La jornada electoral inicia en

El neotame, edulcorante usado en pasteles y bebidas, puede dañar la pared intestinal, descubren científicos
Los alimentos horneados comerciales, como los pasteles, podrían contener el edulcorante artificial neotamo. Foto: RuthBlack/Getty Images/iStockphoto

Un edulcorante utilizado en pasteles, refrescos y chicles puede dañar gravemente la salud de las personas al debilitar el intestino, según ha descubierto un nuevo estudio.

El consumo incluso de una pequeña cantidad del edulcorante neotame puede provocar que alguien comience a sufrir síndrome del intestino irritable, resistencia a la insulina e incluso sepsis, una afección que mata a unas 40 mil personas al año en Gran Bretaña.

Los hallazgos subrayaron que algunos de una nueva generación de edulcorantes que dan a los productos alimenticios un sabor súper dulce pueden tener un “efecto tóxico” en la salud.

La Dra. Havovi Chichger, autora principal del estudio, dijo que si bien los edulcorantes podrían ser una alternativa más saludable al azúcar, algunos podrían dañar a los consumidores.

El neotame fue desarrollado en 2002 como un sustituto del aspartamo, un edulcorante que ha despertado preocupación y que se ha utilizado ampliamente en los últimos años en bebidas y alimentos vendidos en Reino Unido. A menudo se le conoce como E961 en la lista de ingredientes que se encuentra en las etiquetas de los productos.

Chichger, profesora asociada de la Universidad Anglia Ruskin, y la coautora del estudio, la Dr. Aparna Shil, de la Universidad Jahangirnagar en Bangladesh, dijeron que el neotame representaba una amenaza para la salud porque podía dañar el intestino al provocar que las “bacterias buenas” enfermaran e invadan la pared intestinal. En el proceso, eso podría provocar enfermedades porque la barrera epitelial, parte de la pared intestinal, podría romperse.

Publicaron sus hallazgos, que según dijeron son los primeros en demostrar que el neotame puede tener ese impacto dañino en las bacterias intestinales saludables, en la revista médica Frontiers in Nutrition.

Investigaciones previas, incluida la de Chichger, encontraron que otros edulcorantes comunes, como la sacarina, la sucralosa y el aspartamo, también pueden tener ese efecto nocivo.

Chichger dijo: “Ahora existe una creciente conciencia sobre los impactos en la salud de los edulcorantes como la sacarina, la sucralosa y el aspartamo, y nuestro propio trabajo previo demuestra los problemas que pueden causar en la pared del intestino y el daño a las ‘bacterias buenas’ que se forman ahí.

“Esto puede provocar una serie de posibles problemas de salud, como diarrea, inflamación intestinal e incluso infecciones como septicemia, si las bacterias entraran en el torrente sanguíneo. Por lo tanto, es importante estudiar también los edulcorantes que se han introducido más recientemente, y nuestra nueva investigación demuestra que el neotame causa problemas similares, incluida la enfermedad de las bacterias intestinales”.

Los coautores dijeron que se necesita más investigación para analizar “los efectos tóxicos de algunos de los edulcorantes artificiales que se han desarrollado más recientemente”, dado su uso generalizado. Algunos de los edulcorantes más nuevos que se utilizan producen un sabor dulce que es mil veces más dulce que el azúcar.

Incluso una ingesta baja de neotame podría ser perjudicial, enfatizó Chichger. “Incluso cuando estudiamos el neotame en concentraciones muy bajas, 10 veces inferiores a la ingesta diaria aceptable, vimos la ruptura de la barrera intestinal y un cambio en las bacterias hacia un comportamiento más dañino, incluida una mayor invasión de las células intestinales sanas que conduce a la muerte celular. Esto puede estar relacionado con problemas como la enfermedad del intestino irritable y la sepsis”, afirmó.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria dictaminó en 2010 que el neotame era “seguro para su uso”. Desde entonces, ha sido aprobado para su uso en más de 35 países. Pero la autoridad ahora está revisando la seguridad del neotame como parte de lo que Chichger dijo que es una serie de evaluaciones de riesgos basadas en evidencia que pueden conducir a una reevaluación de ciertos edulcorantes.

Síguenos en

Google News
Flipboard