Arturo Pérez-Reverte: No pretendo mejorar al mundo, no soy un apóstol
El escritor Arturo Pérez-Reverte y la editora Pilar Reyes. Foto: Captura

Una historia de guerra y amor, en la que la historia es vista desde la perspectiva de un personaje femenino y, a pesar de ser un hombre el protagonista, ella busca superarlo. Así es la historia de El Italiano, el nuevo libro de Arturo Pérez-Reverte que llega a México.

Esta novela gira en España desde el 21 de septiembre, aunque en todo el mercado hispanoamericano va sumando cada vez más países, además que ya cuenta con una tercera impresión en algunos lugares.

Un viaje a 3 mil años de historia con el Mediterráneo de fondo, un mar que desde chico ve Arturo Pérez-Reverte y en el que encontró la inspiración para estas páginas, es lo que vemos en El Italiano, que fue presentado en conferencia de prensa por el autor de títulos como El club dumas y La reina del Sur.

El escritor español calificó esta como una historia de amor por la imagen del héroe que ella tiene en su cabeza y a medida que la historia progresa, ella se enamora del hombre no como compañera sino de ir por delante de él.

El autor de La piel del tambor firmó que su nuevo libro permite soportar el mundo en de tiempos tan revueltos con “tantos falsos profetas y canallas”, en el que el conocimiento de los clásicos permite sobrevivir mejor.

La obra cuenta con referencias muy presentes al mar, tales como pasajes relacionados con La Odisea, esto luego que para el escritor la cultura que nació en el Mediterráneo con autores como Homero y Platón, entre otros, por lo que se vuelve necesario conocer la raíz viene de Italia y Grecia.

Pérez-Reverte consideró a El Italiano como un homenaje al valor luego que el amor todavía conmueve a la gente a seguir haciendo cosas y cambiarlas, además que una persona puede comprarlo todo con el dinero, “pero cuando todo se va al diablo y se desmorona la fachada social del mundo, el capullo que nos mantiene acolchonados, sin valor, dignidad, amistad y amor, te arrastra el torrente de la vida“.

“Yo no quiero mejorar el mundo, quiero contar historias buenas. Quiero hacer eso, no pretendo mejorar el mundo con mi novela, no soy un apóstol“, añadió Arturo Pérez-Reverte.

Recordó que cuando era joven fue a la guerra, donde aprendió a mirar al ser humano, pues ahí las fachadas sociales de la supervivencia y la alimentación cambian y permite interpretar cosas, algo que le permitió conocer cosas que habría tardado 10 años en lograrlo

Para Arturo Pérez-Reverte, el futuro es de los migrantes

El escritor Arturo Pérez-Reverte fue cuestionado debido a la situación de los migrantes, a lo que él consideró que el futuro del mundo está en sus manos ante el coraje y fuerza que tienen.

Aseguró que vive su situación con dolor pues en otros años ha estado a su lado y conoce de lo que huyen y la decepción que se encuentran al llegar a nuevas tierras, encontrando discriminación, demagogia y una sociedad hipócrita.

“Creo que el mundo, la Europa, a la que van llegando, la van a transformar para bien o para mal. Ya no van a ser los valores de la ilustración o el enciclopedismo”, dijo al momento que los calificó como los dueños del futuro.

“Tienen demografía, coraje, desesperación, ambición, rencor histórico y social, juventud y se arriesgan porque no tienen nada que perder”, agregó.

Recordó que a los migrantes muchas veces se les hizo pasar tanta hambre, además que se les marginaron y ahora van a cobrarse la revancha; sin embargo lo peor son “los sinvergüenzas y políticos que formando parte del sistema represor se ponen del lado de los oprimidos”.

Consideró que será un futuro fascinante para la población mundial y, aunque él ya no esté para verlo, habrá buenas y nuevas historias. “Lo admiro y digo que van a ganar, lo merecen. Quizá mi mundo no merece sobrevivir”, remató.