Visitantes atrapados en el complejo Disney de Shanghái tras el anuncio de confinamiento
Las imágenes que circulan por Weibo parecen mostrar escenas caóticas en Disneyland de Shanghái. Foto: Weibo

Los visitantes del centro turístico Disney de Shanghái quedaron atrapados en su interior por segunda vez en 12 meses, después de que las autoridades y los operadores anunciaran un confinamiento repentino como parte de la estricta respuesta de China a la pandemia.

En una repetición de las escenas vividas en toda la China de cero Covid, el lunes aparecieron videos virales que mostraban a los visitantes corriendo hacia las puertas cerradas del parque temático en un intento de escapar del confinamiento. Esta situación se produjo después de las extraordinarias escenas registradas el fin de semana, con la huida masiva de empleados de una fábrica confinada de Foxconn en Zhengzhou, que tuvieron que caminar hasta cientos de kilómetros para llegar a sus ciudades de origen.

El complejo de Disney, que incluye Disneyland y distritos comerciales, anunció poco después de las 11:30 de la mañana que cerraría de forma inmediata el parque temático y las zonas circundantes en cumplimiento de las normas relativas al Covid-19. En WeChat, el gobierno de Shanghái indicó que se prohibía a todas las personas entrar o salir del parque, y que aquellos que aún estuvieran dentro debían realizarse una prueba y mostrar un resultado negativo antes de que se les permitiera salir.

Las personas que hayan visitado el parque desde el 27 de octubre tendrán que realizarse la prueba del virus tres veces en tres días, indicó.

Los videos compartidos en las redes sociales mostraban a las personas que no tardaron en aglomerarse alrededor de las puertas del parque. En uno de los videos se veía a un empleado diciendo a los visitantes atrapados que las tiendas y las atracciones seguían funcionando dentro del parque, y que les informaría en caso de que hubiera novedades, mientras un colega cerraba la puerta detrás de él.

El parque también estuvo cerrado durante dos días el pasado mes de noviembre, con más de 30 mil visitantes atrapados en su interior, después de que las autoridades ordenaran que se les realizaran pruebas a todos ellos.

El compromiso de China de contener y controlar todos los brotes ha provocado confinamientos sumamente disruptivos en lugares que varían desde edificios individuales hasta condados enteros. En todas las ciudades y provincias se ha restringido la circulación, con cientos de millones de personas bajo confinamiento y cálculos de cientos de miles de personas enviadas a centros regionales de cuarentena por ser contagiosas, por ser un contacto cercano o por ser un vecino relativamente lejano.

Shanghái reportó solo 10 casos locales el sábado. China registró el lunes 479 casos confirmados y más de 2 mil 200 casos asintomáticos a nivel nacional.

Los dos confinamientos de alto perfil fueron los últimos indicios del creciente descontento entre algunos ciudadanos chinos con las restricciones cada vez más disruptivas que son impuestas de forma repentina en lugares de todo el país, en ocasiones debido a tan solo unos pocos casos. Las publicaciones en las redes sociales de los últimos meses han mostrado a decenas de compradores y oficinistas huyendo de los edificios, a veces sobrepasando la seguridad para poder escapar antes de ser encerrados.

El proveedor de Apple, Foxconn, no ha revelado el número de trabajadores contagiados, ni el número de personas que se fueron, pero indicó el domingo que no impediría su salida después de que el sábado cientos de empleados parecieran empezar a huir de la mayor fábrica de iPhone del mundo, algunos escalando las vallas para escapar. El fabricante con sede en Taiwán tiene alrededor de 200 mil personas en su complejo de Zhengzhou, el cual incluye dormitorios para los trabajadores.

Las salidas masivas ocurrieron en medio de informes sobre el temor por el brote y las quejas por las malas condiciones de vida y las respuestas inadecuadas al Covid-19, dos semanas después de que se iniciara un sistema de “circuito cerrado” de funcionamiento. Los funcionarios locales rechazaron el lunes las afirmaciones de que las condiciones se habían vuelto inhabitables, y que la empresa había organizado un servicio de transporte para aquellos que deseaban volver a casa.

El funcionario también señaló que la situación ya estaba controlada y que continuaba la producción, sin embargo, una persona con información privilegiada comentó a la agencia de noticias Reuters que se temía que la producción de iPhones de la fábrica pudiera caer un 30% el próximo mes.

El éxodo ha provocado que las ciudades cercanas elaboren planes para aislar a los trabajadores inmigrantes que regresan a sus ciudades de origen. En una muestra de apoyo, los residentes de las rutas cercanas dejaron agua embotellada y víveres junto a las carreteras con carteles que decían “para los trabajadores de Foxconn que regresan a casa”, según indican las publicaciones en las redes sociales.

“Algunas personas caminaban entre campos de trigo con su equipaje, cobijas y edredones”, escribió un usuario de WeChat en una publicación sobre las imágenes difundidas en las redes sociales. “No pude evitar sentirme triste”.

Muchos residentes esperaban que la política de cero Covid se relajara tras el congreso del Partido Comunista celebrado la semana pasada, la reunión más importante del ciclo político de cinco años de China. Sin embargo, el líder del país, Xi Jinping, reiteró su compromiso con la respuesta a la pandemia por tiempo indefinido.

La política ha perjudicado a la economía y al tejido social de China, no obstante, los expertos en salud y los funcionarios chinos han indicado que el hecho de permitir que el virus se extienda entre los mil 400 millones de habitantes sería desastroso, con la posibilidad de que se produzcan cientos de millones de muertes.

En China hay pocas infecciones previas, un gran número de personas mayores aún no están vacunadas y el sistema de salud es geográficamente desigual y no podría hacer frente a la situación, señalaron.

Investigación adicional de Xiaoqian Zhu.

Visitantes atrapados en el complejo Disney de Shanghái tras el anuncio de confinamiento - qatar-2022