Corte Suprema de EU decide mantener vigente el Título 42
Migrantes caminan en caravana en la ciudad de Tapachula, Chiapas. Los migrantes en el sur de México se organizan para salir en caravanas desesperados y con el objetivo de poder llegar antes del 21 de diciembre a los Estados Unidos, cuando se pone fin al “Título 42”, política que expulsa a migrantes que intenten ingresar de manera ilegal a ese país. Foto: Juan Manuel Blanco/ EFE

La Corte Suprema de Estados Unidos (EU) decidió mantener vigente el Título 42, norma sanitaria invocada para expulsar a los migrantes en la frontera con México, que dejaría de aplicarse a partir del próximo miércoles 21 de diciembre.

Durante la tarde del lunes, el presidente de la mayor instancia judicial del país, John Roberts, emitió una consigna pausando “hasta nueva orden” la anulación de la norma, que un juez federal de Washington, D.C. había dictaminado el mes pasado.

Roberts bloqueó temporalmente esta medida heredada de la administración del presidente republicano Donald Trump, que ha seguido aplicando el presidente Joe Biden.

“Texas y otros estados insisten en que el Supremo permita que se mantenga el Título 42. La decisión de hoy es un paso en esa dirección”, escribió en Twitter el gobernador de Texas, Greg Abott, quien aseguró que la norma “previene la inmigración ilegal“.

La corte decidió conceder así una petición de los fiscales generales de Texas y otros 18 estados controlados por republicanos para mantener en vigor la normativa, que ha sido criticada por grupos defensores de los derechos humanos y por la propia administración del presidente Biden.

Los fiscales consideran que el levantamiento de la norma provocaría “un daño masivo e irreparable a los estados, en particular a los que soportan las consecuencias de la inmigración irregular”, según la petición que hicieron en la mañana de este lunes al Supremo.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estadounidense ya ha confirmado que seguirá aplicando el Título 42 mientras hace las preparaciones necesarias para asegurar la frontera una vez la normativa deje de estar en vigor, al tiempo que pidió nuevos fondos al Congreso para contratar más personal y comprar equipamiento.

El DHS reaccionó al fallo judicial afirmando que “el Título 42 permanecerá vigente en este momento y las personas que intenten entrar ilegalmente a Estados Unidos continuarán siendo expulsadas a México”.

La decisión del juez John Roberts obliga también a las partes implicadas a presentar una respuesta hasta este martes a las 17:00 horas, tiempo local.

Cuando reciba la respuesta, el Supremo deberá decidir si permite que el Título 42 se mantenga en pie mientras las cortes de menor instancia resuelven el caso.

Un tribunal federal en el Distrito de Columbia había fallado a mediados de noviembre la suspensión del Título 42, decisión que fue apelada por los fiscales de 19 estados y por el gobierno de Joe Biden, que, pese a sus críticas, se valió de la norma para expulsar a miles de haitianos tras la crisis fronteriza en Del Rio, en Texas.

En su demanda ante el Supremo, los fiscales dan por hecho que el fin de esta política va a conllevar un aumento de cruces fronterizos, de modo que las autoridades estatales deberán “dedicar fondos adicionales a seguridad, educación y atención médica”.

“Resulta descabellada la idea de que los estados no sufrirán daños sustanciales e irreparables como resultado de la inminente catástrofe que ocasionará el fin del Título 42”, apuntaron en la petición respaldada después por el Supremo.

Durante su rueda de prensa diaria, antes de conocerse la decisión del tribunal, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, aseguró que el gobierno de Biden está dedicando una cantidad récord de recursos a defender la frontera, pero pidió al Congreso que apruebe una petición adicional de gasto de más de 3 mil millones de dólares.

Jean-Pierre recordó también que el fin del Título 42 no implica una política de puertas abiertas, aunque reconoció que se prevé un aumento de los intentos de cruzar la frontera si la norma sanitaria decae.

El Título 42 entró en vigor en marzo de 2020, bajo el mandato del republicano Donald Trump (2017-2021), y ha permitido en este tiempo la expulsión acelerada de más de 2.7 millones de migrantes, la mayoría desde la frontera con México.

Tras su levantamiento estaba previsto que se aplicara el Título 8, que permite a los migrantes solicitar asilo en los puertos de entrada y da la potestad al gobierno para deportar e incluso imponer penas a quienes no cumplan con los requisitos y sean considerados inadmisibles.

La decisión de la administración de Biden de mantener el Título 42 ha sido ampliamente criticada por organizaciones en defensa de los derechos humanos, que la califican de ilegal ya que evita que la gran mayoría de personas que desean solicitar asilo en la frontera puedan hacerlo.

En Texas, la ciudad de El Paso, limítrofe con Ciudad Juárez en México, había declarado este sábado el estado de emergencia para poder utilizar más recursos y crear más albergues para alojar a las miles de personas que han llegado allí en las últimas semanas ante la inminente suspensión prevista de esa normativa.

Según activistas y expertos en derechos humanos, el “Título 42” viola el derecho internacional.

Consideran “inhumano” impedir a alguien solicitar asilo y aseguran que alienta a los migrantes a jugarse la vida. Se registraron un total de 557 muertes en la frontera con México en 2021, el año más mortífero desde que comenzaron las estadísticas en 1998.

Con información de EFE y AFP.