Amazon cerrará tres almacenes en el Reino Unido, poniendo en peligro mil 300 empleos
El centro de distribución de Amazon en Hemel Hempstead es una de las tres instalaciones británicas que van a cerrar. Foto: Nick Ansell/PA

Amazon anunció sus planes de cerrar tres de sus más de 30 almacenes en el Reino Unido y siete pequeños centros de distribución, lo cual afectará a más de mil 300 puestos de trabajo.

A los trabajadores de los grandes almacenes de las ciudades de Doncaster, Hemel Hempstead en Hertfordshire y Gourock en el oeste de Escocia se les ofrecerán puestos de trabajo en otras sedes de Amazon.

Se cree poco probable que muchos de los 300 trabajadores de la instalación ubicada en Gourock querrán ser reubicados, ya que no hay otra instalación de Amazon cerca, como es el caso de los centros de distribución de Doncaster y Hertfordshire.

Se espera que el personal de los siete centros de distribución, cada uno de los cuales emplea al menos a 20 personas que trabajan con camionetas transportando artículos a domicilio, se mude a otras instalaciones cercanas. Las instalaciones de las ciudades de Huntingdon, Horley, Newcastle, Birmingham y Hemel Hempstead cerrarán de forma permanente, mientras que los antiguos centros ubicados en Portsmouth y Aylesford se trasladarán a nuevos edificios cercanos.

El cierre de las instalaciones más antiguas ocurre en un momento en que Amazon se prepara para abrir nuevos almacenes de distribución en el complejo industrial Peddimore en el condado de West Midlands y la ciudad de Stockton-on-Tees, en el condado de Durham, que darán empleo a 2 mil 500 personas.

Steve Garelick, coordinador del sindicato GMB, describió el anuncio como “una verdadera patada en los dientes para el personal de Amazon que trabajó hasta la extenuación durante el ajetreo navideño”. Garelick señaló: “No se puede esperar que los agotados trabajadores de Amazon de repente dejen su puesto de trabajo y se trasladen a otro centro de distribución que puede estar a muchos kilómetros de distancia. Es posible que los trabajadores locales no estén en condiciones de aceptar puestos de trabajo tan alejados del lugar donde viven”.

Amazon señaló que la empresa seguía “comprometida con nuestros clientes, empleados y comunidades de todo el Reino Unido”.
La diputada laborista por el oeste de Escocia Katy Clark describió el cierre del almacén de Gourock como “devastador para la comunidad local y los 300 trabajadores que pueden quedarse sin empleo”.

La diputada pidió al gobierno escocés que intervenga para ayudar a los trabajadores a recuperar su empleo y señaló que debe haber “total transparencia” respecto a la cantidad que ha concedido al minorista en línea en el pasado. “Amazon se ha beneficiado de importantes fondos públicos del gobierno escocés durante varios años”, comentó a la agencia de noticias PA.
El gobierno escocés calificó la decisión de Amazon como “muy decepcionante”.

Un vocero de Amazon comentó: “Siempre estamos evaluando nuestra red para asegurarnos de que se adapta a nuestras necesidades empresariales y para mejorar la experiencia de nuestros empleados y clientes. Como parte de ese esfuerzo, es posible que cerremos instalaciones antiguas, mejoremos las instalaciones existentes o abramos nuevas instalaciones, y hemos puesto en marcha una consulta sobre la propuesta de cierre de tres centros de distribución en 2023”.

Amazon anunció la semana pasada que planeaba recortar 18 mil puestos de trabajo en todo el mundo, la mayoría en sus oficinas centrales, en un esfuerzo para volverse más eficiente bajo Andrew Jassy, quien asumió el cargo de director ejecutivo en el verano de 2021.

Los cambios se producen en un momento en que los compradores frenan el gasto y el minorista en línea se enfrenta a la incertidumbre económica mundial. La empresa ha ido contratando personal en los últimos años a medida que se expandía a nuevos sectores, incluidos la alimentación, la tecnología de marca propia y la moda.

Los costes de los almacenes y las operaciones de distribución de Amazon han aumentado debido a la escasez de trabajadores, especialmente en puestos cualificados como los conductores de montacargas y camiones pesados, lo cual ha obligado a la empresa a aumentar los salarios.

Los trabajadores del almacén de la empresa ubicado en la ciudad de Coventry tienen previsto declararse en huelga el 25 de enero para exigir un salario de 15 libras la hora, tras haber conseguido un histórico “sí” en una consulta sobre la huelga.