Los abogados de Bob Dylan piden ‘sanciones monetarias’ por el caso de abuso sexual
Bob Dylan presentándose en 2012. Foto: Fred Tanneau/AFP/Getty Images

Los abogados de Bob Dylan solicitan “sanciones monetarias” contra el equipo jurídico que presentó una demanda en la que se acusaba al músico de abuso sexual.

La demanda, que afirmaba que Dylan había abusado sexualmente de una niña de 12 años en 1965, fue retirada en julio y, según informa el medio Billboard, los abogados del cantante solicitan ahora que se apliquen sanciones, alegando una “descarada mala praxis”.

Orin Snyder, quien dirige el equipo jurídico de Dylan, envió un escrito a un juez federal para manifestar que los abogados de la mujer, Daniel W Isaacs y Peter J Gleason, “no deberían haber interpuesto esta demanda –acusando (a Dylan) de un crimen atroz– si no tenían la intención de litigar con responsabilidad”.

La mujer, identificada como JC, alegó que Bob Dylan abusó de ella en su habitación en el Hotel Chelsea en Manhattan cuando él tenía entre 23 y 24 años. Dylan negó las afirmaciones, y sus representantes declararon la “imposibilidad cronológica” de la acusación, ya que su ubicación durante ese periodo estaba bien documentada, y describieron el caso como una “farsa impulsada por los abogados”.

Antes de que se retirara la demanda, el equipo jurídico de Bob Dylan acusó a la mujer de destruir evidencia después de que esta no presentara correos electrónicos y mensajes de texto en el plazo establecido por el tribunal. También pareció que la mujer había despedido a su equipo jurídico, una afirmación que Snyder refutó en su carta, oponiéndose a la afirmación de que “la demandante había ‘despedido’ voluntariamente a su abogado”.

Snyder le escribió al juez: “El Sr. Isaacs y el Sr. Gleason no presentaron documentos que debían haber tenido y revisado antes de presentar esta demanda en primer lugar”.

“Tal como dijimos en el tribunal abierto la semana pasada, muchos de los documentos que hemos visto, entre ellos decenas de correos electrónicos entre la demandante y terceras partes clave a las que el abogado aparentemente nunca llegó siquiera a entrevistar, socavan y contradicen las alegaciones de la demandante”.

Snyder lo calificó como un “caso ejemplar para imponer sanciones por la descarada mala praxis de los abogados en el descubrimiento de pruebas”, añadiendo que “los abogados desdeñaron sus obligaciones de descubrimiento de pruebas durante meses e ignoraron las advertencias del Tribunal sobre su falta de presentación de documentos”.

Isaacs respondió en una carta indicando que la demanda fue “presentada de buena fe y con la intención de litigar responsablemente el asunto”. Atribuyó los problemas a la “obstinación” de su clienta, de la que dijo que se negaba a entregar materiales clave a pesar de las reiteradas solicitudes.

“En ningún momento ni el Sr. Gleason ni yo retuvimos deliberadamente el descubrimiento de pruebas ni participamos en una mala praxis de descubrimiento de pruebas”, escribió. “Intentamos cumplir lo mejor que pudimos en función de las circunstancias, entre ellas que la demandante sufriera un trastorno de estrés postraumático, que se agravó cuando su identidad se hizo pública de forma ilegal tras el inicio de esta demanda”.

Se desconoce la cuantía de la indemnización que solicitan los abogados de Dylan; por ejemplo, una de las sanciones podría consistir en que Isaacs y Gleason reembolsaran los honorarios de los abogados de Dylan, según informó Billboard.