Síguenos

 

Arte

¿Qué tienen en común el ‘Zapata gay’, Barbra Streisand y la generación de los ofendidos?

El polémico retrato del Caudillo del Sur ha abierto las puertas de Europa al mexicano Fabián Cháirez. Una galería de Barcelona prepara una exposición dedicada al artista.

"La Revolución", de Fabián Cháirez, en la exposición Línies Vermelles, de arte censurado (Foto: Anna Portella).

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El revuelo que causó el retrato de Emiliano Zapata del mexicano Fabián Cháirez, conocido como el “Zapata Gay”, es un ejemplo del efecto Streisand: el intento de censurar una imagen que provoca más interés y difusión de la misma. El fenómeno nació en 2003, cuando la actriz Barbara Streisand quiso eliminar de internet una imagen de su residencia.

En diciembre de 2019, familiares del Caudillo del Sur y miembros de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas tomaron el Palacio de Bellas Artes exigiendo que se retirara un óleo de 20×30 centímetros de una exposición que conmemoraba el 100 Aniversario de la Revolución Mexicana. Denunciaban que la obra era denigrante por representar al líder revolucionario en una pose que denominaron de “corte homosexual”. 

Poco más de un año después, en Lleida, una de las capitales de Cataluña, el “Zapata Gay” cerraba una exposición de obras de arte que han sido censuradas. Mientras, una galería de Barcelona, Imaginart, inaugura otra dedicada a la obra de Fabián Cháirez el 16 de enero y quiere dedicarle su stand en la próxima edición de Zona Maco.

Centro de arte contemporáneo de Lleida, La Panera (Foto: Anna Portella).

‘Censored’, colección única en el mundo

“Sin contar los grupos escolares, sin duda, ha sido la más visitada que hemos tenido”, comentan personal de La Panera, el museo de arte contemporáneo que albergó desde el 26 de septiembre “Línies Vermelles” (“Líneas Rojas”), la exposición de arte censurado.

Miles de personas visitaron la muestra en esta ciudad de unos 139,000 habitantes, y eso que inauguraron en plena pandemia. El Zapata de Cháirez compartió sala con el reconocido artista chino Ai Weiwei. De él había un retrato de un disidente político,  el italiano Filippo Strozzi, hecho con piezas de Lego. Weiwei la tuvo que terminar con una especie de crowfunding de piezas. La marca dejó de suministrarle material alegando que no querían que sus juguetes se usaran con fines políticos. 

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 031_LiníesVermelles_Set2020_LaPanera-1024x683.jpg
“Filippo Strozzi in LEGO”, de Ai Wei Wei, en la exposición Línies Vermelles, de arte censurado (Foto: La Panera).

La palabra “PEDERASTIA”, hecha con hostias consagradas; un Saddam Hussein ahogado dentro de una pecera; un Franco congelado, incluso grabados del Picasso más tardío. Una veintena de obras que en su día fueron prohibidas o se intentaron prohibir forman parte de “Censored”, la única colección dedicada a este tema (la censura) que hay en el mundo. 

Así lo asegura su artífice, el empresario catalán Josep María “Tatxo” Benet. El es uno de los socios fundadores de la compañía de producciones audiovisuales Mediapro, una de las mayores firmas del mundo, con intereses en varios continentes. En su portafolio hay desde la producción de películas de Woody Allen a la gestión de derechos audiovisuales del LaLiga española de futbol o la UEFA Champions League. 

También lee: Frascos de vacunas y mascarillas en la primera colección Covid del Museo de Ciencias de Londres

Benet lleva desde 2017 rastreando noticias sobre obras de arte polémicas alrededor del mundo. La colección ya tiene más de cien, y a diferencia de lo que pensó cuando todo esto empezó, no solo provienen de países no democráticos, sino que también las hay de Estados Unidos, Francia o España. 

De hecho, el “Zapata Gay” de Cháirez no es la única obra de un mexicano que hay en “Censored”. También tiene un video del artista Yoshua Okón titulado “Freedom Fries: naturaleza muerta”. Ahí, el capitalino muestra el cuerpo desnudo de muna mujer mórbida encima de una mesa en un McDonald’s, mientras un empleado limpia el cristal de la pared desde el exterior, ajeno a la escena. La galería Tin Tabernacle de Londres la retiró de una muestra, en 2014, por considerar que tenía connotaciones políticas.

“Freedom fries: naturaleza muerta”, de Yoshua Okón, en “Línives Vermelles”, de arte censurado (Video: Anna Potella).

Benet se define como un “talibán de la libertad de expresión”, por eso quiso recopilar obras cuyo mensaje se ha intentado silenciar. Pero las piezas de “Censored” son también especiales por la historia de represión que tienen detrás. El Zapata de Fabián Cháirez, por ejemplo, “no fue ni un gobierno, ni un estado, ni una organización que se dedica a velar por los derechos sociales”, explica el coleccionista catalán a La-Lista. “Era un grupo de gente en teoría progresista, sindicalistas, que reivindicaban el buen nombre de una persona de hace cien años. Esto la hacía muy diferente”, añade.

También lee: La-Lista de los artistas que dejaron huella con sus obras en 2020

La colección ha llevado al coleccionista a descubrir el mundo de las obras destinadas al olvido y un viaje hacia por la evolución de la libertad de expresión. “La censura ha dado la vuelta. Al principio eran los conservadores quienes la ejercían; ahora ya encontramos elementos progresistas”, dice Benet, aunque quienes la ejercen no siempre tienen la consciencia de estar censurando.

Libertad de expresión y diversidad

La libertad de expresión vive hoy un contexto diferente del período en el que nació, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU de 1948. Con el siglo XXI se empoderó la lucha por la identidad: movimientos por los derechos civiles, de los indígenas, de las personas con discapacidades, movimiento feminista, LGBTQ. Y ello ha coincidido con la democratización de los medios de comunicación. El resultado: un alud de opiniones, críticas, insultos, informaciones, mentiras que se hacen públicas con solo 280 caracteres o videos de quince segundos. 

Esta creciente diversidad de puntos de vista está forzando un cambio sobre lo que socialmente se considera aceptable aunque no sin resistencias. Por eso, hoy es confuso saber cuáles son los límites de mi libertad de expresión: ¿estoy censurando o ejerzo mi derecho a exhibir lo que quiera en mi galería? ¿Me estoy autocensurando o estoy siendo responsable de lo que publico? ¿Es esto una censura o una crítica?

“Silence Bleu”, de Zoulikha Boauabdellah, en la exposición Línies Vermelles, de arte censurado.

“Hay una preocupación, a menudo expresada, que no puedes decir nada estos días. Y esta preocupación se convierte en enojo”, escribe la historiadora Charlotte Lydia Riley en el libro “The Free Speech Wars. How did we get here and why does it matter”, editado por ella misma. En el, diferentes autores abordan cuestiones entorno a la libertad de expresión hoy. “La gente está enfurecida con el argumento de que su discurso puede ser ofensivo, incluso dañino, para otros”, continua, la también profesora de la Universidad de Southampton, Reino Unido.  

Ello ha dado pie a conceptos hoy en boga como la cultura de la cancelación (retirar el apoyo a alguna persona u organización que ha transgredido ciertos valores), la corrección política, las cámaras de eco o la llamada generación copo de nieve o generación de los ofendidos.

En este contexto nació “Censored”, como una suerte de entreno para tu tolerancia. “Puedo estar más o menos de acuerdo con lo que la obra expresa, pero nunca en que se censure”, aclara Benet. “Nadie tiene derecho a tomar una decisión por nosotros”.

La-Lista de… las 5 grandes obras de “Censored”:

  • “Piss Christ”, de Andrés Serrano: “Uno de los paradigmas de la censura en el arte occidental”, explica Benet. El fotógrafo novariorqués muestra un pequeño crucifijo de plástica sumergido en un pote de orina. Ha sido polémica desde que se expuso por primera vez en EUA, en 1989, por parte de grupos católicos.
“Piss Christ”, de Andrés Serrano, en “Línies Vermelles”, de arte censurado (Foto: La Panera).
  • “Filippo Strozzi in LEGO”, de Ai Wei Wei.
  • “Fire in my Belly”, de David Wojarowicz: Video en el que se refleja el estado de ánimo del artista novaiorqués cuando estaba enfermo de sida. Grupos ultra católicos y homófobos lograron que se retirara de la Portrait Gallery de Washington, en 2019.
  • “Statue of a Girl of Peace”, de Kim Eun-sung y Kin Seu-Kyung: Un homenaje a las jóvenes esclavas sexuales coreanas ofrecidas a los soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Después de causar polémica en Corea y Japón, hoy son consideradas monumentos de paz y en Corea del Sur ya hay instaladas un centenar. 
2Statue of a Girl of Peace”, de Kim Eun-sung y Kin Seu-Kyung, en “L´ínies Vermelles”, de arte censurado (Foto: La Panera).
  • “Nusaybin”, de Zehra Dogan: la obra original fue destruida por las autoridades turcas. La artista y periodista fue sentenciada a casi tres años de prisión por pintar los ataques de los turcos a la comunidad kurda.

También te puede interesar

Tecnología

El sitio de networking dice a los usuarios que las referencias a la Plaza de Tiananmen, incluso si se trata de estudios académicos, es...

Opinión

Mientras en otras naciones este oro verde representa un gran ingreso, incluso para las arcas hacendarias, en México lo criminalizamos.

Opinión

El grupo audiovisual hispano chino Mediapro no tienen intención de ejercer una guerra verbal contra TV Azteca ante la posible compra de Fox Sports...

Fotografía

‘Mi primer retrato de Nyome Nicholas-Williams fue retirado de Instagram. Este es una celebración por el cambio de algoritmos.

Publicidad