima semana, cuando la Reserva Federal podría aumentar su principal tasa de interés en 0.75 puntos.

También se espera que el Banco de Inglaterra prosiga con un nuevo aumento en agosto.

Los funcionarios del BCE se ven presionados por las autoridades alemanas, holandesas y austriacas para que aumenten los costos de los préstamos, a pesar de la preocupación de que los costos del financiamiento de la deuda aumenten para los miembros del sur de Europa del bloque monetario del euro.

El colapso del gobierno de Italia a primera hora de hoy aumentó el costo del endeudamiento de Roma y presionó al BCE para que intensificara su programa “antifragmentación”, diseñado para proteger a los países que se encuentran bajo presión del financiamiento de la deuda.

La preocupación sobre la recesión contribuyó a que el euro alcanzara el nivel más bajo de los últimos 20 años frente al dólar, lo cual se suma a la tarea de lucha contra la inflación del BCE agravando los ya elevados precios de la energía. El petróleo es una de las muchas materias primas que se cotizan en dólares.

“El panorama económico empeora cada día”, comentó Carsten Brzeski, economista jefe de la eurozona del banco ING.

“Al mismo tiempo, la inflación general sigue subiendo y, en nuestra opinión, solo bajará de forma gradual hacia finales de año, si es que baja. En retrospectiva, el proceso de normalización muy gradual y cauto que el BCE inició a finales del año pasado simplemente ha sido demasiado lento y tardío”.

El jueves, el Banco de Japón mantuvo las tasas de interés ultrabajas y manifestó su determinación de mantenerse ajeno a la ola de endurecimiento de la política monetaria.