La jornada electoral inicia en

Una pintura de una de las artistas más célebres de Brasil –la pionera modernista Tarsila do Amaral– fue encontrada escondida debajo de la cama de un presunto estafador que participó en un robo multimillonario de obras de arte cometido a partir de las falsas predicciones de un vidente.

La obra de arte, valorada en aproximadamente 300 millones de reales (58.9 millones de dólares), aparentemente fue encontrada en Río de Janeiro en la mañana del miércoles durante una operación policial contra una banda de estafadores que se aprovechó de la anciana viuda de un comerciante y coleccionista de arte.

Cuatro personas fueron detenidas, entre ellas la propia hija de la víctima, a quien la policía acusa de robarle a su madre, de 82 años, 16 pinturas cuyo valor se calcula en 709 millones de reales (114 millones de libras).

Una de las obras de arte más valiosas era el Sol Poente de Amaral, un espectacular óleo de 1929 que fue encontrado escondido debajo de una cama durante la redada efectuada en la casa de uno de los sospechosos.

Un video publicado en las redes sociales mostraba el impresionante momento en que el Sol Poente era recuperado por los agentes de la división de servicios especializados de la policía civil en un departamento ubicado a orillas del mar en Ipanema.

“Vaya, vaya, vaya, ¡miren lo que tenemos aquí!”, dice una agente mientras sacan la obra de arte de debajo de la cama y la desenvuelven.

“¡Carajo!”, responde una voz masculina en portugués mientras el grupo celebra su hallazgo, inmediatamente identificable.

Entre las otras obras de arte que, al parecer, le robaron a la víctima figuran Mascarada, del maestro modernista Di Cavalcanti, y otras dos pinturas de Amaral: Pont-Neuf y O Sono. Según se informa, ambas obras están valoradas en decenas de millones de libras.

“¿Conoces esas historias en las que dices: ‘Solo lo creeré cuando lo vea’? ¿Y entonces lo ves y dices: ‘No puedo creerlo’? ¡Esta es una de esas historias!”, declaró una reportera de la televisión brasileña cuando presentó a los televidentes la noticia del extravagante crimen el miércoles al mediodía.

Al parecer, algunas de las 16 pinturas robadas fueron vendidas a coleccionistas extranjeros, y dos de ellas terminaron en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, en Argentina. Tres de ellas fueron localizadas en una galería de arte de São Paulo. También se robaron aproximadamente un millón de libras en joyas.

Según un comunicado de la policía, la estafa comenzó en enero de 2020, cuando la hija de la víctima contrató a un falso vidente que se encargó de hablar con su madre al salir de un banco en Copacabana.

El charlatán vidente de la bola de cristal afirmó falsamente que la hija de la mujer estaba a punto de morir y la llevó con un adivino y una sacerdotisa afrobrasileña que confirmaron esa falsa predicción.

La policía afirma que el trío se ofreció a interceder espiritualmente –a cambio de una cuota– y durante las semanas siguientes recibió cientos de miles de libras por sus pseudoesfuerzos.

Cuando la viuda comenzó a sospechar y se negó a seguir pagando, la confinaron forzosamente en su casa ubicada en el acaudalado distrito de la playa del sur de Río de Janeiro, la amenazaron, la golpearon y poco a poco le robaron la colección de arte que había heredado de su difunto esposo.

Tarsila do Amaral, o Tarsila, como es conocida, es una de las artistas más importantes del siglo XX de Sudamérica, conocida por su audaz uso del color, sus vivaces paisajes y su estilo profundamente brasileño.

Nacida en São Paulo en 1886, estudió en la Académie Julian en París y se convirtió en una de las figuras clave del movimiento modernista de Brasil en los años veinte, treinta y cuarenta.

Murió en 1973 a la edad de 86 años.

Síguenos en

Google News
Flipboard