Raborta: la robot que ayuda a mujeres a abortar en estados donde no es legal
Raborta, fue adaptado para funcionar como apoyo en la interrupción de un embarazo. Foto: Ariadna Lobo/La-Lista

Raborta es una robot, controlada desde la Ciudad de México por una doctora, para suministrar medicamentos para interrumpir el embarazo. Estas robots comenzaron a operar el 28 de septiembre en 11 estados, y en menos de 24 horas, ya atendieron a 9 mujeres.

Aunque los fallos de la Corte redujeron las barreras para que mujeres aborten sin ser criminalizadas, aún hay obstáculos para acceder a los servicios de salud o medicamentos como el mifepristona, usado para interrumpir un embarazo, pues está catalogado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) como un fármaco controlado, por lo que solo puede adquirirse bajo prescripción médica.

Las robots son operadas desde la capital por una médica que evalúa a la paciente y de ser necesario, le proporciona la medicación a través de la robot, que lleva consigo las pastillas y las expulsa de manera rápida. Así, las 85 colectivas involucradas en el proyecto, usan vacíos legales para operar en entidades donde el acceso al aborto es imposible.

“Es como visibilizar esas barreras en México, donde en unos estados el aborto es legal pero tal vez en otros no, entonces el robot es como un médico virtual. Es una presencia física de un médico en un estado donde es legal y en un estado donde no lo es”, explicó Verónica Fernández, miembro de Women On Web (WOW), una de las colectivas que impulsa a Raborta.

Foto de Raborta en operación
La presentación de Raborta. Foto: Ariadna Lobo/La-Lista

¿Cómo surgió Raborta?

En si, Raborta es un robot de venta comercial para monitorear mascotas y dar croquetas. La idea de utilizarlo para suministrar medicamentos abortivos, controlado desde otro lugar, es de Rebecca Gomperts, la médica directora de Women On Waves, la misma organización que utiliza un barco para llevar a mujeres a aguas internacionales y así interrumpir su embarazo sin consecuencias penales.

“Ella está detrás de estas campañas innovadoras. Primero fue el aborco, pero también se han hecho con drones volando sobre la frontera, por ejemplo entre Alemania y Polonia, y finalmente se le ocurrió lo del robot”, dijo Verónica Fernández en entrevista para La-Lista.

Raborta ya ha sido utilizada en otras partes del mundo. En 2018, cuando se aprobó la legalización del aborto en el sur de Irlanda, estos robots cruzaron al note, donde no era legal y proporcionaron atenciones.

“Una línea imaginaria te separa de tu derecho a la salud, y eso es lo que intentan visibilizar estas campañas”, concluyó Fernández.