Covid-19: la pérdida prolongada del olfato puede deberse a la destrucción de neuronas olfativas
La política alemana Anja Karliczek prueba su sentido del olfato durante una visita al equipo de investigación de Covid-19 en el Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas con sede en Bonn. Foto: Reuters

Millones de personas que perdieron el sentido del olfato tras contraer Covid-19 pueden tener una respuesta inmunitaria prolongada y anormal que destruye las neuronas de la nariz, dicen los investigadores.

Los médicos analizaron el tejido nasal de pacientes de Covid-19 y descubrieron que aquellos con problemas de olfato a largo plazo presentaban células inmunitarias que provocaban inflamación en el interior de la delicada mucosa nasal, lo cual podía acabar con neuronas sensoriales olfativas vitales.

El Dr. Bradley Goldstein, profesor adjunto de neurobiología en la Universidad Duke de Carolina del Norte, señaló que el tejido de la mucosa nasal “contenía células inmunitarias únicas que producían señales inflamatorias, combinadas con un número menor de neuronas olfativas”. Esta respuesta inmunitaria inusual solo se observó en pacientes cuya pérdida de olfato persistió durante meses.

“Parece que hay una respuesta inmunitaria local sin resolver, que las delicadas neuronas olfativas están percibiendo”, añadió.
Desde que los médicos observaron que numerosos pacientes de Covid-19 perdían el sentido del olfato, se desconocía si el virus dañaba las neuronas sensoriales de la nariz, las zonas del cerebro encargadas de procesar la información olfativa, o ambas.

Los investigadores estudiaron biopsias de tejido de la mucosa nasal de 24 pacientes de Covid-19, entre ellos nueve que perdieron el sentido del olfato durante al menos cuatro meses. El tejido de este último grupo reveló que las células T implicadas en la inflamación se habían infiltrado en la mucosa nasal, zona en la que se encuentran las neuronas olfativas. Se observó esta respuesta inmunitaria inusual a pesar de que los pacientes no tenían el virus del Covid-19 detectable, lo cual sugiere que persistía después de que se hubiera eliminado la infección.

Cuando los investigadores analizaron el número de neuronas sensoriales implicadas en el olfato, descubrieron que las personas que sufrían pérdida de olfato a largo plazo tenían un número notablemente menor, posiblemente debido a que el delicado tejido de la mucosa nasal había resultado dañado por la inflamación provocada por las células T. Las respuestas inmunitarias descontroladas similares podrían explicar otros síntomas del Covid prolongado, señaló Goldstein.

Al menos el 5% de las personas que pierden el sentido del olfato durante una infección por Covid-19 no lo recuperan de forma rápida o completa, es decir, aproximadamente 15 millones de personas en todo el mundo, informaron los investigadores en la revista BMJ este año. “Actualmente no disponemos de tratamientos específicos y eficaces”, comentó Goldstein. “Para desarrollar tratamientos, necesitamos comprender la patobiología del problema: qué está dañado y en qué lugar”.

En un artículo publicado en la revista Science Translational Medicine, los investigadores explican la manera en que estos hallazgos podrían sentar las bases de nuevos tratamientos para la pérdida de olfato tras la infección por Covid-19. Una opción es bloquear las células inmunitarias que provocan la inflamación a nivel local en la mucosa nasal, una parte del cuerpo a la que es fácil llegar con cremas y sprays. “Estos hallazgos nos animan y esperamos que surjan nuevos tratamientos”, comentó Goldstein.
Danny Altmann, profesor de inmunología del Imperial College London, señaló que el trabajo era una “importante aportación para descifrar las muchas tretas patológicas del Sars-CoV-2”.

“Como hemos observado anteriormente, se pueden producir profundos cambios sintomáticos en ausencia de virus vivos detectables en el lugar de los hechos”, explicó. “La pérdida de olfato ha sido uno de los misterios clave y estos descubrimientos ofrecen una respuesta, junto con hallazgos anteriores de cambios en el bulbo olfatorio del sistema nervioso”.

“En los pacientes de Covid-19, se ha demostrado que los problemas olfativos persistentes están vinculados a la contracción de las regiones del cerebro que están relacionadas con nuestro sentido del olfato”, comentó la Dra. Gwenaëlle Douaud, neurocientífica que ha estudiado los efectos del Covid-19 en el cerebro en la Universidad de Oxford. “Se sabe que los procesos inflamatorios son continuos en el cerebro tras la infección por Sars-Cov-2, independientemente de la presencia del propio virus, y este estudio de biopsia ahora proporciona más pruebas de que esa pérdida cerebral específica podría estar relacionada con la inflamación perseverante y la pérdida de neuronas olfativas en la propia cavidad nasal”.