Florencia Serranía deja la dirección del Metro de CDMX; llega Guillermo Calderón
El relevo en el Metro. Foto; Captura de pantalla

Florencia Serranía Soto deja la dirección del Sistema de Transporte Colectivo (STC) luego de más de dos años en el cargo marcados por los accidentes en el Metro y será relevada por Guillermo Calderón Aguilera, quien se desempeñaba como director del Sistema de Transportes Eléctricos de la CDMX. 

“El día de hoy queremos agradecer todo el trabajo y empeño de la doctora Florencia Serranía”, dijo la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, al anunciar el relevo.

El accidente de marzo 2020 que dejó una persona muerta y decenas heridas en la Línea 1 y el de La Línea 12 de mayo pasado que derivó en 26 fallecidos, así como la quema de la estación de control del Metro en enero de este año habían provocado la exigencia de renuncia de Florencia Serranía.

Lee más: Mantenimiento, el tema pendiente tras el desplome del Metro

En medio de los reclamos, Claudia Sheinbaum mantuvo en el cargo a Florencia Serranía, hasta hoy que fue relevada por Guillermo Calderón Aguilera, cuyo sucesor será definido en próximos días.

“Es un gran honor recibir la encomienda de la jefe de gobierno para dirigir el Metro, quiero compartir que la primera instrucción que he recibido de la jefa de gobierno es continuar con los trrabajos para garantizar un Metro seguro y eficiente”, dijo Guillermo Calderón en su primer mensaje con el nuevo cargo.

Los proyectos a los que Guillermo Calderón afirmó se le dará prioridad serán la renovación de la subestación Buen Tono y la Línea 1, así como la rehabilitación de la Línea 12.

Lee también: La-Lista de fallas detectadas en la Línea 12 del Metro

“Como he mencionado es una instrucción de la jefa de gobierno garantizar un Metro seguro y eficiente, la tarea no es fácil pero estamos comprometidos en este objetivo, la seguridad de los usuarios es la prioridad por encima de cualquier otro aspecto”, afirmó Guillermo Calderón al final de la breve conferencia en la que se anunció el relevo y en la que no se admitieron preguntas a la prensa.