Parrilladas: Todo lo que debes saber
Conoce todo lo básico acerca de la parrillada. Foto: Pexels / Pixabay

Aunque es una tradición en el norte del país, las parrilladas ganan cada vez más terreno entre los fanáticos de pasar una tarde tranquila, en compañía de la familia y disfrutando una comida sabrosa.

A pesar de su aparente sencillez, la cocción a la parrilla tiene sus secretos. Desde el tipo de asador que se tiene, hasta el carbón ideal para el tipo de corte de carne y los grados de cocción con los que puedes lograr sabores y texturas increíbles.

Conoce de forma breve todo lo que debes saber antes de encender el fuego.

Tipos de parrillas

En general, las parrillas se pueden dividir por su tipo de combustible: las hay a gas y de carbón.

Las ventajas que tienen las parrillas de gas es que son sencillas de encender y, por regla general, más limpias a la hora de cocinar. Su gran desventaja es que, al no emplear carbón, no generan ese sabor ahumado característico de las parrilladas.

Las parrillas de carbón, por otro lado, pueden encenderse con briquetas de carbón, leña, chips de madera o una combinación de estos elementos, los cuales pueden brindar toques característicos a los platillos.

Los asadores pueden tener o no tapa. Los segundos son ideales para cocciones lentas y prolongadas, en tanto que los primeros son básicos para cocinar al fuego directo, sobre todo cortes no muy gruesos.

Parrilladas: Todo lo que debes saber - pexels-lukas-1309069-1280x848
Foto: Pexels

Madera: más que combustible

Generalmente, el carbón empleado en las parrillas es de origen vegetal y, aunque todos encienden, no todos son iguales. Las maderas empleadas en su elaboración pueden ser la clave para darle un toque distintivo a tu parrillada.

Por ejemplo, si lo que quieres cocinar es una arrachera, no hay nada mejor que el carbón de mezquite, que le impregna un aroma ahumado característico, mientras que para los cortes de cerdo, la mejor opción son los chips de manzano o peral, que le impregna un acento dulce.

El carbón de ébano es ideal para las cocciones prolongadas, pues dura más tiempo encendido, pero si lo que quieres es velocidad, nada como las briquetas de encendido rápido, que ofrecen un fuego más intenso aunque por menos tiempo.

Uno de los mejores trucos para encender más rápido el carbón es hacer una especie de “volcán” con papel periódico en medio. Una vez que las brasas estén al rojo vivo, se puede ventilar un poco para hacer que el fuego arda con mayor intensidad.

Nunca utilices maderas de pino, oyamel u otras variedades parecidas, pues pueden añadir matices amargos además de ser dañinas para la salud.

Parrilladas: Todo lo que debes saber - pexels-engin-akyurt-1435511-1280x853
Foto: Pexels

Términos en la parrilla

Los términos de cocción en la carne son clave no solo para poder disfrutar de los sabores y texturas propias de la comida, sino para armonizar toda la experiencia. Para ello, es vital conocer cómo se distinguen.

El término azul o inglés es solo sellado por fuera, pero crudo por dentro, mientras que el rare presenta una cocción leve al centro. Ambos términos son ideales para carnes con sabores sutiles y texturas suaves, como los filetes.

Como su nombre lo indica, el término medio implica una cocción más profunda, al grado que el centro del corte cambia de color a rosa. El término tres cuartos presenta una coloración café al exterior y rosa al centro; ambos son ideales si se quieren saborear los jugos de la carne.

Por último, el término bien cocido es el que menos se usa en la parrilla; la carne cambia totalmente de color a café y debe consumirse en el menor tiempo posible, puesto que de lo contrario adquiere una consistencia seca y a veces dura.

Parrilladas: Todo lo que debes saber - pexels-gonzalo-guzman-3997609-1280x1024
Foto: Pexels

Cortes para novatos

Los cortes de carne son todo un universo en el que vale la pena sumergirse con mucho tiempo, pero si lo que quieres es impresionar a tus invitados en tu debut en la parrilla, hay cortes muy nobles que nunca fallan.

Uno de ellos es el tomahawk, de 6 a 7 centímetros de alto y con un gran hueso, proveniente de las costillas de la res. Otro muy sencillo de trabajar es el cowboy, que se toma del lomo, y el cual destaca por su jugosidad.

Chuletas, chorizos y una buena guarnición de berenjenas, papas, brócoli y coliflor asada, no deben faltar en tu primera incursión parrillera.

Parrilladas: Todo lo que debes saber - pexels-askar-abayev-5637681-1280x853
Foto: Pexels
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales