Dr. Martens dice que los precios de las botas subirán
Zapatos Dr. Martens en la fábrica de Wellingborough, Northamptonshire, Inglaterra. Foto: Fabio De Paola/The Guardian

Dr. Martens aumentará el precio de sus botas en un 6%, ya que indica que el costo de la mano de obra, la energía y los suministros, incluyendo las suelas flexibles y la piel, ha aumentado.

El grupo de calzado con sede en Northamptonshire aumentará los precios por segundo año consecutivo de la bota clásica, que actualmente cuesta alrededor de 159 libras (3 mil 700 pesos) , añadiendo 10 libras (230 pesos) al precio. El aumento se producirá el próximo otoño para reflejar los mayores costos de producción que la empresa ya tiene fijados para el transcurso del próximo año.

Al anunciar sus resultados semestrales, Dr. Martens reveló una decepcionante caída del 5% en sus ganancias antes de impuestos en los seis meses transcurridos hasta el 30 de septiembre, a pesar de registrar un aumento del 13% en las ventas, al tiempo que la empresa dijo haber invertido más en mercadotecnia, personal y nuevas tiendas.

La empresa señaló que alrededor de 10 millones de libras de ventas previstas durante el periodo se retrasaron debido a las huelgas en el puerto de Felixstowe y a la escasez de personal en su centro de distribución ubicado en los Países Bajos.

Kenny Wilson, director ejecutivo de Dr. Martens, comentó que tenía “mucha confianza en nuestras perspectivas para Navidad”.

Indicó que el grupo sigue notando la inflación en el costo de los suministros “en todos los ámbitos”, desde el producto a base de petróleo utilizado para fabricar sus suelas, hasta la piel y la energía.

“Solo subimos los precios para cubrir la inflación. Este año aumentamos los precios por primera vez en dos años y cubriremos la inflación el próximo año”, añadió Wilson.

Los costos de personal están aumentando y Dr. Martens ofrece un bono por el coste de la vida de 500 libras –que será pagado en octubre y noviembre– a aproximadamente 2 mil de sus 3 mil 500 trabajadores en todo el mundo. El pago se destinará al personal que trabaja al menos 20 horas a la semana y gana menos del equivalente a 45 mil libras al año, tanto en las fábricas del Reino Unido como en las oficinas centrales y en los equipos de compras en Estados Unidos, Europa, Corea del Sur y Bangladesh.

Wilson explicó que la empresa iba a realizar el pago debido a que sus trabajadores se enfrentaban a “niveles de inflación muy duros” en todo el mundo: “Al fin y al cabo, las personas son el elemento diferenciador. Tenemos un personal muy comprometido y queríamos demostrar que nos preocupamos por las personas que trabajan para Dr. Martens, y las acciones hablan más que las palabras”.

Las acciones cayeron casi un 24%, ya que la empresa advirtió sobre el “comercio variable” registrado en las últimas semanas, en parte debido al buen clima otoñal en el Reino Unido y Europa, e indicó que los márgenes de beneficio se verían afectados.

John Stevenson, analista de comercio minorista del corredor de bolsa Peel Hunt, dijo que las cifras indicaban “cierta preocupación por las existencias de ropa en el momento de mayor actividad comercial, lo que refleja esos niveles de existencias más altos y los patrones climáticos adversos”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales