Francia apoya la creación de un tribunal para juzgar a funcionarios rusos por la guerra en Ucrania
Personas caminan entre los edificios dañados en Chasiv Yar, provincia de Donetsk, en Ucrania, el 28 de noviembre. Foto: Anadolu Agency/Getty Images

Francia se convirtió en el primer Estado occidental importante en respaldar públicamente la creación de un tribunal especial para juzgar a altos funcionarios rusos –que podría incluir al presidente ruso Vladimir Putin– por el delito de agresión en Ucrania.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés indicó el miércoles que estaba trabajando con sus socios europeos en la propuesta. La declaración se dio a conocer después de que la Unión Europea, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, brindaran su apoyo al tribunal en un discurso sobre los planes del bloque respecto a Ucrania.

Los acusados de dicho tribunal serían aquellos que tienen poder de toma de decisiones y están involucrados en la comisión del delito de agresión, es decir, la transgresión de las fronteras de Ucrania por parte del ejército ruso. Es muy probable que esto signifique solo unas cuantas figuras, entre ellas Putin y otras figuras como el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, y el ministro de Defensa, Sergei Shoigu.

Si fueran condenados, incluso en rebeldía, la sentencia dejaría constancia de las relaciones actuales con Rusia al etiquetar a Putin y a su equipo como delincuentes internacionales y haría prácticamente imposible que se reunieran en la mesa de negociaciones.

El anuncio de Francia es un fuerte indicador de que Occidente se está desilusionando con la perspectiva de que se entablen negociaciones con Rusia.

La Unión Europea desea la creación de un tribunal especializado debido a que Rusia no ha firmado el tratado de la Corte Penal Internacional (CPI), lo cual deja al tribunal de La Haya sin jurisdicción sobre los “crímenes de agresión” cometidos por el gobierno ruso. La CPI puede juzgar crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad específicos cometidos en Ucrania, aunque Putin y sus principales ministros gozan de inmunidad a ser acusados mientras estén en el cargo.

Ucrania comenzó su campaña para la creación de un tribunal especial en abril, sin embargo, se enfrentó a la oposición de sus aliados occidentales. Durante meses, solo consiguió el apoyo de Estados de Europa del Este, como Polonia y los países bálticos.

En una entrevista realizada en septiembre, Andrii Smyrnov, que dirige la creación del tribunal en representación de la oficina presidencial ucraniana, señaló que la renuencia de Occidente demostraba que seguía deseando dejar la puerta abierta a las negociaciones con Rusia.

Von der Leyen indicó el miércoles que cualquier tribunal necesitaría contar con el respaldo de la ONU. Propuso la creación de un tribunal internacional independiente o de un tribunal especializado dentro de un sistema de justicia nacional. En cualquier caso, Ucrania señaló que el número de Estados que apoyen este tipo de tribunal es clave para imponer cualquier sentencia.

La decisión de Francia fue tomada tras la visita de una delegación de altos funcionarios ucranianos. La administración presidencial de Ucrania informa que la delegación visitará a otros aliados clave en diciembre con la esperanza de recabar más promesas públicas de apoyo. Primero visitarán Berlín, después Washington y por último Londres.

Los funcionarios ya saben que Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, vetará cualquier medida de este tipo. No obstante, tienen la intención de presentar una resolución y, una vez que sea rechazada, buscar el apoyo de la Asamblea General de la ONU. Un funcionario de la Unión Europea señaló que esperaban “un número suficiente” de personas en la ONU para que respaldaran la idea.

Hasta el momento, la postura de Estados Unidos, otro país fuera de la jurisdicción de la CPI, sigue sin estar clara.

Según la agencia de noticias Reuters, el gobierno holandés, que alberga la CPI en La Haya, también ha manifestado su voluntad de establecer un nuevo tribunal en su territorio. “Es nuestra labor, como comunidad internacional, asegurarnos de que hacemos justicia“, dijo el ministro de Relaciones Exteriores del país, Wopke Hoekstra, a principios de esta semana. Indicó que debería hacerse “a través de la CPI, pero también a través de otras medidas”.

El hecho de que Rusia cometió el crimen de agresión –y que las fuerzas rusas entraron a Ucrania– fue reconocido por abrumadora mayoría en una votación en la Asamblea General de la ONU en marzo y lo admitió la propia Rusia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés dijo el miércoles que había comenzado a trabajar en la propuesta de creación de un tribunal especial para el delito de agresión de Rusia en Ucrania. “El objetivo es obtener un consenso lo más amplio posible sobre este proyecto entre los miembros de la comunidad internacional”, indicó el comunicado de Francia.