Abogado: ‘Policías que agredieron a José Eduardo no son municipales, son de otro nivel’
La detención de los policías fue informada por el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila. Foto: @MauVila/Twitter.

Los policías involucrados en el fallecimiento de José Eduardo Ravelo, un joven que presuntamente perdió la vida luego de ser torturado y violado, no eran municipales, sino de otro nivel de gobierno, aseguró esta mañana David Dorantes, abogado de los cuatro uniformados acusados del fallecimiento del joven.

El pasado 14 de agosto cuatro policías acusados de torturar y violar a José Eduardo el 21 de julio en Mérida, Yucatán, fueron liberados porque un juez consideró que no había pruebas suficientes para vincularlos a proceso.

Hoy en la mañana, en una conferencia de prensa en un hotel de la Ciudad de México, el abogado de los cuatro policías expuso algunas de las pruebas que presentó para la liberación de sus cuatro representados y acusó que la Fiscalía General del Estado de Yucatán no ha hecho una investigación adecuada.

El defensor dijo que en la carpeta de investigación hay una declaración de José Eduardo donde describe a los elementos que lo agredieron y no hay concordancia con la apariencia física de los sospechosos que ya fueron liberados ni con el tipo de vehículo que utiliza la policía municipal de Mérida.

“La víctima directa da una dirección distinta a la que fue detenida, en la cual refiere que (hay) una camioneta pick up a bordo de aproximadamente 8 elementos de una corporación de seguridad distinta a la policía municipal”, dijo Dorantes. “También señala las características distintivas de esta camioneta pick up con colores que no corresponden a la policía municipal y que corresponden a otra corporación policiaca”.

El abogado no dijo cuál es la institución policial a la que supuestamente señaló José Eduardo, pero sí criticó que la Fiscalía de Yucatán ha hecho una mala investigación debido a la “presión mediática”. De igual forma argumentó que los resultados de la necropsia de ley no apuntan a que el joven haya fallecido por lesiones derivadas de un uso excesivo de la fuerza por parte de la policía de Mérida.

“No se soslaya el hecho que la vícitma denunció, pudo haber sucedido, eso no se soslaya, la cuestión es quién realizó este acto, la víctima directa ya dijo qué corporación policiaca es y eso se debe investigar”, señaló el abogado y agregó: “Es importante decir que la correspondencia de las lesiones que generan la muerte no tienen correspondencia con ninguna de las lesiones que pudiera presentar la víctima derivado de una técnica de control por parte de los agentes de la policía de Mérida”.

Sobre este último tema, Dorantes presentó una línea del tiempo en la que señaló que las lesiones que causaron la muerte de José Eduardo fueron autoinfringidas y accidentales, con lo que descartó que haya sido torturado por policías. El abogado dijo que todo esto supuestamente quedó grabado en 24 horas de video obtenidas de centros comerciales y de las instalaciones de la policía municipal.

Lagunas de la defensa en caso José Eduardo

El fin de semana pasado se filtraron algunos videos sobre la detención de José Eduardo. En ellos se muestra cómo es ingresado a las instalaciones de la policía municipal arrastras, aparentemente inconsciente e incluso un policía lo somete con su rodilla.

Sobre esto, el abogado admitió que sus representados aparecen en el video donde se observa a José Eduardo siendo ingresado a una celda con jaloneos y casi inconsciente. El defensor legal argumentó que esto era parte de las “técnicas de control” para que el joven no se siguiera autolesionando.

Cuestionado sobre por qué los policías municipales no trasladaron a José Eduardo a un hospital después de que supuestamente se autolesionó con golpes en la cabeza previo a su detención, el abogado argumentó que al llegar a las oficinas de la policía municipal el joven se recuperó, comió, tomó agua, se sentó, se levantó y fue al baño.

Por otra parte, la defensa legal de los cuatro policías no comentó nada sobre lo que ocurrió dentro del vehículo en el que José Eduardo fue trasladado del lugar de la detención a las oficinas de la policía municipal, simpelemente se limitó a decir que fue un trayecto de aproximadamente cinco minutos en los que no se hizo ninguna parada.

El caso de José Eduardo, que ha causado indignación a nivel nacional, ya es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) y el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador ha pedido que no quede impune.

María Ravelo, mamá de la víctima, ha tenido reuniones con el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quienes se han comprometido a investigar este hecho a fondo para castigar a los responsables de la muerte del joven yucateco.