Leon Spinks, el antihéroe que derrotó a Muhammad Ali y perdió la pelea contra las drogas
Leon Spinks en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 golpea a su oponente cubano Sixto Soria. Foto: AFP

Leon Spinks, quien falleció de cáncer a los 67 años este fin de semana, fue un clásico boxeador con historia de mendigo a millonario que conmocionó al mundo en 1978 al convertirse en campeón mundial de los pesos completos cuando derrotó al campeón veterano Muhammad Ali en tan solo su octava pelea como profesional. Tristemente, Spinks también fue un ejemplo clásico de una estrella que dilapidó su fortuna en alcohol, drogas y fiestas.

Tal vez es apócrifa, pero una versión de la historia cuenta que en la semana previa a su combate por el título en Las Vegas, Ali estaba en el elevador del hotel a punto de salir a correr por la mañana. Cuando se abrió la puerta, The Greatest se topó de frente con un Spinks claramente ebrio mientras volvía de una noche de fiesta tomando a una mujer con cada brazo.

En 1978 Ali tenía 36 años y estaba en la última etapa de su increíble carrera. Ya comenzaba a mostrar señales del declive físico que afectó sus últimos años. Al desafiar los consejos de retirarse, seleccionó al novato Spinks como una opción de bajo riesgo para defender su título antes del planeado cuarto enfrentamiento lucrativo con Ken Norton, contra quien Ali tenía dos victorias y una derrota.

La épica y sorpresiva victoria de Leon Spinks sobre Muhammad Ali en 1978. Foto: AP

También lee: Muhammad Ali aplasta a Cleveland Williams: la mejor fotografía de Neil Leifer

Prácticamente subestimando a su rival, Ali llegó a la pelea de defensa con mala preparación y perdió por decisión dividida. Spinks celebró de forma épica, incluso bajo sus estándares. Un veterano escritor de deportes observó: “Salió de Las Vegas rodeado de ladronzuelos sonrientes”.

Cuando Spinks salía a parrandear, solía vestirse con un largo abrigo de piel con un precio estimado de 45,000 dólares. Cuando llegó el momento de la revancha pactada con Ali, en Nueva Orleans en 1978, contrató como guardia personal a Mr T, la estrella de The A-Team y Rocky III, mientras festejaba, Ali se preparó con mucha atención. “No tenía control sobre mí mismo fuera del ring”, dijo Spinks. “Sólo me importaba ir de fiesta en fiesta. ¿Con quién me iba a drogar después? Mi vida era cocaína, marihuana, autos y mujeres. Y lo disfrutaba”.

En el Superdome de Nueva Orleans 63,350 personas acudieron a la pelea que se transmitiría en 80 países en todo el mundo. Esta vez, Ali emergió claramente como ganador por puntos, aunque Spinks dijo muchos años después: “Creo que también gané la segunda pelea. Pero ellos querían a Ali. No se trata de lo que conoces, sino a quién conoces”.

Nacido en St Louis, Illinois, Spinks fue uno de ocho hermanos  criados por su madre, Kay, en el famoso proyecto habitacional Pruitt-Igoe de la ciudad. Los conjuntos, ya demolidos, eran una guarida para la violencia de pandillas y crímenes de drogas. Spinks recordó cómo su padre, antes de abandonar a su joven familia, lo golpeaba cuando era niño y se burlaba de él al decirle: “Nunca serás nada”.

Esas palabras inspiraron la lucha por el éxito en el boxeo de Spinks. Él y su hermano menor Michael, quien también fue campeón de los pesos completos, al derrotar a Larry Holmes en 1985, aprendieron a boxear en el centro de recreación DeSoto. Ambos tuvieron prodigiosos éxitos en el deporte amateur que culminaron con medallas de oro para Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal.

Leon, quien abandonó la escuela para enlistarse en los marines, fue tres veces campeón marine y ganó una medalla de bronce en el Campeonato Mundial de 1974, además de una de plata al siguiente año en los Juegos Panamericanos en México antes de su triunfo olímpico como peso semicompleto, mientras que Michael ganó en el peso mediano.

La sonrisa imperfecta de Spinks, que más tarde se hizo famosa en todo el mundo, apareció durante su servicio en el ejército. “Me dieron un cabezazo mientras entrenaba con los marines, algunos dientes se aflojaron y me los sacaron”, dijo.

Después de sus combates con Ali, por los que se cree que ganó menos de 300,000 dólares en el primero y 3.5 millones en el segundo, jamás volvió a alcanzar momentos tan altos. Retó sin éxito a Holmes por el título de la WBC en 1981, cuando perdió en el tercer round, y peleó con Dwight Muhammad Qawi por el título del peso crucero de la WBA en 1986, Qawi ganó en el sexto round.

Spinks se retiró en 1995, a los 42 años. En contraste con su hermano, quien se retiró con un cheque por 13.5 millones de dólares al perder su título contra Mike Tyson en 1988, Leon se convirtió en una figura marginada ganando sumas relativamente insignificantes. Terminó su carrera con 26 victorias, 17 derrotas y tres empates.

Spinks negó haber gastado todo su dinero, y afirmó: “Son mentiras. Eso cree la gente. Mis abogados me robaron … fui estúpido y les otorgué el apoderamiento legal”. Pero para finales de la década de los 90 vivía en un refugio para personas sin hogar en el este de St Louis. Cuando lo ví hace algunos años, en las celebraciones anuales del Salón de la Fama, se había convertido en una figura de ojos vidriosos, y con problemas para hablar. Las pruebas médicas demostraron que sufrió daño cerebral.

Spinks se casó tres veces y se divorció dos. Encontró un poco de orden en su caótico estilo de vida cuando conoció a Brenda Glur, su tercera esposa. Se conocieron cuando Leon apenas lograba sobrevivir, en Brandon, Missouri, y Brenda trabajaba como sastre de tour de las Rockettes. Se casaron en 2011 y se mudaron a Las Vegas, donde Spinks ganó dinero vendiendo autógrafos y fotografías a sus admiradores.

Le sobreviven Brenda y dos hijos, Cory y Darrell, de una relación previa con Zadie Mae Calvin, con quien creció en St Louis. Su tercer hijo con Zadie Mae, Leon Jr, murió en un tiroteo en 1990. Cory y Darrell se convirtieron en boxeadores. Cory ganó campeonatos mundiales en el peso welter y el supermediano. Su nieto Leon Spinks III también fue peleador profesional.

Leon Spinks, boxeador, nació el 11 de julio de 1953 y falleció el 6 de febrero de 2021.