EU dice que Zelenski se arriesga al ‘cansancio de Ucrania’ de los aliados
Un soldado ucraniano cava una trinchera en la zona norte de Kherson el domingo. Foto: Hannibal Hanschke/EPA

Funcionarios estadounidenses supuestamente advirtieron en privado al gobierno ucraniano que debe dar una señal de disposición a negociar con Rusia.

Funcionarios de Washington advirtieron que el “cansancio de Ucrania” entre los aliados podría empeorar en caso de que Kiev continúe negándose a participar en las negociaciones, informó el periódico Washington Post. Funcionarios estadounidenses dijeron al periódico que la postura de Ucrania respecto a las negociaciones con Rusia está desgastando a los aliados que están preocupados por los efectos económicos de una guerra prolongada.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, señaló que Ucrania solo está dispuesta a entablar negociaciones con Rusia con la condición de que sus tropas abandonen todas las regiones de Ucrania, incluidas Crimea y las zonas orientales del Donbás, controladas de facto por Rusia desde 2014, y de que se juzgue a los rusos que hayan cometido crímenes en Ucrania.

Zelenski también dejó claro que no mantendría negociaciones con los actuales dirigentes rusos. El mes pasado, el presidente ucraniano firmó un decreto en el que se especificaba que Ucrania solo negociaría con un presidente ruso que hubiera sucedido a Vladimir Putin.

EU dice que Zelenski se arriesga al 'cansancio de Ucrania' de los aliados - volodimir-zelenski-ucrania
Volodímir Zelenski visita la ciudad de Izium, que fue recientemente liberada durante una operación de contraofensiva. Foto: Servicio de Prensa de la Presidencia de Ucrania/Reuters

Hasta el momento, Estados Unidos ha concedido a Ucrania ayudas valoradas en 18 mil 900 millones de dólares y está dispuesto a proporcionar más, alegando que apoyará a Ucrania durante todo el tiempo que sea necesario. No obstante, los aliados en algunas partes de Europa, África y Latinoamérica, según indicaron funcionarios estadounidenses al Washington Post, se muestran preocupados por la presión que la guerra está ejerciendo sobre los precios de la energía y los alimentos, así como sobre las cadenas de suministro.

“El cansancio respecto a Ucrania es algo real para algunos de nuestros socios”, dijo un funcionario estadounidense.

Los funcionarios estadounidenses solicitaron a Kiev que diera muestras de su disposición a negociar, no para llevar a Ucrania a la mesa de negociaciones de forma inmediata, sino para mantener el apoyo de los aliados preocupados, según informó el Washington Post.

Para los funcionarios ucranianos, la petición de Estados Unidos significaría renunciar a varios meses de retórica sobre la necesidad de lograr una derrota militar decisiva contra Rusia a fin de garantizar la seguridad de Ucrania a largo plazo, un mensaje que tiene gran resonancia entre la población ucraniana, que teme que Rusia simplemente volverá a intentar tomar el país en el futuro.

Las atrocidades, las muertes y la destrucción provocadas por la invasión de Rusia han hecho que las negociaciones sean inaceptables para muchos ucranianos, sobre todo cuando el estado de ánimo en Ucrania es optimista tras la serie de éxitos en el campo de batalla en las regiones del noreste de Kharkiv y el sur de Kherson.

A pesar de la fuerte retórica, la pérdida del apoyo de los aliados podría tener consecuencias para Ucrania, particularmente en términos de sanciones. El veterano diplomático Alexander Vershbow comentó al Washington Post que “si las condiciones se vuelven más propicias para las negociaciones, no creo que la administración (estadounidense) vaya a mostrarse pasiva”.

Funcionarios rusos indicaron que Kiev se está preparando para intentar llevar a cabo una segunda ofensiva con el fin de recuperar una mayor parte de la región ocupada de Kherson. La recuperación de la región tendría un inmenso valor simbólico y logístico para Ucrania, ya que Rusia quiere la zona para asegurar el suministro de agua a Crimea, así como un puente terrestre hacia Rusia. En un comunicado publicado en Telegram, la administración de Kherson, controlada por Rusia, informó que el suministro de electricidad y agua quedó interrumpido después de que un “ataque terrorista” dañara tres líneas eléctricas en la parte ocupada de la región.

EU dice que Zelenski se arriesga al 'cansancio de Ucrania' de los aliados - image-18-4
Un guardia fronterizo ucraniano con un lanzamisiles antitanque anglo-sueco en una posición fortificada cerca de la frontera ucraniana con Rusia. Foto: Sergei Supinsky/AFP/Getty Images

El funcionario de Kherson designado por Rusia, Kirill Stemousov, señaló el jueves que las fuerzas rusas probablemente se retirarían a la orilla oriental de la ciudad, después de que las autoridades de ocupación retiraran la bandera rusa del edificio del gobierno regional y, al parecer, se trasladaran a una oficina ubicada en la orilla oriental.

Los acontecimientos, que ocurrieron después de una evacuación masiva de la zona ocupada de Kherson, suscitaron rumores de que los rusos podrían retirarse.

No obstante, las fuerzas rusas han estado reforzando sus posiciones y la vocera del comando sur de Ucrania, Natalia Humeniuk, lo describió como una trampa para atraer a Ucrania a la batalla. Recientes informes de la BBC sobre el campo de batalla en el lado ucraniano del frente de Kherson, indican que es posible que a las fuerzas de Kiev les siga faltando el equipo necesario.

En el primer mes de la guerra, Ucrania y Rusia mantuvieron conversaciones en las que Ucrania prometió que se mantendría neutral a cambio de la devolución de sus territorios. Sin embargo, Rusia pidió a Ucrania que reconociera sus territorios anexionados y la “desmilitarización” y “desnazificación” de Ucrania, términos que Ucrania y sus aliados occidentales no tomaron con seriedad.

Al reiterar su postura el viernes, Zelenski describió la disposición de Rusia a dejar morir a tantos hombres rusos en la guerra como una “terquedad insensata”, lo cual, según dijo él, indicaba que su supuesta disposición a negociar era “falsa”.

“Cuando alguien piensa en negociaciones, no busca la forma de engañar a todos los que lo rodean con el fin de enviar a decenas o cientos de miles de personas más a la carnicería, movilizadas o en forma de mercenarios”, dijo Zelenski.

Estados Unidos señaló que, por el momento, está de acuerdo con la postura de Ucrania. Un funcionario estadounidense que habló con la agencia de noticias Reuters sobre el informe comentó: “El Kremlin sigue intensificando esta guerra. El Kremlin ha demostrado su falta de voluntad para entablar negociaciones de forma seria desde incluso antes de emprender su invasión a gran escala de Ucrania”.

Putin ha tomado medidas para redirigir la economía rusa hacia el esfuerzo bélico contra Ucrania, en otro indicio, aparte de la movilización, de que Rusia se está preparando para el combate a largo plazo.

En octubre, Putin creó un influyente organismo gubernamental, el Consejo de Coordinación, para coordinar los suministros al ejército. El consejo recibió el encargo de transformar las economías regionales de Rusia de modo que puedan hacer frente a las necesidades del ejército ruso en Ucrania.

El nuevo impulso de Rusia para armar y reponer su ejército constituye una parte de una estrategia doble diseñada para recuperar la ventaja en el campo de batalla y declarar su tan deseada victoria sobre Kiev.
La segunda parte de la estrategia consiste en inutilizar a Ucrania en la retaguardia. Durante el último mes, Rusia ha atacado de forma sistemática las infraestructuras energéticas críticas de Ucrania. Decenas de plantas eléctricas, subestaciones y otras partes del sistema energético de Ucrania han resultado gravemente dañadas debido a los repetidos ataques rusos.

Las autoridades de Ucrania anunciaron una serie de apagones programados en todo el país para estabilizar la red.

Volodymyr Kudrytskyi, director de la empresa estatal de energía de Ucrania, Ukrenergo, comentó a The Guardian que Rusia estaba intentando destruir el sector energético de Ucrania. Indicó que la situación era crítica debido a que no era posible reparar la red con la misma rapidez con la que estaba siendo destruida. Si los ataques rusos continuaban, los apagones serían “cada vez más largos”, señaló.

El jefe de la región de Kiev, Oleksiy Kuleba, indicó el martes que, una vez más, era una avanzada en el intento de Rusia de atacar la capital. Kuleba explicó que las estaciones eléctricas situadas en la periferia de la capital han sido objeto de repetidos ataques que pretenden cortar el suministro de electricidad que llega a la capital.

El alcalde de Kiev y excampeón de boxeo Vitali Klitschko comentó que no descarta un escenario en el que la capital se enfrente a un apagón completo. Hablando con United News de Ucrania, un programa de noticias centralizado que se transmite en todos los canales, Klitschko dijo a los ciudadanos que se prepararan comprando bancos de energía y ropa abrigadora. En caso de que se produzca un apagón total, indicó que los habitantes de Kiev deberían intentar quedarse con sus familiares fuera de la capital.

Sin embargo, Klitschko instó a los habitantes de Kiev a no ser “pesimistas”, diciendo que solo estaba aconsejando a las personas que se prepararan para diferentes escenarios. “Haremos todo lo que dependa de nosotros para que no ocurra un escenario así”.

Un apagón total significaría que no habría eliminación de aguas negras, por lo que las autoridades se verían obligadas a pedir a los 3 millones de habitantes de la ciudad que se marcharan, explicó Roman Tkachuk, director de seguridad del gobierno municipal de Kiev, al periódico New York Times. El periódico informó que a los funcionarios de la capital se les había comunicado que probablemente dispondrían de al menos 12 horas de aviso en caso de que la red estuviera a punto de fallar. Si eso ocurriera, dijo Tkachuk, “empezarían a informar a los ciudadanos y a pedirles que se fueran”, y añadió que la situación estaba bajo control por el momento.

En consonancia con una serie de ceses de comandantes militares rusos desde el inicio de la guerra, el general mayor Alexander Linkov supuestamente sustituyó al coronel general Alexander Lapin el jueves, según el Ministerio de Defensa británico. Lapin fue criticado por su mal desempeño en el campo de batalla en Ucrania tanto por el líder checheno, Ramzan Kadyrov, como por el jefe del grupo mercenario Wagner, Yevgeny Prigozhin, indicó el ministerio. Gran Bretaña señaló que los despidos de los altos mandos rusos constituían una forma de proteger a los dirigentes rusos de cualquier culpa por los fallos de la guerra.