Irán planea una expansión masiva de su capacidad de producción de uranio
Rafael Grossi, director general del OIEA, señaló que Irán está planeando una expansión masiva de su capacidad de enriquecimiento. Foto: Joe Klamar/AFP/Getty Images

El organismo de control nuclear de la ONU confirmó que Irán está enriqueciendo uranio al 60% en una segunda planta, en medio del fracaso del acuerdo nuclear con las grandes potencias.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) señaló el martes que Irán también estaba planeando la ampliación masiva de su capacidad de enriquecimiento.

Irán indicó anteriormente el martes que había comenzado a enriquecer uranio al 60% en la planta situada en Fordo, tras haberlo hecho ya en su planta piloto en superficie de Natanz durante más de un año.

El aumento del enriquecimiento fue considerado como un complemento importante de su programa nuclear. El enriquecimiento al 60% de pureza está a un corto paso técnico de alcanzar el grado de armamento, el 90%. Los expertos en no proliferación advirtieron en los últimos meses que Irán dispone de suficiente uranio enriquecido al 60% para reprocesarlo y convertirlo en combustible para al menos una bomba nuclear.

Irán siempre ha negado tener la ambición de desarrollar una bomba nuclear, insistiendo en que sus actividades nucleares tienen fines civiles.

La medida formó parte de la respuesta de Irán a la aprobación, la semana pasada, del organismo de control nuclear de la ONU de una moción de censura redactada por los gobiernos occidentales que lo acusan de no cooperar.

También se produce en un momento en el que se han estancado las conversaciones para reactivar un acuerdo histórico de 2015 que frenaba el programa nuclear de Irán a cambio de una reducción de las sanciones.

El acuerdo comenzó a deshacerse en 2018 cuando Estados Unidos se retiró y volvió a imponer sanciones. Como respuesta, Irán comenzó a intensificar su programa nuclear.

Una declaración conjunta por parte de Alemania, Francia y Gran Bretaña –los tres países de Europa occidental que permanecen en el acuerdo nuclear con Irán– condenó la más reciente acción de Irán destinada a ampliar su programa nuclear.

“La acción de Irán es un desafío para el sistema mundial de no proliferación”, indicó la declaración del martes. “Esta acción, que conlleva importantes riesgos relacionados con la proliferación, no tiene ninguna justificación civil creíble”.

Este mes, el OIEA señaló que cree que Irán sigue aumentando sus reservas de uranio altamente enriquecido. La semana pasada, el organismo criticó a Teherán por seguir impidiendo que sus funcionarios accedan a las instalaciones nucleares iraníes o las supervisen.

Un informe independiente indicaba que el director general del OIEA, Rafael Grossi, estaba “seriamente preocupado” por el hecho de que Irán aún no había colaborado con la investigación del organismo relativa a las partículas de uranio artificiales encontradas en tres instalaciones no declaradas. Esta cuestión se ha convertido en un punto de fricción clave en las conversaciones para renovar el acuerdo nuclear.

Han pasado casi dos años desde que los funcionarios del OIEA han tenido pleno acceso para supervisar las instalaciones nucleares de Irán, y cinco meses desde que se retiró el equipo de vigilancia del OIEA.
Reuters y Associated Press contribuyeron a este artículo.