Abren una tumba del siglo XV en Galicia para comprobar la teoría del vínculo con Colón
Un retrato de Cristóbal Colón, atribuido a Rodolfo Ghirlandaio. Foto: AP

Los investigadores de España abrieron la tumba de un clérigo del siglo XV y exhumaron sus huesos en un intento de comprobar la teoría de que Cristóbal Colón procedía de la región noroccidental española de Galicia y no de la República de Génova.

Aunque generalmente se cree que el explorador nació en Italia en 1451, algunos argumentan que en realidad nació en España –ya sea en Galicia, Cataluña, Valencia, Mallorca o Guadalajara– mientras que otros han propuesto que en realidad era portugués.

El lunes, un equipo de restauradores, arqueólogos y antropólogos forenses que trabajan en la iglesia de San Martín de Sobrán, en la localidad gallega de Vilagarcía de Arousa, abrió la tumba de Johan Marinho de Soutomaior, un noble y archidiácono que, según el bando colombino gallego, pudo ser primo del navegante.

El ADN será extraído de los siete fragmentos óseos exhumados de la tumba y posteriormente será comparado con las muestras tomadas de los restos de Colón y de los de su hermano y su hijo. Los investigadores también recolectaron muestras óseas de otra iglesia de la zona donde se cree que fueron enterrados otros posibles parientes del explorador.

La Asociación Cristóbal Colón Galego, partidaria de la teoría de que Colón procedía de la región circundante a la desembocadura de Pontevedra, señala que el apellido Colón está bien documentado en la zona. También se ha propuesto que Colón pudo ser el caballero gallego Pedro Álvarez de Sotomayor, también conocido por el sobrenombre de Pedro Madruga.

“Parece que estamos más cerca de conseguir el ADN de un Sotomayor “, dijo el presidente de la asociación, Eduardo Esteban Meruéndano, al periódico La Voz de Galicia.

Colón murió en la ciudad española de Valladolid en 1506, pero quiso ser enterrado en la isla de La Española, que hoy comparten Haití y la República Dominicana. Sus restos fueron llevados a la isla en 1542, trasladados a Cuba en 1795 y llevados a Sevilla en 1898, cuando España perdió Cuba tras la guerra hispanoamericana.

Aunque se tomaron muestras de los restos de Colón entre 2004 y 2005, los investigadores tuvieron que esperar 16 años para el desarrollo de la tecnología necesaria para realizar un análisis adecuado que determinara el verdadero origen del explorador.

“No hay ninguna duda por nuestra parte (sobre su origen italiano), pero podemos aportar datos objetivos que pueden… poner fin a una serie de teorías existentes”, dijo José Antonio Lorente, el científico principal del estudio de ADN de la Universidad de Granada, el año pasado.