Otro ataque: Activistas rocían líquido a obra de Gustav Klimt en Viena
15 de noviembre de 2022. Un activista climático del grupo "Last Generation" siendo dominado mientras que otro se pegó a la pintura "Muerte y vida" del artista austriaco Gustav Klimt después de verter un líquido negro sobre la obra de arte en el Museo Leopold en Viena, Austria. Un vocero del museo dijo que los restauradores estaban trabajando para determinar si la pintura protegida por vidrio ha sido dañada. La entrada al Museo Leopold fue gratuita el martes 15 de noviembre, como parte de un día patrocinado por el grupo austriaco de petróleo y gas OMV. Foto: Letzte Generation Österreich/ AFP

Activistas ecologistas rociaron con un líquido negro el famoso cuadro Muerte y vida del pintor austríaco Gustav Klimt, informó el Museo Leopold de Viena, Austria.

“Por desgracia fuimos víctimas de un ataque poco después de las 10:00 horas”, dijo Klaus Pokorny, portavoz del museo a la AFP.

El acto fue hecho por el grupo “Última Generación”, que reúne activistas alemanes y austríacos, que reivindicó la acción en Twitter difundiendo imágenes.

En las fotos, se ve a dos hombres activistas atacando la obra de Klimt, uno de ellos intentando pegar su mano al vidrio, antes de ser detenidos por un empleado.

Cesen la destrucción (de la humanidad) con los combustibles fósiles. Nos precipitamos hacia un infierno climático“, gritó uno de los activistas.

Otro ataque: Activistas rocían líquido a obra de Gustav Klimt en Viena - activistas-ataque-museo-viena-klimt
Activistas rocían líquido negro a obra de Klimt en museo de Viena. Foto: Twitter @letztegenAT

Por su parte, el Museo de Viena dijo que después de una primera verificación en presencia del equipo de restauración, podemos despejar toda preocupación sobre cualquier posible daño a la obra de Klimt o a su marco original, por lo que este martes, la entrada al museo era gratuita por una jornada patrocinada por el grupo petrolero austríaco OMV.

“Las preocupaciones de los militantes son legítimas, pero atacar las obras de arte no es ciertamente la mejor manera de impedir los cambios previstos del clima“, reaccionó el director del museo, Hans Peter Wipplinger. 

Por su parte, la secretaria de Estado de Cultura, Andrea Mayer (ecologista), se mostró comprensiva ante las “inquietudes y también la desesperación” de los activistas, en un comunicado transmitido a la AFP.

Pero consideró que “aceptar el riesgo de daños irreversibles a las obras de arte no es el camino a seguir”. 

Los dos activistas no fueron arrestados, sino que son objeto de “una denuncia por daños materiales y alteración del orden público”, indicó un portavoz de la policía austríaca, interrogado por la agencia francesa.

El grupo activista se define como “la primera generación en experimentar el comienzo del colapso climático y la última que todavía puede detenerlo”. 

En las últimas semanas, activistas ecologistas han realizado acciones en todo el mundo atacando obras de arte para alertar a la opinión pública sobre el calentamiento global. 

Entre las víctimas de los ataques hay dos obras de Goya del Museo del Prado en Madrid, los “Girasoles” de Van Gogh en Londres y una pintura de Claude Monet, en Potsdam, cerca de Berlín.

Si bien, ninguna de las pinturas fue dañada, el incidente de los Girasoles dejó daños en el marco de la pintura. 

Tras los ataques, grandes museos internacionales como el Prado, el Louvre de París, o el Museo Guggenheim de Nueva York, declararon la semana pasada estar “profundamente conmocionados” por la amenaza contra obras que son “irremplazables”. 

Con información de AFP