París se une a las ciudades francesas en el boicot televisivo del Mundial
Kylian Mbappé y la selección francesa en su reciente partido contra Austria en París. Foto: Urman Lionel/Abaca/Shutterstock

París se ha sumado a varias ciudades francesas que anunciaron que no proyectarán los partidos del Mundial en lugares públicos ni establecerán “zonas para aficionados” en protesta por los abusos contra los derechos humanos y el medio ambiente cometidos en el país anfitrión, Qatar.

Las medidas para boicotear la competencia el próximo mes se producen después de lo que ha sido descrito como una “crisis de conciencia de última hora” por parte de las autoridades públicas.

Las autoridades locales de Marsella, Lille, Burdeos, Reims, Nancy, Rodez y la capital han anunciado que no instalarán pantallas gigantes de televisión como en el pasado para transmitir los partidos.

Esta competencia se ha convertido gradualmente en un desastre humano y medioambiental, incompatible con los valores que queremos que se transmitan a través del deporte y especialmente del futbol“, señaló Benoît Payan, alcalde de Marsella y jefe de una coalición de izquierda y ecologista, en un comunicado.

En Lille, el ayuntamiento votó por unanimidad no transmitir los partidos del Mundial. La alcaldesa socialista de la ciudad, Martine Aubry, indicó que el hecho de llevar a cabo la competencia en Qatar era “un disparate en términos de derechos humanos, medio ambiente y deporte”.

En París, Pierre Rabadan, exinternacional francés de rugby y diputado encargado del deporte en el ayuntamiento, comentó que no había “ninguna posibilidad” de instalar zonas para aficionados. Esto a pesar de que el equipo de futbol de la ciudad, el Paris Saint-Germain, es propiedad de Tamim bin Hamad al-Thani, el Emir de Qatar desde 2011.

Estrasburgo también ha decidido no transmitir el Mundial. “Nos resulta imposible no escuchar las numerosas alertas de las ONG que denuncian los abusos y la explotación de los trabajadores inmigrantes. Miles de trabajadores extranjeros han muerto en las obras, es insoportable”, explicó la alcaldesa ecologista de la ciudad, Jeanne Barseghian, al medio 20 Minutes.

“Estrasburgo, que es la capital europea y la sede del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, no puede consentir de manera razonable estos abusos, no puede hacer la vista gorda cuando se vulneran los derechos humanos de esta manera”, añadió.

Pierre Hurmic, alcalde ecologista de Burdeos, señaló que el hecho de proyectar el Mundial y crear zonas para aficionados convertiría a la ciudad en “cómplice de este evento deportivo que representa todas las aberraciones humanitarias, ecológicas y deportivas”.

Eric Cantona, exinternacional francés y futbolista del Manchester United, también boicoteará el Mundial.

“No veré ni un solo partido de este Mundial. Me costará porque desde que era niño ha sido un evento que me encanta, que espero con ilusión y que veo con pasión. Pero seamos sinceros con nosotros mismos. Este Mundial no tiene ningún sentido. Lo único que tiene sentido en este evento, como todos sabemos, es el dinero”, escribió.

En un comunicado publicado a finales del mes pasado, la Federación Francesa de Futbol (FFF) respondió a las críticas por su “silencio ensordecedor” respecto a los trabajos forzados y las muertes de trabajadores inmigrantes que se producían en las sedes del Mundial. Indicó que la “campaña de estigmatización” de Qatar era “deplorable” y que había defendido “los derechos humanos y otras causas esenciales de forma cotidiana”.

“Participar en el Mundial no significa pasar por alto y apoyar (los abusos)”, escribió. La FFF afirmó haber “puesto en marcha varias medidas de verificación relativas al cumplimiento de los derechos sociales y a la aplicación de condiciones de trabajo respetuosas en el campamento base del equipo francés” en Qatar.

La FFF considera que el Mundial ha aportado progresos a Qatar. “Aunque la realidad en el lugar no sea perfecta, este progreso es innegable y positivo”, señaló.

Laurent Bodin, escritor de opinión del periódico L’Alsace, escribió: “El llamado al boicot es legítimo… pero es un poco tardío”.

Y añadió: “Este comportamiento no puede ser selectivo. Quienes piden que se apaguen las pantallas durante el Mundial deberían dejar de seguir las noticias del París Saint-Germain, que está financiado por Qatar, y de muchos otros clubes en los que la aerolínea estatal Qatar Airways es uno de los principales patrocinadores”.

“El daño está hecho porque la competencia se llevará a cabo”.

París se une a las ciudades francesas en el boicot televisivo del Mundial - qatar-2022