Stormy Daniels: El equipo jurídico de Donald Trump ‘presiona para que se ponga fin al caso del soborno’
Los abogados de Donald Trump argumentan que el soborno pagado a Stormy Daniels no constituye una violación de las leyes de campaña. Foto: Markus Schreiber/AP

El equipo jurídico de Donald Trump recientemente instó a la fiscalía del distrito de Manhattan a no acusar al expresidente por su papel en el pago de un soborno a la estrella de la pornografía Stormy Daniels, argumentando que dicho pago se habría realizado independientemente de su candidatura presidencial en 2016, informaron fuentes familiarizadas con el asunto.

La abogada que representó al equipo de Trump en la reunión con la fiscalía, Susan Necheles, también argumentó que no se utilizaron fondos de la campaña para los pagos que se hicieron a la actriz pornográfica, conocida como Stormy Daniels, y que, por tanto, no suponían una violación de las leyes de financiamiento de campañas.

Los argumentos presentados ante la fiscalía constituyen la defensa más formal que el equipo de Trump ha expuesto hasta la fecha, en su intento de llegar a un acuerdo sobre una estrategia para evitar la condena en caso de que el expresidente sea acusado de un delito menor o grave por dichos pagos.

Trump podría enfrentarse a una ardua lucha con dichos argumentos, puesto que el hecho de tener “motivos mixtos” para protegerse personalmente y proteger su campaña podría hacerlo responsable, y el momento en que se realizaron los pagos sugiere que existía la urgencia de pagar el dinero antes del final de la campaña de 2016.

El esfuerzo para convencer al fiscal del distrito, Alvin Bragg, de que no presente cargos también puede resultar inútil en medio de los crecientes indicios de que es probable que se formule una acusación.

El miércoles, el exabogado de Trump, Michael Cohen, testificó durante aproximadamente dos horas ante el gran jurado y comentó a The Guardian que proporcionó el relato más completo de la trama del soborno. Añadió que cada miembro del jurado hizo una pregunta, lo que sugiere que se trataba de un gran jurado particularmente comprometido.

Esa es una señal típica para los fiscales cuando evalúan presentar posibles cargos, señalan expertos legales, porque podría indicar que el gran jurado lo consideró un testigo convincente, y un jurado en un posible juicio podría mostrarse igualmente convencido.

Cohen es el testigo crucial porque él hizo el pago de 130 mil dólares (unos 2 millones de pesos) a Daniels a finales de octubre de 2016, comprando su silencio sobre la historia de una aventura con Trump. Trump le reembolsó el dinero a Cohen posteriormente ya como presidente, a través de cheques mensuales de 35 mil dólares de su cuenta corriente personal, y Cohen se declaró culpable en 2018 de cargos federales relacionados con el soborno por el silencio de la actriz.

Es probable que el caso del fiscal se centre en la forma en que Trump y la Organización Trump gestionaron los reembolsos. Según los archivos judiciales del caso federal, la Organización Trump registró falsamente los pagos como gastos legales, haciendo referencia a un contrato legal con Cohen que era inexistente.

La falsificación de registros comerciales puede constituir un delito menor en Nueva York. Sin embargo, puede convertirse en un delito grave si los fiscales pueden demostrar más allá de toda duda razonable que la “intención de defraudar” del acusado implicaba un intento de cometer u ocultar un segundo delito.

Lo que no queda claro en esta investigación es el posible segundo delito, aunque Bragg podría vincular la falsificación a una violación de la ley electoral estatal, argumentando que el pago hecho a Stormy Daniels fue una contribución ilícita a la campaña de Trump, dado que el dinero reprimió a Daniels y contribuyó a la campaña de Trump.

También el miércoles, la propia Stormy Daniels se reunió con la fiscalía del distrito a petición de ésta, informó su abogado en un tuit.

Stormy Daniels respondió el interrogatorio, dijo el abogado, “y aceptó estar disponible como testigo, o para más indagaciones en caso de que sea necesario“.

La fiscalía interrogó al menos a otras siete personas ante el gran jurado y se esperaba que Cohen fuera uno de los últimos testigos en comparecer. Recientemente también se invitó a Trump a testificar, sin embargo, se tiene entendido que su equipo jurídico rechazó la oferta.

Las recientes acciones del fiscal del distrito sugieren que la presentación de cargos penales contra Trump podría ser inminente. Sería poco habitual que un fiscal interrogara a prácticamente todos los testigos relevantes en un caso penal de cuello blanco de alto perfil y, en última instancia, rechazara solicitar una acusación.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales