¿Un vuelo de 17 minutos? Los millonarios que desprecian el planeta
Jets privados en la pista del aeropuerto Friedman Memorial en Sun Valley, Idaho. Foto: Kevin Dietsch/Getty Images

Kylie Jenner se ha enfrentado a una avalancha de críticas por su decisión de usar su jet privado en un vuelo que solo duró 17 minutos. Sin embargo, la práctica de realizar breves viajes en aviones dylie lujo parece ser algo habitual entre los ricos y famosos, a pesar de la creciente preocupación sobre la crisis climática.

Jenner, la socialité y empresaria de 24 años, se ha enfrentado al oprobio en internet después de publicar una foto en Instagram en la que aparecían ella y su pareja, el rapero Travis Scott, en la pista de un aeropuerto entre dos jets privados con el texto “¿quieres llevar el mío o el tuyo?”

Según una cuenta automatizada de Twitter que rastrea los vuelos de los famosos basándose en los transpondedores de radar y la marca de las aletas traseras, el vuelo de Jenner del 12 de julio duró solo 17 minutos y la trasladó desde Van Nuys, en Los Ángeles, hasta la cercana localidad de Camarillo. La modelo había viajado antes en su jet, un Bombardier BD 700 de 72 millones de dólares, a Van Nuys desde Thermal, California, durante 27 minutos.

La ruta del controvertido vuelo de Kylie Jenner

¿Un vuelo de 17 minutos? Los millonarios que desprecian el planeta - vuelo-jenner
Guardian graphic. Source: ADS-B Exchange.

Posteriormente fue objeto de ataques por parte de los usuarios de Twitter por su “absoluto desprecio por el planeta” y por ser una “criminal climática de tiempo completo”.

Se calcula que su paseo de 17 minutos habría provocado una tonelada de emisiones de dióxido de carbono, algo que, si bien no es una cantidad enorme, representa una cuarta parte del total de la huella de carbono anual de una persona promedio en todo el mundo. El viaje le habría tomado a Jenner aproximadamente 40 minutos en auto, generando solo una fracción de las emisiones.

Sin embargo, Jenner –que en junio tomó un vuelo incluso más breve, de solo nueve minutos, entre los mismos dos lugares– no es en absoluto la única celebridad que realiza trayectos cortos en avión privado en lugar de manejar o usar el transporte público.

Una revisión de la cuenta de seguimiento Celebrity Jets revela que, solo en el último mes, el rapero Drake tomó un vuelo de 18 minutos desde Hamilton, Ontario, a Toronto; Kenny Chesney, el cantante de música country, estuvo en el aire solo 20 minutos entre Akron, Ohio, y Pittsburgh, y el actor Mark Wahlberg tomó un vuelo de 23 minutos desde Dublín hasta el condado de Clare, en Irlanda, entre otros viajes cortos.

Muchos de estos breves vuelos son para “estacionar” un avión en un lugar conveniente o menos costoso, o bien forman parte de un viaje más largo de dos tramos, sin embargo, muchos parecen tener un motivo poco claro, como la decisión de Floyd Mayweather, el boxeador, de volar 14 minutos desde Las Vegas a la cercana Henderson, para después volar 10 minutos de regreso el domingo.

Embarque ahora: los vuelos cortos en jet privado de las celebridade

Los ricos y famosos suelen utilizar aviones privados altamente contaminantes para viajes breves. Aquí hay una selección de viajes de las estrellas en junio y julio de 2022.

¿Un vuelo de 17 minutos? Los millonarios que desprecian el planeta - vuelos-famosos

No me sorprende que las personas estén molestas, tienen motivos para estarlo”, comentó Jack Sweeney, creador de la cuenta Celebrity Jets, la cual utiliza datos de una empresa que rastrea los transpondedores de radar de los aviones.

Sweeney, estudiante de la Universidad de Florida Central, tiene una cuenta similar que únicamente rastrea el jet privado de Elon Musk, el jefe multimillonario de Tesla. En mayo, Musk realizó un vuelo de 28 minutos en su jet entre Houston y Austin, Texas, sin embargo, Sweeney cree que se le debería juzgar de forma diferente por ello.

“En el caso de Elon, él simplemente está intentando ser lo más rápido posible y eficiente en su trabajo, pero alguien como Kim Kardashian (que ha tomado vuelos largos y cortos en jet privado) publica ‘Kim Air’ y presume y todo eso”, comentó.

Los jets privados son responsables de aproximadamente el 4% de todas las emisiones del sector de la aviación, según indica un estudio de 2016, y el sector de las aerolíneas está dispuesto a destacar que los vuelos en general representan únicamente una pequeña fracción de todas las fuentes que generan gases que calientan el planeta.

Sin embargo, los aviones privados siguen emitiendo más de 33 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, una cantidad superior a la del país de Dinamarca, y como transportan muy pocas personas, son entre cinco y 14 veces más contaminantes que los aviones comerciales, por pasajero, y 50 veces más contaminantes que los trenes, han descubierto los investigadores.

“Estos vuelos sorprendentemente cortos muestran el inmenso impacto de los ricos en las emisiones globales de la aviación”, señaló Scott Hochberg, abogado que trabaja en el Institute of Climate Law del Centro para la Diversidad Biológica.

“El problema empieza desde arriba con Kylie Jenner y otros famosos que tienen jets privados, que tienen un impacto mucho mayor que el de los aviones comerciales por cada pasajero. Pero también incluye a muchas otras personas, ya que Estados Unidos constituye la mayor parte de la élite acaudalada que tiene el lujo de volar”.

Las emisiones de los aviones privados que vuelan en Estados Unidos han aumentado desde la década de 1990 y aumentarán aún más a medida que salgan al mercado aviones más grandes y contaminantes. Los viajes cortos en los que se utilizan jets privados no son un fenómeno exclusivamente estadounidense; en 2019, una décima parte de todos los vuelos que salieron de Francia se realizaron en jets privados, y la mitad de ellos recorrieron una distancia inferior a 500 km. El uso frecuente de la aviación es el dominio de las personas ricas del mundo, y solo el 1% de la población mundial es responsable de la mitad de las emisiones vinculadas a los vuelos.

“Existen muchas alternativas a los jets privados y el hecho de querer evitar viajar con la plebe no es razón suficiente para la contaminación excesiva”, señaló Nikita Pavlenko, jefe del equipo de combustibles del Consejo Internacional de Transporte Limpio (ICCT).

“Estos vuelos breves producen unos niveles de emisiones pequeños en términos relativos, pero por persona son impactantes. Las emisiones de la aviación están creciendo exponencialmente año con año y la contaminación de los jets privados está aumentando más que la de la aviación general”.

Las principales aerolíneas estadounidenses han anunciado planes climáticos que incluyen compromisos para aumentar el uso de combustibles sostenibles de aviación de bajas emisiones (o SAF), como el aceite de cocina o el hidrógeno, y el gobierno de Joe Biden reveló el año pasado un objetivo de reducir en un 20% las emisiones de la aviación para el año 2030. Este objetivo, no obstante, es voluntario y no se ha producido ningún cambio significativo por parte de la industria respecto a la disminución de su impacto climático.

“La descarbonización de la aviación es en gran medida mucho ruido y pocas nueces en Estados Unidos”, comentó Pavlenko. “En cuanto a los famosos, tienen que ser un ejemplo positivo y prescindir de los aviones. Como mínimo, deberían mostrar cierto liderazgo y utilizar combustibles sostenibles o un avión de cero emisiones cuando esté disponible”.