Los jugadores de Irán ponen fin a su protesta silenciosa en Qatar entre amenazas
Los jugadores de Irán durante su himno nacional antes del partido del viernes contra Gales en Qatar. Foto: Richard Heathcote/Getty Images

La selección de futbol de Irán cantó sin entusiasmo su himno nacional al comienzo de su partido contra Gales en Qatar, después de haberse enfrentado a fuertes críticas por parte de los funcionarios del gobierno por no haberlo cantado al comienzo del partido contra Inglaterra.

Con sus labios apenas moviéndose, los jugadores evidentemente habían decidido colectivamente cantar el himno, sin embargo, la incómoda actuación contrastó con el vigor con el que los jugadores galeses cantaron su himno.

Las cámaras de televisión mostraron a los iraníes que se encontraban entre el público llorando e incluso sollozando durante el himno. Muchos aficionados iraníes vestidos con los colores de Irán, pero sin ondear la bandera de la República Islámica abuchearon el himno, al igual que algunos aficionados galeses. Algunos iraníes que portaban una bandera con las palabras “Mujeres, vida, libertad” –un slogan de las protestas que comenzaron tras la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, bajo custodia policial en septiembre– se enfrentaron en el estadio a los agentes de seguridad.

Algunos aficionados vistieron playeras con el nombre de Amini en la espalda.

Un vocero del comité supremo organizador indicó que las reglas de la FIFA prohíben los artículos que contengan “mensajes políticos, ofensivos o discriminatorios”.

El equipo iraní ha estado sometido a una fuerte presión, con advertencias en su país por parte de políticos conservadores de que los jugadores podrían sufrir consecuencias cuando regresaran a Irán si no cantaban el himno en Qatar. No obstante, los partidarios de las protestas han pedido un apoyo más inequívoco a las mismas por parte de los jugadores.

Carlos Queiroz, el entrenador portugués del equipo, pidió a los aficionados iraníes que se mantuvieran alejados si no estaban dispuestos a apoyar al equipo dentro del estadio. En una conferencia de prensa, Queiroz comentó sobre sus jugadores: “Hacer creer que son las únicas personas que deberían ser responsables de todos los problemas humanos del mundo, creo que estarán de acuerdo en que no es justo”.

Queiroz fue objeto de abucheos por parte de los aficionados iraníes, al igual que el delantero Mehdi Taremi, que aprovechó una conferencia de prensa para decir que el equipo perdió contra Inglaterra por motivos ajenos al futbol y que ahora quería centrarse únicamente en el futbol.

En una muestra de la presión que se ejerce sobre los deportistas en Irán, las autoridades detuvieron el jueves a un excapitán de la selección iraní, Varia Ghafouri, acusado de insultar y hacer daño a la selección iraní y de hacer propaganda contra el régimen.
Ghafouri, de origen kurdo y miembro del club de futbol Khuzestan, ha sido un firme partidario de las protestas y ha defendido públicamente a la población kurda iraní, diciendo al gobierno, en redes sociales, que deje de matar al pueblo kurdo.

Dentro de Irán, las multitudes se reunieron en las oraciones del viernes para protestar contra el régimen, incluso en Zahedan, ciudad en la que las fuerzas progubernamentales mataron a decenas de manifestantes en septiembre. Más de 18 mil personas, de las cuales 555 eran estudiantes, han sido detenidas en diferentes ciudades.

El gobierno iraní ha manifestado que ignorará una votación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU promovida por Alemania e Islandia para establecer una investigación independiente sobre el estado de los derechos humanos en Irán. La ONU llevará a cabo la investigación sin la cooperación de Irán.