Síguenos

 

Derechos Humanos

Las lenchitudes hacen historia con su marcha en la CDMX

Las lenchitudes fueron representadas en la Marcha Lencha, que reivindicó una palabra usada para ofender. Así se construyó esta historia que llegó para quedarse.

Foto de participantes en la marcha lencha
19 de junio 2021. Una pareja de chicas besándose en la primera Marcha Lencha, buscó ser un espacio de visibilidad, resistencia, lucha y gozo para todas las lenchitudes. Foto: Alexa Herrera/La-Lista

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Las lenchitudes se visibilizaron en la primera Marcha Lencha de la CDMX. Con 200 personas, aproximadamente, se logró reivindicar en un solo día una palabra que en el pasado era ofensiva. Un día histórico para las lenchas.

“Salió mucho mejor de lo que esperábamos. De verdad, nosotras pensábamos que íbamos a ser muy poquitas personas y estamos impactadas con la cantidad de gente que vino y que está disfrutando el evento”, dijo Raquel Medina, una de las organizadoras.

Desde 2019, Raquel, Renee Goust, Ophelia Pastrana y Sofía Poiré, comenzaron a planear una marcha que representara a todes aquelles que, en algún momento, la palabra “lencha” les estigmatizara. Ya sea por su orientación sexual, por desear a otras mujeres o por cómo les percibía la sociedad. Entonces, el concepto “lenchitudes” apareció.

Lee más: Marcha Lencha 2021, la primera manifestación transincluyente

Esta palabra, explicó Sofía Poiré, incluye a mujeres trans, lesbianas, bisexuales, pansexuales, queer, hombres trans —quienes son percibidos como mujeres que desean a otras mujeres— o asexuales. Todes parte de la comunidad LGBTQ+, que no se ven representados en la Marcha del Orgullo Gay, a donde acuden, en su mayoría, hombres gays. Sin embargo, explican que no es una separación, sino una manera de luchar individualmente por un grupo que vive realidades diferentes, que no son vistas en otros movimientos.

“Esta no es la primera marcha lésbica, porque no es una marcha lésbica, hasta donde sabemos es la primera marcha lencha en la Ciudad de México. Reconocemos las luchas de muchas década o siglos que nos preceden y buscamos sumar a ese legado que nos han dejado tantas actividades lesbianas, bisexuales y trans”, pronunció Sofía Poiré frente el Registro Civil de la Ciudad de México.

La marcha comenzó en la Glorieta de los Insurgentes y avanzó hasta el Registro Civil de la Ciudad de México, para después realizar un evento cultural sobre Dr. Andrade, en el restaurante La Ciñita, dirigido por una lencha: Ali Gua Gua.

Mientras sonaba la canción “Mujer contra Mujer”, las manifestantes se abrazaban y cantaban. Habían encontrado un espacio para ser elles mismes. Un espacio que ni la marcha LGBTQ+ ni las feministas les habían otorgado para sentirse libres e identificadas. El objetivo se había logrado y les presentes sabían que era el comienzo de un nuevo discurso en el pleno de los derechos humanos.

“Sabíamos que iban a luchar por derechos para que la visibilidad lésbica aumentara, para que no fuera nada más un color más en la bandera y que se respetaran derechos para las lesbianas”, dijo Sofía, quien asistió con su novia Paula a la Marcha Lencha.

No sólo estuvieron presentes las lenchitudes, también el feminismo, un movimiento que las atravesó con la presencia de un nombre: Tania Lizet Carrillo, asesinada por su pareja el 16 de mayo de 2021, en su propia casa, justo donde se instaló el templete para el evento de la Marcha Lencha. Las exigencias estaban cruzadas, no sólo por el espacio físico, sino por la violencia de género que tocó a quienes se reunieron allí.

Así, los gritos de felicidad y reivindicación, se tornaron en gritos de indignación: “¡Ni una más, ni una asesinada más!” Y ese grito creció cuando la cantautora, Renee Goust entonó “Querida Muerte”, una composición sobre la violencia feminicida.

“También a las mujeres trans las asesinan y se llama transfeminicidio”, dijo una de las presentes. No pudieron separar la violencia feminicida de su propia lucha por el reconocimiento de la diversidad de identidad de género y orientación sexual. Los temas brotaron: infancias trans, lesbomaternidad, transfeminicidios, transfobia, lesbofobia; pendientes que el Gobierno de la Ciudad de México tiene.

“Cuando este gobierno inició, en 2019, trataron de quitarnos el reconocimiento de hijos y lo volvimos a pelear y lo volvimos a conseguir, pero ese derecho todavía no está en la letra de la ley ¿Cuántos gobiernos más para que estén nuestros derechos en el Código Civil? Hace cuatro años, vinimos a pelear aquí, junto con Sofía, una niña trans de seis años para conseguir la primera acta de nacimiento con reconocimiento de la identidad de género de una niña trans sin que ella tuviera que enfrentarse a un juicio victimizante y violento ante el tribunal de esta ciudad. Hace cuatro años. Desde entonces, tendría que ser un derecho para todas las niñas, niños y adolescentes, pero no lo es”, dijo Aleh Ordoñez, abogada de Ledeser, quien representa a infancias trans.

Hasta el momento, el Registro Civil ha negado 23 solicitudes a niños, niñas y adolescentes trans para cambiar su acta de nacimiento, a pesar de que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinabum, se comprometió a garantizarle este derecho a las infancias trans, las familias de las menores aún no han recibido una respuesta satisfactoria.

El tema del anticapitalismo también se presentó. Una de las consignas para realizar esta marcha fue que ninguna marca se involucrara en la exigencia de derechos y que fuera totalmente transincluyente.

“Nosotras consideramos un éxito que no hubo ningún altercado de seguridad, que temíamos que llegara gente transodiente y no íbamos a saber muy bien qué hacer al respecto. Teníamos medidas de seguridad pero no sabíamos se iban a funcionar muy bien y estamos muy felices de que la banda se sienta segura”, dijo Raquel Medina.

Lee también: Papá y papá: un viaje a la paternidad gay en fotografías

Para las organizadoras, la reivindicación de la palabra “lencha” fue un éxito que desea se replique en todo el país. “Sabemos que vino gente de Puebla, de Cuernavaca, para venir, nos dijeron que cambiaron sus vuelos. Entonces, lo ideal es que no cambiaran sus vuelo y que en sus ciudades haya una Marcha Lencha”, explicó Medina.

Después del cansancio de organizar la primera Marcha Lencha, Raquel prefiere que le pregunten dentro de una semana si se instalará el evento cada año, pero es un hecho que las lenchitudes llegaron —hace mucho— y se quedarán más tiempo. Para muchas de las que se presentaron al lugar, no hay duda de que habrá Marcha Lencha cada año, pues el 19 de junio de 2021, ese grupo de 200 personas hizo historia, reivindicó un concepto y sentaron un precedente lencho.

También te puede interesar

Actualidad

Desde el asesinato del fotoperiodista de Reuters Danish Siddiqui hasta la Inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Eso y más en las...

Derechos Humanos

En Singapur, la homosexualidad masculina sigue penada por la ley. Estos jóvenes decidieron celebrar y dejar de esconder lo que vive la comunidad.

Género

Este sábado 3 de julio se celebra el 66 aniversario del sufragio femenino en México. Aquí, un recorrido en imágenes por la participación de...

México

La mujer es acusada del homicidio de su hijo recién nacido, pero su familia y Brujas del Mar afirman que se trató de un...

Publicidad