Síguenos

 

Actualidad

El delito de violación a menores de edad no prescribirá en la CDMX

El Congreso de la CDMX también incrementó las penas de 12 a 20 años de prisión para quien realice cópula con personas menores de 12 años; de 4 a 9 años de prisión para quien ejecute actos sexuales contra menores de edad.

violencia infantil, abuso infantil, niños, abuso sexual, acoso, niño, violacion
Foto: Leni_und_Tom/Pixabay

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El Congreso de la Ciudad de México avaló reformas para que los delitos de violación y violación equiparada a menores no prescriban, y que amplían el periodo para que víctimas de delitos sexuales puedan denunciar. 

Las reformas al Código Penal para el Distrito Federal establecen que no pueden perder vigencia los delitos de violación y violación equiparada a menores, con ello se “deja salvo el derecho de las víctimas de denunciar a su agresor en el momento que se consideren  preparados física, mental y psicológicamente”, de acuerdo con lo argumentado por el diputado morenista Ricardo Ruiz Suárez  

Los cambios también permitirán que las víctimas de delitos sexuales puedan denunciar a su agresor hasta 30 años después del ilícito, en la actualidad ese tipo de ilícitos prescriben a los 18 años.

También se incrementaron las penas de 12 a 20 años de prisión para quien realice cópula con personas menores de 12 años; de 4 a 9 años de prisión para quien ejecute actos sexuales contra menores de edad.  

Lee además: Por presunta violación, la FGJ detiene a Freddy Jesús, hermano de Henry Martín, delantero del América

Además se considera como agravante el hecho de que un servidor público encubra alguno de estos delitos, por lo que se estipula la destitución e inhabilitación para desempeñar empleo, cargo o comisión, hasta por la mitad del tiempo de la pena de prisión impuesta al autor del delito.

La Unicef destaca que la mayoría de los casos detectados no suele haber lesiones físicas que funcionen como indicios para determinar quién fue el agresor ni hay una conducta específica o prototípica que los niños víctimas presenten, y tampoco suele haber testigos, ya que quien comete un abuso sexual suele hacerlo a escondidas. 

El organismo internacional explica que las víctimas de abuso sexual con frecuencia callan: por miedo, culpa, impotencia, desvalimiento, vergüenza. Suelen experimentar un trauma peculiar y característico de este tipo de abusos: se sienten cómplices, impotentes, humillados y estigmatizados. 

El abusador o violador sexual no siempre es una persona extraña que se oculta en los patios vacíos o en lugares oscuros para atacar a los niños, niñas y adolescentes. Casi siempre, son personas muy cercanas como los familiares y las amistades, resalta la Unicef.

Lee más: Congreso de CDMX aprueba interrupción del embarazo hasta semana 20 en caso de violación

También te puede interesar

Publicidad