Alejandra ‘La Tigre’ Jiménez se retira y acusa machismo de federaciones de box
La boxeadora anunció su retiro. Foto: Especial

Alejandra “La Tigre” Jiménez, primera mexicana campeona de peso completo, anunció su retiro del boxeo en medio de acusaciones de machismo y discriminación por parte de las federaciones, así como la experiencia que tuvo con los resultados positivos de dopaje.

La deportista contó el trato que tuvo de organismos, peleadoras y más figuras del boxeo. Recordó que entre 2016 y 2017 se hizo un promo para la televisión abierta en la Ciudad de México con todas las campeonas mundiales, sin embargo, no la invitaron y le comentaron que no podía participar en el evento “porque no usa vestido”.

“He tratado de entender la ignorancia de la gente, la poca empatía y lo cerrado que puede ser el mundo y en particular el mundo del boxeo. Yo estaba consciente de que estoy en un deporte machista, en un deporte bastante retrograda con muchas personas retrogradas y tratar de cambiarlos de golpe no se puede. Es poco a poco”, mencionó “La Tigre” Jiménez en un video que publicó en sus redes sociales.

Alejandra ‘La Tigre’ Jiménez se retira y acusa machismo de federaciones de box - Alejandra-Jimenez-boxeo
La boxeadora anunció su retiro. Foto: Especial

“La Tigre” detalló que las boxeadoras Claressa Shields y Carlette Ewell hicieron una publicación donde “aseguran que soy hombre, importándole cero que tengo una hija que tiene acceso a las redes y sin importar cómo pueden afectar a mi persona, a mi familia y a mi gente”.

Los problemas con los dopajes iniciaron en enero de 2020, cuando Alejandra Jiménez triunfó ante Franchón Crews-Dezurny y ganó el cinturón del Consejo Mundial de Boxeo en San Antonio Texas.

El Control de Antidopaje de VADA acudió el 14 de diciembre del 2019 a la Ciudad de México para hacerle la primera prueba a Jiménez, y luego se le aplicó a una más en el inter de preparación.

Luego, el 10 de enero, después del pesaje, le hacen un estudio más, pero solo de orina, y el 11 de enero después de la pelea repitieron el proceso de sangre y orina

Después de la ceremonia y entrega del cinturón, el 24 de enero le informaron que, según los resultados de la última prueba de orina, dio positivo al uso de estanozolol, comúnmente conocido como winstrol.

La Organización Mundial de Boxeo (OMB) le retiró el campeonato “sin siquiera poder probar nada, no me pude defender”, a la par que Consejo Mundial de Boxeo (CMB) hizo lo mismo a pesar de las pruebas que Jiménez presentó.

“El CMB hizo como que me permitió defenderme porque solamente me hizo perder mi tiempo y mi dinero, el tiempo y trabajo de gente profesional”, declaró la deportista.

El doctor Rodrigo García, director de la Universidad del Deporte, se sumó a Jiménez y junto a un bioquímico hicieron una investigación mediante la cual explicaron que era imposible que en 24 horas hubiera diferencia alguna de un resultado positivo a uno negativo en una sustancia que ayuda a la pérdida de grasa y ganancia de músculo.

Cuando se llevan a cabo las pruebas, se guarda la orina en dos frascos, la prueba “A” y “B”, la primera se utiliza por si sale negativo para que hagan investigaciones, en caso de salir positiva, se utiliza para cerciorarse del resultado.

“En todo el proceso pido que se abra el frasco ‘b’ y viajo a Estados Unidos con mi nutriólogo, que además es farmacólogo, y le hicimos ver a quien nos atendió en ese momento que había una disparidad en sus propias muestras, que un día antes había salido positiva y después no, su respuesta fue ‘seguramente tomó mucha agua'”, detalló “La Tigre”.

El procedimiento lo calificó como “inseguro” porque rompen la tapa del frasco con un martillo, ponen el frasco con un positivo y negativo y una misma jeringa pasa por todas las muestras. Acto seguido los sacaron del lugar y combinaron líquidos para meter las pruebas en una máquina centrifugadora por cinco horas.

Los resultados tardan de dos a tres semanas y en esta ocasión la duración fue de un mes de la muestra “b”, que también salió positivo, sin embargo, en la concentración de la orina de ambos salen diferentes cifras, lo que es “imposible porque en un laboratorio si hay un margen de diferencia de .001, es inválida”.

A pesar de las pruebas que presentó, Mauricio Sulaimán le mencionó que la iban a suspender nueve meses y le iban a regresar los campeonatos a Franchón Crews-Dezurny, y agregó “pero, no te preocupes, puedes buscar la pelea con Claressa Shields porque quiere todos los títulos”.

“Se les hizo tan fácil decir ‘como eras andrógina, como eres masculina es fácil que utilices substancias androgénicas. ¿Quién les da el derecho? Y pese a que demostré todo lo contrario, adiós campeonatos”, destacó la boxeadora.

Sin embargo, la decisión de bajarse del ring llegó este año, cuando buscó una oportunidad para seguir con su carrera y pactó una pelea por los cuatro campeonatos de peso crucero.

En los nuevos procesos, el 6 de mayo, Jiménez se sometió a más pruebas antidopaje solo de orina, en ese momento “volteé a ver a mi esposa y le dije ‘estoy aterrada’. Van a hacer una fregadera de nuevo'”.

Después de un mes y algunos días, de nueva cuenta más del tiempo normal, el resultado arrojó positivo, pero en esta ocasión fue en anfetaminas.

“La Tigre” se hizo pruebas en cuatro diferentes laboratorios, luego su endocrinólogo le recomendó que se hiciera una prueba de cabello en la Ciudad de México porque “es irrefutable, tiene una duración de tres meses desde que te la hacen para atrás, incluso indicar qué cantidades y en qué periodos consumiste”.

Aunque el resultado fue negativo, el problema no se solucionó: “si yo utilizo anfetaminas, al usar Levotiroxina, me puede dar un infarto fulminante.

“(El mundo) con machismo, homofobia que pueden manchar el nombre de alguien como lo están haciendo conmigo”, finalizó Alejandra Jiménez tras anunciar su retiro del boxeo.