El Vaticano reabre la investigación sobre la adolescente que desapareció en 1983
Emanuela Orlandi desapareció el 22 de junio de 1983 cuando volvía a casa después de una clase de flauta en Roma. Foto: AP

El Vaticano reabrió la investigación sobre la desaparición de Emanuela Orlandi, un caso que ha conmocionado a Italia durante casi 40 años y ha implicado a la poderosa Santa Sede.

Emanuela tenía 15 años cuando desapareció el 22 de junio de 1983 cuando volvía a casa después de asistir a una clase de flauta en Roma. La familia Orlandi vivía en la Ciudad del Vaticano, donde su padre era empleado laico de la casa papal.

El caso ha dado pie a varias teorías, entre ellas que Emanuela fue secuestrada por una pandilla con el fin de chantajear al Vaticano para que liberara a Mehmet Ali Ağca, que fue encarcelado en 1981 tras intentar asesinar al papa Juan Pablo II, sin embargo nunca ha aportado respuestas concretas.

El promotor de justicia del Vaticano, Alessandro Diddi, reabrió el caso tras varias peticiones del hermano mayor de Emanuela, Pietro, quien ha luchado incansablemente por descubrir la verdad detrás de su desaparición, según informó la agencia de noticias LaPresse.

“Solo nos enteramos de la investigación a través de los medios de comunicación”, señaló Laura Sgrò, abogada de la familia Orlandi. “Le escribimos al papa hace un año con la intención de hablar con el promotor de justicia. Por supuesto, nos alegra que estén realizando una investigación, pero realmente esperamos que esto verdaderamente proporcione respuestas concretas”.

Diddi confirmó a LaPresse la reapertura de la investigación, después de que la agencia de noticias Adnkronos informara sobre ella por primera vez, indicando que se reexaminarán “todos los expedientes, documentos, reportes, información y testimonios” relacionados con el caso, con el fin de aclarar toda una serie de cuestiones e “intentar todo lo posible”.

Además, la investigación se centrará en el caso de Mirella Gregori, que también tenía 15 años cuando desapareció en Roma semanas antes que Orlandi después de decirle a su madre que iba a una cita. Desde hace tiempo se cree que podría haber una conexión entre ambas desapariciones.

La investigación se produce unos meses después del estreno en Netflix de La chica del Vaticano: la desaparición de Emanuela Orlandi, un documental que explora las teorías en torno al caso Orlandi. La afirmación más sorprendente es la de un amigo de la infancia de Emanuela, entrevistado en el documental, que afirma que la adolescente fue abusada sexualmente por “alguien cercano al papa”, que en aquel momento era Juan Pablo II.

Otra teoría revelada en el documental era que Emanuela fue llevada a Londres, ciudad en la que vivió durante varios años en un albergue juvenil propiedad de una congregación católica, con los gastos financiados por el Vaticano. Según esta teoría, Emanuela murió en Londres antes de que su cuerpo fuera trasladado de vuelta a Roma y enterrado en el Vaticano.

En 2019, se exhumaron y reabrieron dos tumbas en el Vaticano tras un aviso de que Emanuela podría haber estado enterrada ahí. Sin embargo, no se encontraron restos humanos.

Otras teorías relacionan la desaparición de Emanuela con escándalos financieros en el Vaticano, una supuesta red sexual dirigida por la policía del Vaticano y el mundo criminal de Roma.

La reapertura del caso se produce después de que Georg Gänswein, el que fuera durante mucho tiempo secretario personal y confidente del difunto papa Benedicto XVI, dijera que abordaría el misterio de Orlandi en su revelador libro, cuya publicación está prevista para el 12 de enero.