Liz Truss se convierte en primera ministra de Reino Unido tras reunirse con la reina Isabel II
La reina Isabel recibió a Liz Truss durante una audiencia en Balmoral, Escocia, el martes. Foto: Jane Barlow/PA

Liz Truss se convirtió en la nueva primera ministra de Reino Unido después de reunirse con la reina Isabel II en Balmoral, donde se le pidió que formara un gobierno tras la renuncia de Boris Johnson.

Truss, de 47 años, es la 56ª primera ministra de Reino Unido y la tercera mujer al frente del país. Se espera que uno de sus primeros actos importantes como primera ministra sea el anuncio de planes para hacer frente a la crisis de los precios energéticos, y se tiene entendido que sus aliados están debatiendo un paquete de 100 mil millones de libras para congelar los recibos energéticos.

El paquete podría aprobarse tan pronto como el jueves y se espera que el financiamiento para el paquete se realice a través de préstamos adicionales, en lugar de aplicar un impuesto inesperado sobre los proveedores, como propuso el Partido Laborista.

El equipo de Truss rápidamente actualizó su perfil de Twitter para indicar su nueva función. “Primera ministra de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Líder del Partido Conservador. Diputada por el suroeste de Norfolk”, señala la descripción.

Se prevé que a lo largo del martes se anuncien los principales nombramientos en el gabinete y que en los próximos días se nombren otros cargos menores. Se espera que Truss forme un gabinete de miembros conservadores, como Kwasi Kwarteng como canciller, James Cleverly como secretario de Relaciones Exteriores y Suella Braverman como ministra del Interior.

Se espera que entre los nombramientos clave se incluya a Thérèse Coffey como secretaria de Salud, aunque no habrá ningún papel para su rival por el liderazgo derrotado, Rishi Sunak.

Varios cargos siguen en juego tras el enfrentamiento por los puestos de otros rivales clave en el liderazgo, como Penny Mordaunt, Kemi Badenoch y Sajid Javid. Fuentes de alto nivel indicaron que entre los cargos que aún no han sido asignados se encuentran los de transporte, cultura, educación e Irlanda del Norte.

Johnson y su esposa, Carrie, se reunieron durante casi 40 minutos con la reina antes de abandonar Balmoral unos minutos antes del mediodía. Anteriormente, Johnson había insinuado su esperanza de regresar al frente de la política al compararse con un estadista romano que fue convocado para una última batalla.

El primer ministro saliente dijo en sus comentarios en el exterior de Downing Street que seguiría siendo leal y solidario con Truss tras su salida. “Permítanme decir que ahora soy como uno de esos cohetes aceleradores que han cumplido su función y que ahora regresaré gradualmente a la atmósfera para caer de forma imperceptible en algún remoto y oscuro rincón del Pacífico”.

Johnson comentó que no le ofrecería al nuevo gobierno nada más que “el más ferviente apoyo”.

Sin embargo, en una referencia al estadista romano Cincinato, comentó que “volvía a mi arado”, aunque probablemente Johnson sabía que el comentario llamaría la atención. Cincinato regresó a Roma cuando fue llamado para ser nombrado dictador temporal, y Johnson utilizó anteriormente esta referencia como alcalde de Londres.