El Ejército no hizo nada para salvar a uno de sus soldados desaparecido en la noche de Iguala
El subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, en la presentación del informe de la Comisión de la Verdad sobre el caso Ayotzinapa. Foto: Secretaría de Gobernación.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no hizo nada para evitar la desaparición de uno de sus elementos, el soldado Julio César López Patolzin, quien había sido infiltrado en la Normal Rural de Ayotzinapa para informar todas las actividades de los estudiantes que desaparecieron entre el 26 y 27 de septiembre de 2014.

El soldado López Patolzin desapareció entre los 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, y a pesar de que el Ejército tenía información del ataque contra los normalistas y su elemento, no hizo nada para ayudarlos, informó el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, quien también preside la Comisión de la Verdad para este caso.

López Patolzin enviaba información al 27 Batallón de Infantería de Iguala sobre los mítines de los estudiantes, sus movilizaciones e incluso el plan que tenían para viajar a la Ciudad de México para la marcha del 2 de octubre, antes de que fueran desaparecidos.

“Este soldado López Patolzin, que estaba bajo el mando del teniente de infantería Marcos Macías Barbosa del 27 Batallón de Infantería, su último reporte fue al filo de las 10 de la mañana de ese día y desapareció junto con los otros estudiantes, sin que sus mandos hicieran alguna acción para garantizar su integridad o su búsqueda”, señaló Encinas.

El funcionario destacó que si los mandos del 27 Batallón de Infantería hubieran actuado conforme al Protocolo para Militares Desaparecidos se “hubiera permitido no solamente proteger la integridad y buscar al soldado López Patolzin, sino a todos los estudiantes”.

Desde Palacio Nacional, luego de sostener una reunión con las familias de los 43 normalistas, el subsecretario Encinas informó que la desaparición de los estudiantes fue un “crimen de Estado” en el que participaron grupos del crimen organizado junto con autoridades municipales, estatales y federales.

“La desaparición de los 43 estudiantes, la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, constituyó un crimen de Estado en el que concurrieron integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano”, señaló el subsecretario.

Agregó que “autoridades federales y estatales del más alto nivel fueron omisas y negligentes, existiendo elementos de presunción respecto de alterar hechos y circunstancias para establecer una conclusión ajena a la verdad de los hechos. En todo momento las autoridades federales, estatales y municipales tuvieron conocimiento de la movilización de los estudiantes, de la escuela normal Raúl Isidro Burgos hasta su desaparición y sus acciones, omisiones y participación permitieron la desaparición y ejecución de estudiantes, así como el homicidio de otras seis personas”.

Encinas dio a conocer que no hay indicios de que los 43 normalistas sigan con vida y por ahora solo se han logrado identificar los restos de tres estudiantes, con apoyo de especialistas de la Universidad Innsbruck en Austria.

Las investigaciones por el caso Ayotzinapa continúan. Encinas Rodríguez dijo que la Comisión de la Verdad que él preside entregó información a la Fiscalía General de la República (FGR) para que indague a 33 personas de todos los niveles de gobierno, aunque descartó que dentro de estos implicados esté el expresidente Enrique Peña Nieto.

El Ejército no hizo nada para salvar a uno de sus soldados desaparecido en la noche de Iguala - qatar-2022