El CEO de la empresa israelí del software espía Pegasus renuncia a su cargo
Shalev Hulio renuncia a su cargo como CEO de NSO Group, fabricante del controvertido software espía Pegasus. Foto: Ammar Awad/Reuters

La empresa israelí NSO Group, que fabrica el mundialmente controvertido software espía Pegasus, anunció el domingo que su CEO, Shalev Hulio, renunciará a su puesto en el marco de una reestructuración.

La empresa, endeudada y de propiedad privada, también indicó que enfocaría sus ventas hacia los países pertenecientes a la alianza de la OTAN.

“NSO Group anunció hoy que la empresa se reestructurará y que su CEO, Shalev Hulio, dejará su puesto“, indicó un vocero de la empresa en un comunicado.

El director de operaciones de la empresa, Yaron Shohat, ahora “tomará el mando” y gestionará el proceso de reestructuración, añadió el vocero.

La reestructuración “examinará todos los aspectos de su negocio, incluida la optimización de sus operaciones para garantizar que NSO siga siendo una de las empresas de ciberinteligencia de alta tecnología más importantes del mundo, enfocada a los países miembros de la OTAN”, haciendo referencia a la alianza política y militar integrada por 30 miembros.

El software espía Pegasus es utilizado para infiltrarse en los celulares y extraer datos o activar cámaras o micrófonos.

NSO Group indica que solo se vende el software a agencias gubernamentales con el objetivo de combatir a criminales y terroristas, y que las ventas requieren la aprobación del gobierno israelí.

No obstante, supuestamente los gobiernos extranjeros han utilizado el software espía contra disidentes, periodistas, diplomáticos y miembros del clero. Entre sus clientes se encuentran Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Hungría y la India.

En noviembre de 2021, el gobierno de Biden incluyó a la empresa en la lista negra de Estados Unidos después de determinar que esta había actuado “en contra de la política exterior y los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.

Pegasus: la tecnología de software espía que amenaza la democracia, video

El nuevo nombramiento –que sitúa a NSO a la altura de los hackers de China y Rusia– se produce tres meses después de que un consorcio de periodistas que colaboró con el grupo francés sin fines de lucro Forbidden Stories, revelara múltiples casos de periodistas y activistas que fueron hackeados por gobiernos extranjeros mediante el software espía, incluidos ciudadanos estadounidenses.

The Guardian y otros miembros del consorcio también revelaron que los números celulares de Emmanuel Macron, el presidente francés, y de casi todo su gabinete estaban incluidos en una lista filtrada de personas que fueron seleccionadas como posibles objetivos de vigilancia.
Con Agence France-Presse.