‘Estamos en guerra con la naturaleza’: la jefa de Medio Ambiente de la ONU advierte sobre el apocalipsis de la biodiversidad
Los delegados se reúnen en Montreal durante las prenegociaciones sobre los objetivos del borrador del marco global de biodiversidad. Foto: IISD

La jefa de Medio Ambiente de la ONU advirtió que “estamos en guerra con la naturaleza” y que debemos “hacer las paces”, mientras los países se reúnen en la COP15 celebrada en Montreal con el fin de alcanzar un acuerdo para proteger la biodiversidad del planeta.

“Acabamos de darle la bienvenida al miembro número 8 mil millones de la raza humana en este planeta. Es el nacimiento maravilloso de un bebé, por supuesto. Pero tenemos que entender que cuantas más personas hay, más sometemos a la Tierra a una fuerte presión”, señaló Inger Andersen, directora ejecutiva del programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente.
“En lo que respecta a la biodiversidad, estamos en guerra con la naturaleza. Tenemos que hacer las paces con ella. Porque la naturaleza es lo que sustenta todo en la Tierra… la ciencia es inequívoca“.

'Estamos en guerra con la naturaleza': la jefa de Medio Ambiente de la ONU advierte sobre el apocalipsis de la biodiversidad - 8406
Inger Andersen, directora ejecutiva del programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente. Foto: Peter de Jong/AP


Andersen hizo hincapié en que el texto final de cualquier acuerdo debe abordar “los cinco jinetes del apocalipsis de la biodiversidad”: el cambio en el uso del suelo, la sobreexplotación, la contaminación, la crisis climática y la propagación de especies invasoras.

Se espera la asistencia de más de 10 mil participantes en la COP15, que durará hasta el 19 de diciembre, y a la que los ministros llegarán en la segunda semana para ayudar a ultimar el texto. El proyecto de objetivos incluidos en el marco mundial para la biodiversidad (MMB) incluye propuestas para proteger el 30% de la tierra y el mar, reasignar miles de millones de dólares de subvenciones perjudiciales y combatir las especies invasoras

Para que los gobiernos alcancen un acuerdo final ambicioso, China debe mostrar su liderazgo en las negociaciones, comentó a The Guardian el Comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea, Virginijus Sinkevičius.

China, que ostenta la presidencia de la COP15, es el principal emisor de carbono del mundo, aunque Canadá, Estados Unidos y Australia registran emisiones de CO2 per cápita mucho más elevadas. Será la primera vez que Beijing asuma el liderazgo de un gran acuerdo medioambiental de la ONU. La COP15 cambió su sede de Kunming a Montreal a principios de este año debido a la política de cero Covid de China, pero sigue representando una oportunidad para que el país muestre al mundo sus credenciales de “civilización ecológica”, una parte muy destacada de la agenda nacional del presidente Xi Jinping.

Se temía que Beijing estuviera intentando restar importancia a la cumbre, considerada como un posible “momento París” para la naturaleza, después de que no se invitara a ningún líder mundial. El ministro chino de Medio Ambiente, Huang Runqiu, presidirá las negociaciones en un papel similar al de Alok Sharma en la COP26 celebrada en Glasgow.

“Creo que el papel de China va a ser crucial”, señaló Sinkevičius. “Tienen mucha responsabilidad y, como presidente (de la COP15), se encuentran en una posición difícil. Estoy satisfecho con su compromiso hasta la fecha y organizaron una reunión ministerial en Egipto durante la COP27. Tendremos que ver si eso continúa. Si quieren que sea un ‘momento París’ para la naturaleza, tienen el control, pero tienen que liderar”.

La cumbre de biodiversidad es clave para limitar el calentamiento global a 1.5°C, según los artífices del acuerdo climático de París, que recalcaron la necesidad de vivir en equilibrio con la naturaleza en la cumbre climática que se llevó a cabo el mes pasado. Los líderes del G20 también hicieron hincapié en su importancia en su comunicado emitido en la cumbre de Bali, Indonesia.

Los gobiernos nunca han cumplido íntegramente los objetivos de biodiversidad de la ONU y Andersen señaló que era vital contar con un mecanismo adecuado de rendición de cuentas –similar a las contribuciones determinadas a nivel nacional que los países presentan a través del proceso climático– para que el mundo cumpliera esta vez sus compromisos.

“Este es nuestro tercer intento (de acordar objetivos de biodiversidad). Se ha aprendido mucho para comprender lo que ocurrió en las dos ocasiones anteriores, lo que funcionó y lo que no”, comentó. “Ahora mismo nos encontramos en la trayectoria de perder 1 millón de los 8 millones de especies que hay en el planeta. Evidentemente, no es la trayectoria que queremos seguir. Tenemos que cambiar las acciones que tenemos que hacer como seres humanos: tenemos que comer y vivir de maneras que sean positivas para la naturaleza”.

No te pierdas:Click here
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales